M@re Nostrum

Pez Golondrina
(Dactylopterus volitans)
Sinónimo: Cephalocantus volitans

bandamed.gif (223 bytes)

Conocido en aguas catalanas como "xoriguer", "roncador" u "oreneta", este pez es inconfundible por su original aspecto. Mide unos 20 a 30 cm de largo, con un máximo de 45-50 cm. El cuerpo tiene sección cuadrangular en su parte anterior y se va estrechando hacia la cola, donde la sección es redondeada. Está recubierto de escamas fuertes y rugosas. Su coloración es marronosa con manchas, las aletas son de color azul oscuro o negro con manchitas y bandas azules. Carece de línea lateral.

La cabeza rodeada de una coraza ósea y rematada con un escudo nucal que se prolonga en dos puntas agudas. Boca pequeña, con dientes solo en las mandíbulas. Ojos grandes y redondos. Opérculos con una espina ósea dirigida hacia atrás. Aberturas branquiales estrechas y verticales.

Las aletas de los costados o pectorales son muy grandes y en forma de abanico, y son características de este pez. Estas aletas le sirven para desplazarse, pero también como protección, pues cuando las despliega súbitamente, el pez aparenta un tamaño muy superior al real.

Puede realizar una serie de sonidos con las mandíbulas cuando está bajo el agua, de donde le viene uno de sus nombres populares, el de roncador.

Vive en fondos arenosos y fangosos, entre los 10 y 40 metros de profundidad. Se alimenta de pequeños crustáceos y otros invertebrados propios de los fondos blandos en que vive, empleando la parte anterior de las aletas pectorales para localizarlos.

Se reproduce en verano cerca de la costa. Su distribución abarca el Mediterráneo y el Atlántico, las costas de África y de Sudamérica.

Cada vez se capturan menos ejemplares pues son muy escasos en nuestras costas y, además, su carne no es muy apreciada.


Un ejemplar de este pez varado en la playa del Perelló (Valencia, España)
Foto tomada por Jorge Fernández el 6 de octubre de 2004
 

Deseo expresar aquí mi reconocimiento a GoAb, una amiga cuyo tesón en la búsqueda de soluciones a los pequeños enigmas de la vida la llevó a descubrir este pez. También quiero agradecer la atención desinteresada de Felipe, el pescadero, y de su mujer, que tenían este animal en exposición a sabiendas de que no lo iban a vender. 

Por último, gracias a Jorge Fernández por sui desinteresada colaboración con la foto. Él también encontró respuestas en este texto.

Gracias a todos por vuestro interés en aprender y enseñar.

bandamed.gif (223 bytes)

© Texto: Miquel Pontes
© Dibujo: GoAb
© Foto: Jorge Fernández

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:40


Hemos recibido visitas