M@re Nostrum

¿Feeding?    ¡No, Gracias!
por Miquel Pontes
publicado en Revista Aquanet Nº2

"... y allí estaba el instructor que, con su cuchillo, abre algunos erizos para depositarlos sobre una roca. Los peces acuden frenéticos a dar cuenta de la comida antes de que se la lleve otro... "

sta frase, o una parecida, es muy probable que la hayamos oído en las conversaciones típicas de algunos centros de buceo. No dudamos en ningún caso de las buenas intenciones del instructor para con sus alumnos, que relatan emocionados el episodio, pero la inconsciencia que demostraban es preocupante.

¿Es posible que esta actitud sea más común de lo que la simple anécdota sugiere? ¿Es posible que, hoy en día, un instructor haga uso de estas prácticas como demostración de cómo hay que usar el mar? ¿Cuántos buceadores así instruidos se dedican a esta actividad a lo largo del año en un mismo punto de nuestra costa?

Seguro que son muchos, demasiados. Muchos submarinistas piensan que es normal dar de comer a los peces y que esto no les reporta ningún mal. Estos mismos buceadores, muy probablemente no son conscientes de su impacto en el medio. Tampoco deben ser conscientes de la variedad de la fauna marina, pues es muy probable que no hayan sabido descubrir la maravilla de la vistosa y colorida fauna pequeña de nuestras aguas, si tienen que recurrir al "feeding" para divertirse bajo el agua.

Esta práctica, al igual que otras costumbres, no ha nacido hoy. Hace ya muchos años, Cousteau tuvo el dudoso honor de inventar el "feeding" al alimentar asiduamente a "Jojo, el mero". Incluso en nuestro país, allá por los años 60, un conocido pionero del buceo daba también de comer a los congrios en los fondos del Maresme.

Podíamos leer como los periodistas de la época gastaban tinta en favor de la gran victoria que significaba la conversión de los peces en "amigos del hombre", este hombre que se empeña, aún hoy, en tener derechos sobre todos los otros seres vivos, sin entender, muchas de las veces, el porqué.

Hay que decir que la consciencia marina de la época, sin embargo, no reprobaba (sino todo lo contrario) este tipo de actuaciones. Claro está que el conocimiento que teníamos sobre el mar era muy diferente, y han sido estos personajes los que lo han cambiado así que, ante todo, debemos estarles agradecidos.

Que el "feeding" es nocivo para los animales está más que demostrado. La confianza que ganan con el hombre acaba por sentenciarlos antes o después. Algunos de los menús que les preparan los submarinistas, como galletas, salchichas de Frankfurt, huevos duros, etc. son probablemente indigestos para los pobres animales. El cambio de hábitos alimentarios de algunas "especies objetivo" (como el mero) hace que estos animales tengan problemas para obtener su alimento cuando no hay submarinistas cerca: de noche o en invierno, por ejemplo.

Otro aspecto negativo es el cambio de comportamiento de las especies afectadas. El exceso de confianza de algunas especies, que normalmente estarían escondidas en su refugio, hace que nos las encontremos dándonos golpecitos en el traje o en la botella para que les demos de comer. Otras especies, como las de hábitos nocturnos, serán invitadas a la mesa en pleno día, y así una larga serie de incongruencias para con la naturaleza.

Por suerte comienzan a alzarse voces contra esta costumbre y contra la apología que se hace del tema en algunas revistas, libros, concursos fotográficos, etc. Incluso algunas veces se ha llegado al punto de que hasta publicaciones patrocinadas o realizadas por instituciones públicas, que deberían velar por la protección del medio natural, también han caído en este error.

¿FEEDING? ¡NO, GRACIAS!

bandamed.gif (223 bytes)
no-feeding.gif (20319 bytes)



© Dibujo: Josep Mª Dacosta

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:03


Hemos recibido visitas