M@re Nostrum

BALLENAS Y GAVIOTAS
por Sònia Cervià (El Raspinell)
y Miquel Pontes

asta hace poco tiempo relacionábamos idílicamente las gaviotas con el mar. Hoy en día, las gaviotas son más abundantes en los vertederos cercanos a los grandes núcleos de población que en las orillas de nuestros mares.

Estos bellos pájaros, que hasta hace pocos años se alimentaban casi exclusivamente de pequeños crustáceos y peces que capturaban en el mar, descubrieron la gran cantidad de productos alimenticios aprovechables que había en los vertederos de las ciudades. Esta abundancia de alimento ha provocado un vertiginoso incremento de la población de gaviotas en estos lugares, a veces situados centenares de kilómetros tierra adentro.

En Península Valdés, en la Patagonia argentina, vive una de las mayores poblaciones de ballenas francas del mundo, que se estima en unos 2.500 ejemplares. Los habitantes de esta parte de la "Tierra del Viento" denuncian desde hace algunos años un fenómeno, poco conocido, que amenaza la permanencia de estos magníficos cetáceos en la zona.


Gaviotas molestando a una ballena
Foto: Sònia Cervià - 2000
Click para ampliar 

Se ha observado que las gaviotas se alimentan picoteando las heridas que las ballenas presentan en el lomo y en la cola. Estas aves aprovechan los momentos en que las ballenas están descansando en la superficie y les arrancan pedazos de piel y grasa. Estos ataques se repiten con pocos minutos de margen y en ellos participan muchas gaviotas. Aún se está estudiando si son las gaviotas o no las que producen las mencionadas heridas, aunque queda claro que no colaboran precisamente a su curación.

Los ataques son especialmente preocupantes cuando las víctimas son hembras de ballena con ballenatos a su cargo puesto que, como ayunan casi completamente en la época de cría, deberían mantenerse tranquilas para no gastar inútilmente sus reservas de energía.

Por la forma de reaccionar de las ballenas, cabe pensar que éstas puedan alejarse de su área de cría en Península Valdés, un espacio declarado Patrimonio de la Humanidad y que, lamentablemente, es el único lugar del mundo en el que se ha comprobado este problema tan alarmante.


Gaviotas molestando a una ballena
Foto: Sònia Cervià - 2000
Click para ampliar 

Los estudios realizados revelan que, entre 1979 y 1994, se incrementó 2,8 veces el número de gaviotas de la zona mientras que los ataques a las ballenas se han incrementado 4,8 veces en el mismo periodo, lo que indica que, o bien existe una mayor concentración de gaviotas que atacan a las ballenas, o bien que las gaviotas atacan más a menudo.

Otro estudio demuestra que aunque las gaviotas adultas prefieren alimentarse de mejillones, las jóvenes escogen alimentarse de trozos de piel de ballena para evitar la competencia con sus congéneres. Más tarde siguen manteniendo esta preferencia cuando llegan a adultas.

Una vez más el comportamiento humano está provocando profundos cambios en la Naturaleza. En este caso concreto, nuestros desechos pueden obligar a cambiar el lugar de cría de uno de los mayores mamíferos marinos de la Tierra. Nuestra obligación sería buscar un medio para controlar la población de gaviotas y al mismo tiempo encontrar un sistema más limpio y rentable de recogida y almacenamiento de residuos urbanos.

Este artículo está basado en los estudios de Roger Payne publicados en Piramides.com con el titulo: Roger Payne, 30 años continuos en Península Valdés

Derechos de utilización del material de Roger Payne cedidos por

© Texto y Fotos: Sònia Cervià (El Raspinell) y Miquel Pontes

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:40


Hemos recibido visitas