M@re Nostrum

Opistobranquios del Mediterráneo
AMPLIACIÓN DE LOS LÍMITES DE DISTRIBUCIÓN DE DONDICE BANYULENSIS PORTMAN & SANDMEIER
por Inmaculada Fernández Freiria
foto de María Fernández Chamorro

bandamed.gif (223 bytes)

Dondice banyulensis

Ejemplar capturado en la Bahía de Santander en septiembre de 2002. Junto con otros ejemplares, fue mantenido en un acuario con agua de mar durante cuatro días. Al final fueron devueltos al mar vivos.
 

Foto: María Fernández Chamorro

asta hoy en día, el área de distribución de Dondice banyulensis Portman & Sandmeier, 1960, estaba circunscrita a la cuenca mediterránea y aguas atlánticas adyacentes. Actualmente, D. banyulensis ha pasado de ser una especie circunmediterránea a convertirse en una especie ampliamente distribuida por casi todo el litoral de la Península Ibérica.

Según las últimas citas, este animal se extiende por las costas portuguesas, gallegas y asturianas, aproximadamente hasta el meridiano 6; sin embargo, hasta ahora, nunca había sido citada en aguas cántabras.

En septiembre de 2002 se extrajeron tres ejemplares de D. banyulensis en unos dragados efectuados en la bahía de Santander. Esta especie pertenece a la familia Facelinidae Berg 1889 y es uno de los aeolidáceos de mayor tamaño, llegando a medir hasta 70 mm.

Una de las características más llamativas es su viva coloración, de tonalidades naranjas. Presentan unos largos tentáculos orales también naranjas, pero con el ápice de color blanco. Los rinóforos están provistos de lamelas transversales. Poseen tres líneas blancas longitudinales que recorren el dorso; una de ellas es medial y se bifurca en la cabeza; las otras dos son laterales, y van uniendo las bases de los ceratas. Otra línea blanca recorre todo el margen del pie. Los ceratas son de color naranja, como el resto del cuerpo, excepto su extremo distal que es de un tono más oscuro; se reúnen en grupos de cinco a seis, en forma de herradura. Se puede encontrar en fondos rocosos o detríticos, entre diez y treinta metros de profundidad.

Los ejemplares encontrados en Santander fueron recolectados mediante una draga de naturalista. El dragado se realizó el 24 de septiembre de 2002. la zona era de sustrato arenoso con presencia de roca.

La vegetación predominante en esa fecha era de algas rojas como Gelidium spp. y Pterocladia capillacea Gmelin, además de algas pardas sin identificar.

El lugar está situado entre la isla de la Torre y la Península de la Magdalena, en la bahía de Santander. Sus coordenadas aproximadas son: 43º27’N; 3º46’W. La profundidad a la que se llevó a cabo el muestreo fluctuó entre los diez y los quince metros.

Se realizó un arrastre de un minuto de duración, recogiéndose a continuación la draga. Entre las muestras recogidas, se encontraron diversos tipos de animales, entre ellos crustáceos, equinodermos como Asterina gibbosa (Pennant) y otros que no fueron identificados. En cuanto a la vegetación, se recogieron ejemplares de las algas rojas ya mencionadas y algunos fragmentos de laminariáceas. En lo referente a los nudibranquios, en este dragado aparecieron tres especies: un ejemplar de Hypselodoris cantabrica Bouchet & Ortea, 1980, dos ejemplares de Coryphela pedata (Lovén) y tres ejemplares de D. banyulensis. De estos últimos, dos eran de pequeño tamaño, aproximadamente medían entre tres y cuatro centímetros. El tercero era de seis centímetros de longitud. Los tres individuos coincidían perfectamente con la descripción de la especie.

Fue decisivo para su identificación, el hecho de que durante su permanencia en el acuario, realizó una puesta. Ésta, era de color naranja muy pálido y fue depositada haciendo un zig-zag sobre un trozo de Fucus spp.

Todos los ejemplares fueron mantenidos en acuario con agua de mar durante cuatro días, al final de los cuales se devolvieron al mar vivos.

En un principio, esta especie descubierta en 1960, se consideró endémica del Mediterráneo. Posteriormente, gracias a las aportaciones de diversos investigadores, se vio que se extendía más allá de esas aguas, encontrándose algunos ejemplares en la costa de Portugal. Más recientemente se encontró también en las costas gallegas y en las asturianas. Sin embargo, permanecía ausente en el resto del Cantábrico. Parece pues, a juzgar por los nuevos ejemplares descubiertos, que su área de distribución debe ser ampliada. De momento, la costa de Cantabria debe también ser incluida.

En cuanto a su biología, hay cierta controversia sobre su alimentación. Para algunos autores, se alimenta de algas y anélidos principalmente. Otros consideran que se alimentan de Eudendrium spp. ya que en estudios de contenidos estomacales se vieron restos de los mismos.

Sin embargo, otra teoría es que su alimentación es a base de nudibranquios de la familia Flabellinidae, como Flabellina affinis (Gmelin) o Coryphela pedata. Hay que señalar que los ejemplares capturados en Santander se tuvieron en acuario, durante cuatro días, con ejemplares de C. pedata y no se observó tal comportamiento trófico. Sin embargo, esto pudo ser debido tanto al efecto de encontrarse bajo condiciones de cautividad como a que se encontraba el ejemplar de mayor tamaño en proceso de desove.

Sobre este tema, hay autores que dicen que al alimentarse de Eudendrium spp., D. banyulensis podría, debido a su voracidad, comer cualquier presa. Tanto F. affinis como C. pedata, se alimentan de Eudendrium spp., siendo entonces factible esta hipótesis.

Más información y fotos sobre Dondice banyulensis

bandamed.gif (223 bytes)

© Texto y Foto: Inmaculada Fernández Freiria

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:40


Hemos recibido visitas