M@re Nostrum

Aprendamos algo más
sobre las tortugas...
Por Fanny García (Hipocampo)

Tortuga: Del latín tardío tartarūchus, demonio, y éste del griego tardío ταρταρoυχoς: habitante del Tártaro o infierno, porque los orientales y los antiguos cristianos consideraban que este animal, que habita en el cieno, personificaba el mal.

Extraído del Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua

os quelonios o tortugas se caracterizan por carecer de dientes y tener la boca en forma de pico corneo; el cuerpo esta defendido por una coraza dura y resistente llamada caparazón.

El caparazón que protege y alberga a estos animales está formado por dos piezas, una llamada peto (la ventral) y otra llamada espaldar (la dorsal). Estas dos piezas están soldadas entre si y solo dejan espacio para que el animal saque la cabeza, las cuatro extremidades y la cola. La parte superior del caparazón está firmemente sujeta a las costillas aplanadas, que la sostienen como las vigas sostienen un techo. La tortuga jamás puede deslizarse fuera de su caparazón.

Observando el caparazón, podemos tener una idea bastante exacta de la edad de una tortuga joven, ya que éste está formado por unas placas óseas cubiertas por unas piezas córneas. Estudiando estas piezas con atención veremos que tienen un dibujo anillado; en una tortuga joven cada anillo significa un año de crecimiento; sin embargo, después de cinco o diez años ya no se puede confiar en este método para conocer la edad, pues los bordes de las piezas corneas se han suavizado y los anillos se confunden o se borran.

El tamaño de estos animales es variable: hay tortugas que son pequeñas, bien sean terrestres o de agua dulce, mientras que las tortugas marinas tropicales alcanzan gran tamaño y peso.

Tortugas más notables

La Tortuga Carey o Tortuga Boba (Caretta caretta) habitual en mares templados y cálidos. Puede alcanzar hasta 1 metro de longitud.

La Matamata (Chelus fimbriata) se encuentra en ríos y lagos de América, es de color verde uniforme, tiene un largo cuello y una cabeza aplanada de forma triangular, recubierta en la parte superior por una serie de protuberancias.

La Tortuga Laúd (Dermochelys coriacea) es habitual en mares cálidos y se distingue de las otras tortugas por el caparazón coriáceo (relativamente blando) en vez de óseo (duro); puede llegar a pesar 600 Kg.

La Tortuga Gigante de las Galápagos (Chelonoidis elephantopus) es endémica del archipiélago de Las Galápagos (Ecuador) y es la especie de mayor tamaño de los quelonios terrestres, pues alcanza hasta un metro de longitud y pesa cerca de 400 Kg.

© Texto: Fanny García (Hipocampo)

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2013  Todos los derechos reservados


Última modificación: 31 desembre 2012 10:59


Hemos recibido visitas

M@re Nostrum