M@re Nostrum

Reyezuelo
(Apogon imberbis)

bandamed.gif (223 bytes)

Nombre científico: Apogon imberbis
Castellano: Reyezuelo, Salmonete real, Pez cardenal
Catalán: Moll reial
Francés: Apogon, Castagnole rouge, Coq, Roi des rougets
Inglés: Cardinalfish
Portugués: Alcarraz, Folião
Alemán: Kardinalfisch, Meerbarbenköning
Italiano: Ré di triglie
Finlandés: Kardinaaliahven
Griego: Kromídi tsiboúki
Croata: Matulić
Albanés: Mbreti i gjelave
Árabe: Samaket Damm
Hebreo: Apogon adam
Apogon imberbis

Este pequeño pez es habitual en muchas de nuestras inmersiones. Se le encuentra descansando cerca de su guarida durante el día, aprovechando que su color rojo lo hace casi invisible en las profundidades en las que se mueve.

bandamed.gif (223 bytes)

l reyezuelo tiene un cuerpo rechoncho, alcanza una longitud máxima de unos 15 cm aunque es mucho más habitual observar ejemplares de 10 cm. El color del cuerpo va desde el rosado al naranja intenso y suele tener dos o tres puntos de color negro en la base de la cola, aunque según los ejemplares estos pueden estar más o menos marcados y ocasionalmente unidos en uno solo. Cuando se aleja de su guarida durante el día o es capturado, el color de su cuerpo se vuelve más pálido.

Su gran cabeza está dominada por dos grandes ojos negros adornados por dos bandas horizontales de color blanco. La boca se dirige oblicuamente hacia arriba y está armada por unos dientes pequeños y finos . Las aletas son transparentes con un leve tinte rojizo.

Debido a su color rojo, Linneo lo clasificó en 1758 como Mullus imberbis, es decir, salmonete sin barba, pero posteriormente se ha visto que no pertenecía realmente a ese grupo de peces sino a una nueva clase, los Apogon (que significa "sin barba"), por tanto este pez recibe el curioso nombre científico de Apogon imberbis, que significa "sin barba sin barba".

Vive en las costas rocosas, aunque también aparece sobre fondos fangosos y en cuevas, entre los 10 y los 200 metros de profundidad. Se le encuentra aislado o formando pequeños grupos en los que predominan las hembras.

Suele pasar el día cerca de las entradas de huecos y hendiduras en las que desaparece a la menor señal de peligro, por ello es un pez muy común en las paredes de coralígeno que, con sus múltiples oquedades, constituyen el hábitat ideal para este pez. Por la noche los reyezuelos se aventuran un poco más lejos de sus refugios para cazar sus presas favoritas, que consisten en pequeños crustáceos, huevos y larvas de otros seres marinos que forman parte del plancton.

El reyezuelo se reproduce en verano, entre los meses de junio y septiembre, momento en que limita su cota batimétrica entre los 10 y los 50 metros de profundidad. La danza nupcial es muy vistosa y, tras el apareamiento, el macho toma la puesta en su boca, protegiendo así los huevos de los predadores hasta su eclosión, una estrategia de protección tan efectiva como agotadora para el pez.

El macho deja de tomar alimento a lo largo de la incubación, que viene a durar unos 8 días, y durante este periodo muestra una mandíbula inferior exageradamente distendida. La puesta de los reyezuelos es bastante abundante, hasta 20.000 huevos de 0,5 mm de diámetro, y tiene forma de pelota gracias a unos filamentos adherentes que mantienen la cohesión de la misma. El reyezuelo mantiene la puesta adecuadamente oxigenada masticándola con cuidado.

Este bonito pez es muy exigente con la calidad del agua, por lo que no lo encontraremos en aguas cercanas a centros urbanos en las que los niveles de contaminantes sean altos.

Su distribución abarca todo el Mediterráneo y el Atlántico Oriental, desde Portugal hasta el golfo de Guinea, y desde las islas Azores hasta las de Cabo Verde, pasando por las Canarias. Es una especie que prefiere las aguas cálidas y se considera abundante.

El reyezuelo es bastante difícil de fotografiar, puesto que es muy tímido y al mínimo movimiento que hagamos tan solo le retrataremos la cola. Esto debe tenerse en cuenta y efectuar una aproximación cautelosa. En aguas cálidas como las que bañan las islas Canarias es posible efectuar espectaculares fotografías de grandes bancos de reyezuelos que se ocultan en el interior de cuevas y grutas submarinas.

FOTOS

     

MÁS INFORMACIÓN

El lector puede recabar más información en los siguientes libros:

  • Debelius. Guía de peces del Mediterráneo y Atlántico. Editorial M&G 1998
  • Calvín. El ecosistema marino mediterráneo, guía de su fauna y su flora. Ed.Propia 1995
  • Göthel. Fauna marina del Mediterráneo. Editorial Omega 1994
  • Riedl. Fauna y flora del Mediterráneo. Editorial Omega 1986
  • González y col. Peces de Canarias. Guía submarina. Francisco Lemus Editor, 1995

Y en Internet:

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2016  Todos los derechos reservados


Última modificación: 01 de gener 2016 10:04


Hemos recibido visitas