M@re Nostrum

MINDORO 
¿PARAÍSO, O UN LUGAR PARADISÍACO?
por Iñigo Almenara

ncontrar una definición exacta para esta isla del archipiélago Filipino, fue algo que en realidad me llevo poco tiempo. Nada mas desembarcar de la pequeña banca de madera, que nos trasladó desde el puerto de Batangas hasta la isla de Mindoro, supe que habíamos llegado a un paraíso natural.

¿Por qué no catalogarlo como lugar paradisíaco? Seguramente también se podía hacer así, pero cuando en un lugar como éste vemos que la mano del hombre apenas a alterado su equilibrio, bien vale la pena colgarle la etiqueta de paraíso natural.....y que sea por muchos años.

MINDORO

Esta isla, que debido a su amplitud se divide en Oriental y Occidental, es una de las mas de siete mil que componen el archipiélago Filipino.

Pueblecitos construidos a lo largo de las orillas como Sabang, Portofino o Puerto Galeras nos harán disfrutar de una naturaleza en todo su esplendor.

Antiguo refugio de  galeones españoles que necesitaban refugiarse de los tifones, Puerto Galeras es hoy en día una Reserva Natural de la Biosfera declarada por la UNESCO hace ya 40 años.

COCO BEACH ISLAND RESORT

El resort Coco Beach, se encuentra enclavado en una de las playas de la isla de Mindoro,  en la zona oriental, a unos cien kilómetros de Manila, y a tan solo a unos diez minutos de Puerto Galera, siempre y cuando nos traslademos por mar.

Seria difícil hacer un dibujo exacto con mis palabras de este resort, por lo tanto lo haré utilizando  las que ellos mismos usan ,y que son un signo inequívoco de lo mucho que aman a este lugar.

Coco Beach no quiere ser un resort de lujo, sino un pequeño lugar familiar, ofreciendo un servicio simple, una belleza natural y la hospitalidad del pueblo filipino.

Una pequeña vuelta por los alrededores bastara para darse cuenta que esas palabras se ajustan perfectamente a la realidad. Todos y cada uno de los elementos que componen el resort están perfectamente integradas con la naturaleza del lugar.

Las cabañas nos devuelven a la nostalgia de las películas de Tarzán y nos hacen sentirnos como parte de una de estos films. Para su construcción solo se han utilizado materiales obtenidos de la propia selva como cañas de bambú, hojas de palmeras, etc. Los caminos que nos llevan hasta ellas están adornados con miles de conchas de moluscos que las mareas han ido arrastrando hasta la playa, evitando así que al caminar descalzos pudiésemos resbalar.

Por uno estos caminos ,siempre en el seno de una gran vegetación, llegamos hasta uno de los lugares mas curiosos del resort, la lavandería. Dos mujeres nativas agachadas, apoyando su cuerpo contra un piedra de lavar, se encargar de sacar adelante este servicio. Sin perder la sonrisa en ningún momento, algo que seguramente más de un europeo ya habría perdido hace tiempo, responden como pueden a cada una de nuestras preguntas sobre la dura labor que realizan

Siguiendo el camino llegamos hasta el club de buceo, el cual nos ha sido muy fácil de encontrar. Al contrario de lo que podíamos imaginar, no se trata de una simple cabaña con unos cuantos equipos mal  cuidados y un compresor del tres al cuarto que con un ruido ensordecedor recarga botellas de aluminio que perdieron su baño de pintura hacia ya largo tiempo.

PHILIPPINAS DIVERS: EL CLUB

El club, una cabaña de dos pisos perfectamente cuidada, alberga en su interior decenas de equipos en un estado de conservación impecable, así como un taller de reparaciones repleto de herramientas.

A la entrada de Philippinnas Divers, adornando las paredes, nos encontramos con unos bocetos que nos dan una pequeña idea de  lo que nos vamos a encontrar en algunos de los lugares de inmersión. Nuestras ganas por meternos en el agua van aumentando por momentos.

Una cuidada biblioteca compuesta por varios libros sobre la fauna y flora y del lugar esta disponible para su consulta durante todo el día, y lo que es mas importante, poder hacerlo  al salir del agua todavía con las retinas  inundadas por imágenes que serán difíciles de olvidar.

El grupo de instructores lo componen de 4 a 5 personas, repartidos entre ingleses y nativos. La amabilidad es primordial y un buen primer contacto con ellos nos hace presagiar que también lo serian las inmersiones posteriores.

EL BUCEO

Después de cambiarnos y dejar todos nuestros enseres bien colocados en una de las múltiples cajas que para ello hay dispuestas en el club, salimos con nuestros equipos en la mano para embarcarnos en una de las tradicionales bancas de madera que nos espera en las orilla. El paseo no se hace pesado, ya que las botellas nos esperan en el interior y las bancas están fondeadas a escasos cien metros del club.

SABANG POINT

El primero de los buceos que realizamos, fue en este lugar, denominado así por estar en frente de uno de los maravillosos pueblecitos que lindaban con el resort. 

Después de escasos tres minutos de navegación, llegamos a la zona de buceo. Tan solo algo que reseñar y a lo que no estábamos acostumbrados y menos en un país en el que se supone que no existen las prisas. En cuanto la banca se detuvo, ya teníamos que estar preparados para saltar al agua.

En esta nuestra primera inmersión nos pillo algo de sorpresa y cuando quisimos reaccionar ya estaban todo el grupo en el agua. La composición de los grupos nunca superaban las seis personas, si así fuese se dividían los grupos en varias embarcaciones. 

Como de los errores se aprende en las inmersiones posteriores nosotros erramos los que primero estábamos en el agua dejando atrás a los nuevos. La sabiduría es un grado.

Empezamos el descenso hasta los 22 metros donde una corriente suave nos iba a conducir por encima de una explosión de color y formas. Lo primero que nos sorprende es la cantidad enorme de crinoideos que de manera espectacular encuentras a cada sitio que diriges la mirada.

Los había amarillos(Comanthina nobilis),negros y amarillos, (C.audax), marrones y blancos (Stephanometra sp.) La lista seria interminable. Seguramente, si imagináramos un color encontraríamos un crinoideo del color que lo hubiésemos imaginado. 

Pero la lista no se acaba aquí: Corales pétreos, alcionarios, gorgonias de los mas diversos colores, algo que de forma increíble aumentaría al llegar a las aguas someras donde terminaríamos la inmersión después de una hora en las que nos fue imposible almacenar en nuestra mente todo lo que pudimos contemplar.

Ya en la embarcación un solo reproche, la falta tal vez de algo más de fauna.

ST CHRISTOPHER

La inmersión de la tarde en este carguero, del que sólo quedan las cuadernas, nos depara una grata sorpresa. Después de descender hasta los 25 metros en los que se encuentra el pecio, que descansa sobre un fondo de arena, damos con una curiosa serpiente arlequín (Myrichthys columbrinus) que curiosa se acerca para dar una vuelta alrededor de nosotros. Un minuto mas tarde se aleja pausadamente por donde había venido.

Lo queda de aquel carguero parece hacer sido divido en territorios  habiéndolos ocupado por un lado unos seis especímenes de pez murciélago (Platax orbicularis) y por otro lado un cardúmen totalmente compacto de peces gato (Plotosus lineatus). Solo un pez león de considerable tamaño (Pterois volitans) se mueve a su anchas por donde se le antoja, a sabiendas de que sus venenosos dardos harán que cualquier intruso demasiado curioso desista en acercarse demasiado.

A sabiendas de que su  forma nada convencional le hará pasar totalmente desapercibido, dos peces anzuelo (Antennarius loccineus y Antennarius nummifer) descansan tranquilos entre las costillas del barco sin inmutarse lo más mínimo cuando nos acercamos para fotografiarlos.

CANYON

Hasta el momento las inmersiones superaban todas nuestras expectativas en cuanto a la alegría de colores que se podía vivir en el fondo, tal vez como dije antes echábamos en falta algo más de fauna y en concreto el avistamiento de algún pelágico. Con la inmersión en "The Canyon" todo iba a arreglarse.

Antes de lanzarnos al agua, impacientes como siempre, el instructor nos recuerda lo que ya nos había dicho antes en el briefing. Este es un lugar de fuertes corrientes y sobre todo al finalizar hay que realizar un ascenso libre desde un fondo de 30 metros, donde contaremos con la inestimable ayuda de una corriente que nos obligara a hinchar el chaleco.

Empezamos  a descender y un cardúmen de barracudas pasa totalmente insolente delante de nuestros ojos, seguimos el descenso y llegamos al primer cañón. Qué decir de lo que allí vemos... La lista seria demasiado extensa. El espectáculo es maravilloso y acaba con todas nuestras dudas.

Nos desplazamos hacia otro de los cañones pasando por una pequeña plataforma de arena sembrada literalmente de esponjas de barril (Xestonpongia testudinaria).

Al comienzo del segundo  cañón ,una enorme gorgonia blanca de unos 3 metros (Subergorgia mollis) tapiza por completo la entrada de un pequeño hueco en la pared. En este otro lado el espectáculo sigue siendo el mismo, una biodiversidad increíble que nos hace mantener las esperanzas en torno a una recuperación de la fauna marina. Pero todo lo bueno tiene un final y cuando vemos que John consulta el ordenador sabemos que este es el final de esta magnifica inmersión.

Comenzamos el ascenso y comprobamos que no exageraban en nada en cuanto a la corriente descendente que parece querer invitarnos a quedarnos un rato más. Pero las ordenes eran estrictas, nada de descompresión ,así que hinchamos nuestro chaleco, aleteamos con fuerza y al de unos pocos metros de ascenso  notamos que la corriente disminuye. Es momento de desinflar el chaleco y continuar subiendo tranquilamente. Nos queda aun una pequeña parada de seguridad  que realizaremos sin ninguna mala gana. Todavía podíamos tener alguna sorpresa, pensamos......  

NUDIBRANCH CITY

¿Quieres ver nudibranquios? pues bucea en "Nudibranch City".

Como a casi todas las zonas de inmersión, llegamos después de corto paseo en barca. Saltamos al agua para dejarnos caer en un fondo de no mas de seis metros. Una multitud de corales acrópora (A.magnifica, A.cervicornis, A.digitifera, etc.) nos dan la bienvenida. 

Dando por concluida esta pequeña parada, seguimos el descenso por una suave pendiente. Nos lleva un rato encontrar nuestro primer nudibranquio, pero después de hacerlo, como por arte de magia van apareciendo uno detrás de otro. No damos abasto. 

Mi compañera de buceo me llama con su avisador acústico, ha encontrado uno que le parece mas bonito que el anterior. El despliegue de colores de estos gasterópodos parece no tener fin. De otro lado recibo otra llamada esta vez de Ben, otro de los instructores, parezco un correcaminos de un lugar a otro.

Al final decido hacerme el sordo y poder así admirar sin interrupciones a estas maravillosas criaturas. Chromodoris magnifica, Phyllidia varicosa, Nembrotha kubaryana, Chromodoris elizabethina... seguir seria muy fácil, pero lo mejor, sin duda, es poder admirarlos.

HOLE IN THE WALL

Este buceo es uno de tantos que no ofrecen ninguna dificultad y que tal vez debido a la innata curiosidad del ser humano, pueden convertirlo en un mal recuerdo. El fondo, a 14 metros y con una ligera corriente hace de este buceo un paseo apto para todos los niveles, solo una complicación, un agujero en medio de una pared el cual se puede atravesar sin ninguna dificultad, simplemente manteniendo una buena flotabilidad. 

El problema viene dado exclusivamente por la curiosidad de saber por qué no se puede atravesar por encima siendo así mucho mas fácil. Simplemente, la corriente  te alejaría del grupo impidiéndote bajar de nuevo a no ser que aletees como seguramente no lo hayas hecho nunca.

El resto de la inmersión hasta llegar a las aguas poco profundas seguirá proporcionándonos innumerables recuerdos. En esta inmersión podemos destacar la gran cantidad  de corales blandos que se dejan mecer por la corriente para encontrar así su alimento, Dendronephthya sp, Heteroxenia fuscescens, Anthelia glauca, etc,etc,etc.

SABANG JUNK

Esta inmersión recibe el mismo nombre que la primera que realizamos en el mismo lugar pero esta vez visitaremos dos pecios que se encuentran a 18 metros, también sobre un fondo de arena.

Ben, el instructor ha cogido unos cuantos plátanos del restaurante, nos comenta que los va a utilizar para dárselo a los peces. Feeding con plátanos? con huevo duro ya lo habíamos visto, pero con plátanos.....

Pues cierto es ,cuando nos acercamos al primero de los barcos, un junco chino una multitud de Platax y de peces ángel se acercan hacia él. Están bien enseñados y esperan pacientemente su turno. En un santiamén devoran todos los plátanos después, claro está, de que nos hagamos la pertinente foto.

Seguimos  con nuestro recorrido hasta el segundo pecio, un yate que se encuentra en bastante buen estado. Unos cuantos peces piedras nos invitan a que tengamos mucho cuidado en donde ponemos las manos.

Una vez terminado el tour por los dos pecios, volvemos poco a poco a acercarnos hacia la costa y nuestros ojos se vuelven a iluminar. Incluso nos encontramos con los restos de una avioneta que ya empezaba a ser colonizada por todo tipo de invertebrados .Es curioso poder observar como en una zona de esta inmersión nos encontramos con una cantidad incontable de corales del genero Fungia esparcidos por el fondo como si un barco hubiese soltado su carga componiéndose única y exclusivamente de este tipo de corales.

SHARK CAVES

Como no nos queríamos marchar sin ver tiburones era visita obligada esta inmersión que realizamos en ultimo lugar.

Descendemos hasta un fondo a 32 metros plagado de pequeñas cuevas donde esperamos encontrar escualos del genero puntas blancas, así como algún gris. Pero la búsqueda no es nada fructífera y algo desilusionados comenzamos el ascenso por la pared. 

Un ultimo vistazo a todas estas maravillas que nos han acompañado durante estos días. Atrás dejamos ,anémonas gigantes con sus inseparables huéspedes, los peces payasos, un pez globo de color amarillo que nos mira con sus grandes ojos nos recuerda la dulzura de estos preciosos animales (que se siguen pescando para exhibirlos como souvenir para turistas), esponjas que como sus primos los corales han adoptado todo tipo de formas, peces que parecen haber sido pintados por una manos artesanas, colonias de madréporas que hacen que les busquemos semejanzas paralelas en el exterior, en fin multitud de recuerdos que hacen de este lugar un destino que debería unirse a los ya conocidos por todos nosotros como son, Maldivas, Mar Rojo o Cuba.

Hazme caso, ven y disfrútalo, no te sentirás defraudado.

GALERÍA FOTOGRÁFICA

Click sobre cada foto para ampliar



© Texto y Fotos : Íñigo Almenara

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:40


Hemos recibido visitas