M@re Nostrum

¿Feeding? No lo practiquemos, por favor
por Ana Isabel Ortiz (Enciana)

l otro día leí un magnífico relato en el que el buzo protagonista alimentaba a una morena delante de sus alumnos para asegurarse que estos futuros buceadores le cogían el gusto a la inmersión. El relato era fuera de lo común, no sólo por lo excelente de su narración y exposición de impresiones, sino también por lo incomprensible de la actuación durante la inmersión...

Quizás fueran otros tiempos... eso me gustaría pensar, pues no es concebible que a unos alumnos noveles se les muestre el espectáculo del "feeding" como un acto cotidiano, sin comprender siquiera el daño que este hecho puede provocar en el ecosistema. Somos muchos los que ahora, gracias a educadores medioambientales o simplemente a nuestra sensibilidad con la protección del medio ambiente, hemos descubierto que muchas de las actividades que buceadores experimentados llevan a cabo en sus centros de buceo no son lo más apropiado.

El "feeding" conlleva un resultado fatal a todos los efectos, tanto para el ecosistema como para los buceadores e, incluso, para los mismos propietarios de los centros de buceo que lo practican. Practicar el "feeding", es decir, alimentar artificialmente a los animales, modifica su conducta y altera sus hábitos alimenticios, rompiendo el equilibrio del biosistema.

Ya sólo con nuestra presencia en el medio subacuático alteramos, sin quererlo y aunque sea levemente, los hábitos de vida, alimenticios y reproductivos de las especies que viven en armonía. Por ello debemos evitar por todos los medios agravar estos trastornos en sus hábitos, que podrían conducir a la desaparición de determinadas especies por la modificación del ecosistema.

El "feeding" puede provocar, incluso, ataques a los buzos de animales que por naturaleza son pacíficos y que nunca atacarían a los humanos, creando hacia ellos sentimientos contrarios y equivocados.

¿Qué hay de positivo en el "feeding"? ¿Atraer a los peces para que los buceadores salgan contentos de las inmersiones y vuelvan?, es decir, ¿para hacer negocio?. Así lo justificaba hace poco el dueño de un centro de buceo que practica "feeding" diariamente... En definitiva, nada positivo para la vida animal...

Practicar el "feeding" supone engañar al buceador, pues alimentando artificialmente a estos animales (p.e. congrios, morenas, etc.), se les hace salir de sus escondrijos, exponiéndoles ante depredadores y haciendo creer al buzo novato que el comportamiento habitual de un congrio o una morena es salir del resguardo de su guarida y dirigirse al buceador; así como hacer creer que una zona determinada está llena de vida cuando esa no es la realidad.

Los centros de buceo, lejos de practicar "feeding" para atraer clientela con la abundancia de vida en sus zonas, deberían concienciar, sobre todo a los buceadores que acuden a realizar un bautizo o sus primeras inmersiones, que bucear no significa solamente “ver peces”, que no ocurre nada porque un día no veamos un congrio o una morena, que buceamos por el placer de sentir un mundo que no nos pertenece, por vivir la ingravidez como si de astronautas se tratara, por encontrar paz en el mundo del silencio, por descubrir ese barco hoy hundido, que una vez surcó los mares...

En resumen, se debe educar desde el principio, hacer comprender que no todo en el buceo es un “jardín de rosas” y que nunca sabemos lo que nos deparará una inmersión, independientemente de las veces que hayamos buceado en la misma zona.

De esta manera, tanto los buceadores noveles como los experimentados volverán a ese centro de buceo con lo que el negocio no peligrará. Es más, cada vez más buceadores estamos concienciados de los efectos negativos del "feeding", por lo que el boca a boca contribuirá a la disminución de clientela del centro que lo practique.

En definitiva, y como decía al principio, practicar el "feeding" es negativo para el biosistema, es peligroso para los buceadores y contraproducente para los centros de buceo. Por favor, no lo practiquemos.

Más sobre el "feeding"



© Texto "Feeding": Ana Isabel Ortiz (Enciana)

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:03


Hemos recibido visitas