M@re Nostrum

Los animales más grandes del mundo... las ballenas
por Fanny García (Hipocampo)

as ballenas tienen aspecto de peces, pero son mamíferos. Son animales de sangre caliente que nacen, viven, duermen y se reproducen en el agua. Suelen encontrarse en aguas frías, pero no es éste su hábitat exclusivo, puesto que llegan cada año hasta la zona ecuatorial, en su época de cría.

Los antepasados de estos animales tan magníficamente adaptados al medio marino eran, sin embargo, animales terrestres cubiertos de pelo. Aquellos antepasados se acostumbraron a pasar cada vez más tiempo en el mar; era su manera de eludir a sus enemigos terrestres, superiores en número y fuerzas.

Llegó un día en que renunciaron por completo a salir del agua; allí encontraban todo lo necesario para su subsistencia. Y como ya no necesitaban patas para caminar, sus miembros cambiaron poco a poco: las patas delanteras se convirtieron en aletas. Las patas traseras simplemente desaparecieron. Las colas se convirtieron en fuertes aletas caudales, y como el tupido pelaje también les era innecesario, desapareció...

Pese a ser animales muy grandes y estar dotados de una enorme cabeza, las ballenas tienen unos ojos asombrosamente pequeños. Su oído externo no es más que una diminuta abertura circular situada detrás del ojo. Pero no nos engañemos por el tamaño de estos órganos, tanto su sentido de la vista como el del oído son excelentes.

Las fosas nasales de las ballenas están en un lugar muy distinto al de cualquier otro animal; la abertura de las mismas no se encuentra en el extremo del hocico, sino en lo alto de la cabeza. Esta curiosa y especial disposición le permite sumergirse y nadar debajo del agua con la boca abierta, gracias a lo cual puede capturar su presa debajo de la superficie, sin el menor riesgo de que sus pulmones se llenen de agua y se ahogue.

Una ballena es incapaz de respirar por la boca, pues su extraña nariz no se abre cerca de la misma; un tubo continuo lleva aire directamente desde la parte alta de la cabeza a la tráquea y a los pulmones. Cuando se sumerge, unos poderosos músculos cierran firmemente la abertura de la nariz, de manera que no puede entrar a ella ni una sola gota de agua.

Las ballenas son capaces de contener la respiración y permanecer sumergidas mucho tiempo sin dificultad. Cuando suben a la superficie, lanzan con tremenda fuerza el aire contenido en sus pulmones. Como este aire caliente está saturado de humedad, apenas entra en contacto con el aire externo (más frío), se condensa en un vapor visible. La respiración de la ballena se eleva en una hermosa fuente o columna de agua sobre la superficie del mar; cuando expulsa el aire de sus pulmones, se dice que “lanza el chorro” o que “sopla”.

Por su tamaño las ballenas inspiran temor, pero son gigantes buenos, pues suelen tener un comportamiento muy tímido y se las considera completamente inofensivas. Sus movimientos son muy graciosos; giran, se zambullen y saltan fuera del agua cuando juegan. Son muy sociables y se brindan a menudo pruebas de afecto. Las madres sienten verdadera devoción por sus crías -llamadas “ballenatos”- que pueden medir unos 5 metros al nacer y pesar unas 6 toneladas. Las ballenas defienden a sus crías de los depredadores de forma ejemplar, incluso a costa de sus vidas. Ésta es una lección bien aprendida por los balleneros, que herían a los ballenatos para evitar la huída de la manada y así cazarlas más fácilmente.

Tipos de ballenas

Muchas ballenas son desdentadas y, por este motivo, se las llama “misticetos”- término que deriva de dos voces griegas que significan “bigote” y “ballena”-. En vez de dientes tienen unas láminas de material córneo, llamadas “barbas de ballena”, que penden de la mandíbula superior en forma de largas placas triangulares y aplastadas, cuyos bordes forman un tosco fleco que trabaja a modo de colador cuando el animal come.

Las ballenas desdentadas se alimentan exclusivamente de animales diminutos que encuentran por millones cerca de la superficie del mar; abren su cavernosa boca y la llenan de agua y de los cardúmenes de animalitos que nadan en ella. Luego cierran la boca, alzan la lengua y expulsan el agua a través de los flecos de las barbas. Los animalitos, retenidos por este gigantesco filtro, son engullidos enteros; estas ballenas no pueden masticar el alimento.

Entre las desdentadas destacan las “yubartas”, también llamadas “ballenas de aletas”, pues se caracterizan por tener unas largas aletas pectorales de color blanco. Tienen el cuerpo largo y delgado, con una gran bolsa en su garganta que puede relajarse y ser capaz de contener una enorme cantidad de agua llena de plancton con el que se alimenta. Esta bolsa, cuando se estira, es sostenida por unas tiras tendinosas que se abren como las varillas de un paraguas.

También destaca, por su gran tamaño, la ballena azul. De hecho es el mayor animal que navega por nuestros mares, pues alcanza los 30 metros de largo y las 150 toneladas de peso. Tiene un cuerpo muy estilizado y también dispone de una gran bolsa en su garganta.

Las ballenas dentadas, llamadas “odontocetos” -palabra que deriva de dos vocablos griegos que significan “ballena” y “diente”- tienen bocas llenas de dientes. Devoran peces y otros invertebrados, incluyendo los calamares gigantes de las profundidades abisales.

Destacamos en este grupo al cachalote. Esta ballena tiene una enorme cabeza que abarca un tercio de la longitud total de su cuerpo. En esta cabeza tiene un extraño receptáculo lleno de una especie de aceite llamado “espermaceti” o “esperma de ballena” que le sirve de transmisor y amplificador del increíble sistema de ecolocalización que emplea para “ver” bajo el agua.

El cachalote tiene una mandíbula inferior corta, angosta y provista de 40 a 54 dientes redondos, que encajan en unos huecos de la mandíbula superior, que carece de dientes. No son dientes destinados a masticar, sino tan solo pretenden retener a sus presas antes de ser devoradas enteras. El cachalote es un poderoso cazador que libra colosales combates con calamares y pulpos gigantes, su alimento principal.

Son animales sociales que suelen reunirse en grandes manadas; un viejo macho va a la cabeza, seguido de 40 a 100 jóvenes machos y hembras.

Otra ballena dentada, también muy buscada a causa del “espermaceti”, es la hermosa “ballena blanca” o “beluga”, que tiene un color blanco puro en su edad adulta. Estas ballenas son muy solicitas con un compañero herido, y hacen todo lo posible por ayudarlo a huir del peligro. Rara vez lo abandonan antes de que esté muerto...

Texto de Fanny García
Fotos de Josep Figuerola, Sònia Cervià y Jorge Outumuro

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2013  Todos los derechos reservados


Última modificación: 31 desembre 2012 10:59


Hemos recibido visitas

M@re Nostrum