M@re Nostrum

La gaviota argéntea
por Miquel Pontes

a gaviota argéntea (Larus cachinnans) es una de las aves marinas más populares. Conocida por todos simplemente como gaviota, no necesita una descripción muy detallada para que todos sepamos de que ave estamos hablando.

Las gaviotas adultas tienen la cabeza, el cuello, la cola y la parte inferior del cuerpo de un color blanco puro, mientras que la espalda y el dorso de las alas son de color gris pálido, lo que le da el nombre español de gaviota argéntea. En Catalunya se la conoce como "gavià argentat", "gavota" en Galicia o "kaio" en Euskadi. En inglés se la conoce como "herring gull". 

Gaviota argéntea (Larus argentatus)Hay dos grupos de gaviotas en España. El grupo más abundante tiene las patas de color amarillo, mientras que el otro grupo, común en las costas del norte de Europa, generalmente tiene las patas de color rosado.

Antiguamente formaban dos subespecies diferentes de gaviotas pero, en la actualidad, ambas se consideran de la misma especie.

La gaviota argéntea tiene el pico fuerte y de color amarillo intenso, y presenta una mancha roja en la parte inferior, visible incluso en la foto superior. Los extremos de las alas son negros con motas blancas. A veces es posible observar individuos con un color dorsal más oscuro, probablemente provenientes de la hibridación de la gaviota argéntea con otras especies cercanas como la gaviota sombría Larus fuscus.

Los individuos jóvenes de la gaviota argéntea suelen tener un plumaje de color pardo que va cambiando paulatinamente a color blanco durante los tres años que dura el proceso de maduración.

Todas las especies de gaviotas pueden distinguirse, habitualmente, con un atento examen de sus características exteriores. Podría esperarse encontrar diferentes tipos de gaviotas en uno de los muchos y diferentes hábitats que ocupan, pero esto no ocurre, sino que suelen formar grupos compactos, con individuos de aspecto y costumbres muy similares.

Pareja de gaviotas argénteas (Larus argentatus) en un acantilado costeroLa gaviota argéntea es un ave marina muy abundante en las costas europeas, mientras que en la península es más frecuente en las costas bañadas por el Océano Atlántico que en las costas del Mar  Mediterráneo. Forma sus colonias en playas y puertos, anidando en el suelo o cerca de él, sobre las dunas de las playas.

En los últimos tiempos se observa que ha comenzado a criar en el interior de las poblaciones, sobre los tejados de los edificios y en lugares similares, llegando a convertirse en una auténtica plaga. Es muy fácil encontrar gaviotas cerca de los muelles pesqueros de nuestros puertos, cerca de las fábricas de conservas y, últimamente, en los vertederos de las poblaciones.

Las gaviotas se alimentan de todo aquello mínimamente comestible: todo tipo de animales marinos, vegetales, insectos, carroña, pájaros pequeños (a lo que ataca en vuelo), huevos de pájaros (tanto de otras especies como de la suya propia), pollos, ratas, etc. Si sus presas aún están vivas suele cogerlas con el pico y dejarlas caer desde lo alto hasta que mueren o se abren.

A menudo es posible ver a las gaviotas en poblaciones del interior, lejanas a la costa, adonde llegan siguiendo el curso de los ríos. Su variada alimentación ha desplazado las poblaciones costeras hasta zonas en donde jamás se habían visto antes. Estos nuevos inquilinos alteran e incluso erradican las poblaciones locales de pájaros, que rara vez son competencia con un ave de esta voracidad.

Gaviota argéntea (Larus argentatus)La gaviota Larus cachinnans tiene un vuelo potente, con continuos planeos aprovechando las calmas o volando pico al viento.

Su vuelo puede parecer torpe, pero le permite realizar espectaculares picados y rapidísimos ascensos que le permiten, incluso, capturar otros pájaros. Las gaviotas andan y nadan con soltura. Tienen por costumbre seguir de cerca a los barcos de pesca para capturar los despojos flotantes y los peces que, a menudo, consiguen escapar de las redes de pesca. Si es necesario efectúan breves zambullidas para conseguir alimento.

Aunque habitualmente es un ave pacífica que permite la aproximación del hombre, puede volverse muy agresiva en la época de nidificación. La llegada de una persona a la colonia provoca un gran griterío que sirve de alarma para todos los integrantes del grupo. En este momento, algunas gaviotas comienzan a sobrevolar al intruso, efectuando rápidas pasadas en las que, a menudo, llegan a rozarlo, pero no con el pico, como podríamos suponer, sino con una de las patas, según explica un detallado estudio publicado por el premio Nobel de medicina Niko Tinbergen en 1953.

Además, las gaviotas disponen de un excelente sistema de defensa pasiva, pues la coloración críptica de los huevos y del plumón pardo de los polluelos sirve de excelente camuflaje en los bordes de los acantilados o en las dunas de las playas en las que ponen sus nidos.

Se ha comprobado que las gaviotas son monógamas y que se emparejan para toda la vida, aunque estas parejas no permanecen juntas durante todo el año. Suelen anidar cada año en el mismo lugar, lo que junto con el reconocimiento mediante la voz permite que las parejas puedan reunirse para reproducirse.

La puesta suele ser de unos 3 huevos, aunque a veces pueden encontrarse 2 o 4 en el mismo nido. Casi siempre es la hembra la que los incuba durante un periodo de 26 a 28 días. Al cabo de pocos días los pollos salen del nido y buscan un refugio cercano, como un arbusto, por ejemplo.

Monumento a la gaviota en el jardín de Cactus de Montjuïc (Barcelona)
Monumento a la gaviota en el jardín de Cactus de Montjuïc (Barcelona).
La gaviota siempre ha representado para los marineros la cercanía de tierra y por tanto ha sido motivo de gran cantidad de representaciones.

Las gaviotas adultas de ambos sexos se encargan de la alimentación de la nueva generación. Es en este punto cuando entra en juego la mancha de color rojo que puede verse en la parte inferior de su pico.

Los polluelos golpean con su pico esta mancha de forma insistente hasta que el adulto regurgita una pasta blanca en el suelo compuesta generalmente por restos de peces y crustáceos a medio digerir. Aunque el adulto recoge una pequeña parte con el pico y se la ofrece al pollo, éste suele picotear el alimento directamente del suelo.

Durante el crecimiento de la nueva generación suele quedar siempre un adulto en el nido, para vigilarlo y evitar que se acerquen los depredadores, ya sean de otras especies o de la suya propia. El robo de huevos o pollos es un fenómeno que se da frecuentemente.

Es común observar bandadas completas de gaviotas posándose en las playas al salir el sol y bañándose en el mar sin temor a las olas. El cuidado y engrasado del plumaje es un ritual esencial en su vida diaria.

La gaviota argéntea tiene gran longevidad. Gracias al anillado se han encontrado aves con edades superiores a los 20 años. Algunos estudios rigurosos dan a las gaviotas una vida media de unos 13 años.

Aunque las gaviotas de nuestras costas no son migradoras, pueden llegar a desplazarse algunos centenares de kilómetros de su lugar habitual, en función de la disponibilidad de alimento o de territorio. Se ha comprobado que las mayores distancias son recorridas por los ejemplares más jóvenes.

La población de gaviotas argénteas de la península ibérica se ve grandemente incrementada en los meses de verano por la migración de aves procedentes del norte de Europa.

La adaptación de este bello pájaro a las condiciones de nuestra civilización es sorprendente. De una alimentación obtenida en las costas y en el mar, a base de pescado, ha pasado a alimentarse de nuestros desechos. Los vertederos de nuestras ciudades son lugar de concentración obligada para las gaviotas. Gracias a la abundancia de ésta fuente de alimento y a la desaparición de sus enemigos naturales, su densidad ha aumentado desmesuradamente, por lo que en algunos lugares de Europa han sido necesarias medidas para controlar su número.

Otras especies de aves, entre ellas otras gaviotas, patos y otras aves marinas, se han visto afectadas por esta superpoblación, pues sufren más con la depredación de huevos y pollos por parte de las gaviotas que por la propia depredación humana.

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2013  Todos los derechos reservados


Última modificación: 31 desembre 2012 10:59


Hemos recibido visitas

M@re Nostrum