M@re Nostrum

Jaque al caballito de mar
Jacinto Antón
Publicado en El País el 18 de Noviembre de 1998

El hipocampo corre el riego de desaparecer antes de haber revelado sus misterios

l caballito de mar está en peligro: la pesca incontrolada amenaza el futuro de esta misteriosa y bella criatura que parece salida del lápiz del dibujante de cuentos Arthur Rackman y destinada a poblar nuestros sueños como acompañante de sirenas, ondinas y nereidas.

Más de 20 millones de caballitos de mar son capturados cada año para su uso en la medicina tradicional asiática, como comida, souvenirs o para aprovisionar acuarios de todo el mundo. Los biólogos, que pugnan aún por descubrir los secretos de este fascinante pez -escoge pareja para toda la vida, el macho es el que queda preñado, su capacidad de cambiar de color es superior a la del camaleón-, estiman que en algunas zonas puede haber disminuido ya en un 50% e instan a controlar su pesca y a crear santuarios para los caballitos.

¿Quién no se ha extasiado observando un caballito de mar?: agita su cuerpo vertical en heráldica danza y parece vérsele piafar mientras atraviesa al paso los cristalinos senderos del agua. Se aferra con la cola prensil a una brizna de posidonia y agita su aleta caudal como un pequeño abanico.

Su aspecto de pieza de ajedrez tallada por un orfebre exquisito lo ha aproximado al mundo de lo imaginario colocándolo en un limbo neblinoso de fantasía que lo aleja de los seres vivos.

Y, paradójicamente, el caballito, se enfrenta a una amenaza muy real: en Asia se los comen fritos y los usan masivamente para hacer ungüentos y píldoras de la medicina tradicional.

Sacrificados 20 millones

"No hay datos sobre la población mundial de caballitos de mar, pero calculamos que unos 20 millones de individuos son sacrificados cada año y otros cientos de miles capturados; hemos comprobado que en los últimos cinco años ha descendido el número de los que se pescan en algunas zonas en un 50% y en general los caballitos son más pequeños", señala a EL PAÍS la doctora británica Heather Hall, especialista en estos animales y una de las responsables del Project Seahorse, destinado a su preservación.

Hall, estrecha colaboradora de la popular Amanda Vincent, la bióloga canadiense que ha lanzado la voz de alarma mundial por la situación del hipocampo, ha presentado el proyecto en Barcelona en el marco del congreso internacional de la asociación europea de conservadores de acuarios. "Uno de los principales problemas para tratar de salvar el caballito es que las especies son muy difíciles de clasificar y no sabemos cuáles son las que están más en peligro. Puedes llegar a un mercado de Hong Kong y encontrar 10.000 caballitos de mar secos a la venta: identificarlos es una tarea muy complicada".

Se cree que existen 35 especies de caballitos -desde el Hippocampus ingens, de un palmo de largo, hasta el minúsculo H. bargibanti de Nueva Caledonia, más pequeño que la uña del dedo meñique-, para las que se usan 120 nombres distintos y que viven en hábitats diferentes de las costas de todo el planeta.

"Sólo unas pocas especies han sido estudiadas con detalle. Algunos comportamientos que generalmente se atribuyen a todos los caballitos, como la monogamia, de hecho sólo se han comprobado en unos pocos -la fidelidad a la pareja, concretamente, sólo en dos especies-". Del caballito se desconocen cosas tan básicas como cuánto puede vivir o por qué los machos y las hembras comen diferente.

Seguramente lo que más sorprende del caballito es que sea el macho el que queda embarazado. De hecho, el macho produce esperma y la hembra huevos. Pero, al copular, la hembra deposita los huevos -a veces hasta 200- en una cavidad ventral del macho, donde se fertilizan y donde, al cabo de entre dos y seis semanas, eclosionan. Entonces, el caballito padre realiza lo que parece un verdadero parto: se contorsiona como si tuviera convulsiones y arroja a las minúsculas crías a través de la abertura de la bolsa.

Durante el embarazo, el caballito macho suministra oxígeno y nutrientes a su prole a través de una red capilar de la bolsa. Los caballitos cambian de color, adoptando a veces sensacionales tonos fosforescentes, por camuflaje y también como respuesta a la presencia de otros caballitos, para expresar emociones.

Extravagancia

Pese a su extravagancia, el caballito es claramente un pez, con aletas, branquias y escamas. Ya Plinio lo describió en el siglo I de nuestra era como "piscis marinus, capite et juba instar equi, cauda vero erucae" (pez marino, con cabeza y crines como el caballo y cola que parece una oruga).

histrix.jpg (10486 bytes)Cómo compaginar la salvaguarda de los caballitos con los intereses de la gente que los pesca es quizá el asunto más espinoso. "Millares de familias humildes de Asia viven de su pesca y su prohibición las condenaría a la miseria, por lo que esa medida está descartada. Tratamos de concienciar a la gente, hacerles ver que si los caballitos de mar desaparecen ellos, perderán su forma de sustento. Se trata de reducir el impacto de la pesca -enseñando a los pescadores, por ejemplo, a criar caballitos en cautividad, para preservar los salvajes- y de crear algunas zonas santuario".

El caballito se pesca en Asia (especialmente en Filipinas, Tailandia, India y Vietnam) como comida, pero sobre todo para surtir las boticas de la medicina tradicional china, donde, secado, el hipocampo es un producto básico para la elaboración de remedios de todo tipo: se emplea para curar el asma y la impotencia, pasando por la arteriosclerosis, los desórdenes de tiroides y los problemas cardiacos.

La ciencia no ha probado la eficacia de ningún uso medicinal del hipocampo. Por los más apreciados caballitos, los más grandes, se llegan a pagar en Hong Kong 550 dólares (unas 77.000 pesetas) el medio kilo.

¿Por qué se especializa uno en caballitos de mar? "Bueno", sonríe Hall, una joven atractiva de ojos algo miopes y azules como el mar profundo, "son muy interesantes: la reproducción, ¿sabe?, es como la de la gente, el macho y la hembra están preparados al mismo tiempo. Y sus danzas nupciales son muy hermosas", añade imitando con los dedos el erótico entrelazar de las colas de los caballitos.

© Jacinto Antón 1998

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:40


Hemos recibido visitas