M@re Nostrum

Animales marinos que pinchan:
los erizos de mar
por Fanny García (Hipocampo)

os erizos de mar, también llamados puercoespines de mar, son el prototipo de la clase Equinodermos y se caracterizan por tener un gran número de espinas cubriendo su cuerpo. Las espinas más pequeñas son venenosas y pueden producir lesiones muy dolorosas si se las toca, por ejemplo, al pisar el animal estando descalzo.

La formas del cuerpo de los erizos son muy diversas: algunos son redondos y espinosos como una castaña; otros son redondos y chatos, con pelos cortos y suaves como terciopelo.

Según sus formas se distinguen con nombres distintos: Erizo huevo de mar, Erizo corazón, Cabeza de sirena, Dolar de mar, Erizo rueda, Erizo de Lápices, etc.

Pero sea cual sea su forma, sus cuerpos siempre están recubiertos de numerosas placas calcáreas pentagonales que, soldándose íntimamente entre sí, se ordenan en diez filas o husos esféricos; cinco y cinco, alternándose los unos con los otros.

Cinco de estos husos, llamados radiales, tienen sus placas perforadas, y por esos orificios salen los pies ambulacrales, los cuales son capaces de estirarse más allá de las espinas y son usados para la locomoción, junto a con las espinas duras o púas; los otros cinco, denominados interradiales, están formados por placas anchas. Todos los husos tienen la superficie erizada de puas móviles.

La boca se abre en la cara inferior del animal; la mandibula tiene un gran número de dientes, finos y muy fuertes, que se mueven de arriba hacia abajo dentro de la armazón ósea para desmenuzar el alimento; también usa los dientes cuando trepa, asiéndose con ellos a cualquier objeto, y para obtener ayuda para arrastrarse.

En el extremo o polo opuesto del cuerpo se abren el ano, el canal hidróforo y los genitales.

Los erizos poseen filtros especiales o poros acuaticos, a través de los cuales pasa constantemente una corriente de agua fresca a los canales inferiores, situados en las placas perforadas, y que permiten la respiración del animal.

Poseen unas espinas especiales llamadas pedicelarios que, cuando están cerradas, parecen inofensivas; tienen el aspecto de diminutos bulbos relucientes situados en el extremo de las espinas delgadas, abundantemente desparramadas entre las púas más ásperas.

Pero con sólo tocar uno de estos cuerpos, en apariencia inofensivo, éste se abre al instante, transformándose en un arma formidable con tres afiladas hojas curvas que se abren y cierran, tratando de morder y pellizcar cualquier cosa que se ponga a su alcance.

Estas cuchillas no sólo son afiladas; sus bordes son dentados y están unidas a una glándula productora de veneno, de manera tal, que ademas de herir, también emponzoñan. Aparte de proteger al animal, estas pinzas le son útiles para limpiar su caparazón.

Los erizos se ocultan durante el dia, y salen por la noche para comer; son omnívoros, se alimentan de algas, pláncton, caracoles y mejillones.

A pesar de sus espinas, son una deliciosa comida para cangrejos, focas, y hasta algunos pájaros. Los erizos de mar son comestibles para el hombre, que incluso los cultiva...

© Fanny García (Hipocampo)

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2013  Todos los derechos reservados


Última modificación: 31 desembre 2012 10:59


Hemos recibido visitas

M@re Nostrum