M@re Nostrum

Una trampa del mar
por Cristina Cioffi

l varamiento de las ballenas piloto es un hecho común en la naturaleza. Los especialistas coinciden en que se debe más al comportamiento de estos animales que a su biología. Con frecuencia se reciben noticias de que en alguna playa del planeta ha tenido lugar un suceso de estas características, y sin embargo los científicos siguen sin saber el por qué.

Con paciencia y minuciosidad detectivesca, los biólogos estudian los cuerpos buscando respuestas, y elaboran teorías. ¿Por qué abandonan su hábitat, en la parte más profunda del océano, para acercarse a la costa, donde los espera una muerte segura?

En una gris jornada patagónica de fines de invierno, tuvo lugar un varamiento en Chubut, Argentina. Lo remoto del lugar escamoteó la tragedia, que fue descubierta al cabo de dos meses, luego de que un pescador informara que había avistado algunos ejemplares de ballenas piloto sobre la playa de una isla sin nombre en la bahía Bustamante.

Miembros de la Dirección de Protección Ambiental de la provincia fueron, intrigados, hasta el lugar y se toparon con un kilómetro de playa cubierta por calderones muertos. Los cuerpos se amontonaban con la trompa hacia la costa, y en algunos casos mantienen la formación con la cual seguramente venían navegando: grandes machos ocupan la periferia del grupo, y las hembras –muchas acompañadas por sus crías- ubicadas en el centro.

Varios cetáceos mostraban heridas profundas en la piel, producto del roce contra las rocas semi-sumergidas que rodean la isla. Pero también tenían marcas dejadas por sus propios congéneres; hasta el último momento los animales habían intentado ayudarse unos a otros para librarse de la trampa en la que habían caído.

De haber habido seres humanos presentes en aquellos terribles momentos, las posibilidades de actuar no hubieran sido mayores que las imaginadas por Fabio Fraga: en un varamiento masivo en las costas de Estados Unidos se había intentado rescatar a los delfines con barcos; sin embargo, los animales volvieron una y otra vez a la playa, resistiéndose a abandonar a sus compañeros varados.

Una vez en tierra, el fin de estos cetáceos está cerca: el voluminoso cuerpo de tres toneladas, preparado para habitar en un medio líquido, sucumbe rápidamente a la deshidratación, a la cual se le suma el aplastamiento de los pulmones por el propio peso del animal. La ballena se agitará dramáticamente, enérgicamente, pero eso no hará más que acelerar el proceso: en menos de 48 horas morirá.

¿DE DÓNDE VENÍAN?

Los científicos descartan que la causa del varamiento de Chubut fuera debida a algún tipo de contaminación, puesto que los cuerpos no presentaban manchas de hidrocarburo.

Barbas de un ballenato varado   Bonete, cartílago de un ballenato varado   Científicos intentando averiguar las causas del varamiento
Click para ampliar estas fotos

De vista débil, los delfines piloto disponen de un sistema de localización por eco: hacen pasar aire por su parte frontal, con lo que producen un ruido similar al de un globo al desinflarse. Este sonido se filtra y concentra en el melón, un tejido especial ubicado en la parte superior de la cabeza, desde el cual se proyecta al exterior. Este sonido rebota en los objetos situados en el entorno próximo de la ballena, que recibe este eco a través de la mandíbula, que es hueca y conecta con el oído.

Pero cuando se encuentran atrapados en aguas someras y rodeados de rocas, el sistema de ecolocalización sufre fuertes perturbaciones. Es comprensible: en la zona en que encalló esta manada de ballenas piloto ni siquiera funcionaria el sonar de un barco.

Por otra parte, puede suceder que algunos miembros de la manada tengan parásitos alojados en el oído, lo cual contribuye a que reciban distorsionados los ecos y se desorienten más fácilmente.

El resto de la manada responde al fuerte hábito gregario de la especie, y sigue a sus líderes hasta protagonizar el varamiento masivo.

La tarde cae sobre la isla sin nombre en la Bahía Bustamante. Los científicos recogen sus equipos y repasan una vez más sus notas. Antes de emprender el regreso, echan un último vistazo a los pobres cuerpos abandonados.

 

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:40


Hemos recibido visitas