M@re Nostrum

Buceo en la Isla Cook
(Australia)
por Mike Scotland
traducido por Miquel Pontes

usto en el límite de la visibilidad, puedo distinguir una gran forma descansando en la arena. ¿Podría ser realmente un impresionante tiburón Leopardo o simplemente un saliente del arrecife?

Cuando me acerco poco a poco, cautamente, mis primeras impresiones se hacen realidad. ¡Un gigantesco tiburón Leopardo de tres metros! ¡Vaya sensación! Me detengo a tres metros del tiburón. Puedo conseguir una impresión clara de esta magnífica criatura. Su enorme cola mide la mitad de la longitud de su cuerpo. Su cabeza aplanada acaba en una boca cerca al extremo del cuerpo, lo que es un rasgo raro para los tiburones. Los tiburones Leopardo están más interesados en pulpos, marisco, langostinos e incluso peces pequeños. Incluso puedo ver los barbillones que le ayudan a encontrar la comida en el fondo.


Un tiburón leopardo juvenil

Como la mayoría de los fotógrafos submarinos, estaba impaciente por acercarme a tirar esa foto. Vimos un segundo tiburón en las cercanías. Para mi sorpresa, pude acercarme bastante, aunque brevemente, antes de que la cabeza del tiburón Leopardo diera la vuelta y se alejase con un golpe de su poderosa cola. Se había ido.

Afortunadamente, éste no era el último encuentro. Ninguno de los buzos de nuestro grupo supo decidir si habíamos visto ocho tiburones Leopardo en esta inmersión o si habíamos visto los mismos dos tiburones varias veces. Los tiburones son curiosos y ciertamente hicieron varias pasadas alrededor y sobre nosotros para echarnos un vistazo.

Este tiburón es conocido como Stegostoma fasciatum para los biólogos. Están emparentados con los Wobbygongs, los tiburones Nodriza y los tiburones Ballena. Tienen una cabeza ancha y aplanada, y el cuerpo tiene un color amarillo pálido. Muchos tiburones tienen una boca ventral adaptada al estilo de vida de un depredador.

Éste tenía la boca mucho más cerca del extremo de la cabeza, muy parecida a la de un Wobbygong. El cuerpo estaba cubierto de manchas de color castaño claro. Los juveniles tienen unas rayas como de cebra, por lo que muchas personas los llaman tiburones Cebra. El color arena les proporciona un camuflaje increíble.

Como he mencionado antes, son difíciles de distinguir a distancia, debido a la similitud de su color con el de la arena. La aleta de la cola tiene poderosos músculos laterales y es enorme, la mitad de la longitud de su cuerpo. Las agallas son muy grandes y bien espaciadas. Las aletas pectorales son muy anchas, típicas de un tiburón diseñado para ahorrar energía deslizándose la máxima distancia posible.

Ellos se congregan cada año por Navidad alrededor de la Isla Cook. Después de aparearse, depositan un gran huevo redondo en el fondo del mar. Como muchos tiburones que viven en el fondo, tienen el hábito de descansar inmóviles en la arena, esperando a que su presa se acerque para atraparla. Esto es la manera más eficiente de encontrar comida.

Diez metros más al este, una enorme raya toro descansa en la arena. El cuerpo de esta raya medía más de dos metros. Su cola era tan gruesa como la pierna de un hombre y el aguijón venenoso tenía treinta centímetros de longitud, lo suficientemente grande para despachar a un simple buzo vestido de goma. Afortunadamente, las rayas grandes están seguras de su poder y toleran bien a un simple buzo que se acerca demasiado. La gran raya hembra nos ignoró completamente. En dirección a aguas abiertas, dos águilas marinas, otra clase de rayas, se deslizaban mostrando sus colas, extremadamente largas.

Cuando pasó la excitación de la inmersión, tuvimos la oportunidad de estudiar detalladamente el entorno. Los arrecifes abundan en la Isla Cook y son a la vez un lugar en el que es un placer bucear y un lugar un poco triste. La vida marina es rica y variada pero el impacto de la gran concentración de población de la Costa Dorada ha pasado factura. Muchos locales pueden contarle como era la vida marina hace unos años. Uno de los ejemplos más vívidos es el Pez Loro. Se supone que son bastante comunes aquí pero nunca hemos visto una señal de ellos en las dieciséis inmersiones que hemos realizado aquí. Resulta que son una presa demasiado fácil para los pescadores, con o sin arpón.

Otra razón para el gran impacto humano sobre el arrecife es su proximidad al continente. Como el arrecife está a sólo seis o setecientos metros de la costa, es fácil llegar a él en cualquier embarcación, incluso en kayac. Aunque todos tenemos derecho a nuestro trozo de océano, el océano no puede aguantar las demandas de la humanidad. Las Isla Cook necesitan, obviamente, protección.

El área es muy rica en corales duros. Hay muchos de los principales corales de arrecife de la Gran Barrera. Son muy abundantes los corales de asta de ciervo, los corales Porites y hay una gran selección de corales Cerebro. Abundan también los corales blandos. La combinación de vida tropical, peces de aguas templadas y los corales permiten una gran variedad.


Coral cerebro

Los corales Cerebro son particularmente variados aquí. Son un grupo increíblemente complejo de corales, que rehuyen una comprensión más profunda. En el curso de Biología Marina en el que estaba inscrito en este momento, nos enseñaron cómo reconocer e identificar los corales Cerebro.

El secreto reside en observar atentamente la manera en que los pólipos se despliegan dentro del esqueleto de coral subyacente, lo que se conoce como coralita. Algunas coralitas parecen botones aunque otras parecen valles y montañas. Llegar a dominar el arte de la identificación de los corales es un proceso fascinante. Desgraciadamente no hay tiempo para explicar aquí las complejidades. Baste decir que, después de unas pequeñas explicaciones, cualquiera puede aprender a identificar los tipos principales y a distinguir cada uno de los grupos de coral duros.

Puede comprenderse algo más a los corales observando los grandes pólipos del Favia, que contiene pólipos característicos que a menudo contienen un valle verde. Entonces, nos encontramos con los corales cerebro Platygyra cuyo diseño de circunvoluciones es muy intrincado. El aspecto de cerebro viene de tres o cuatro coralitas, normalmente redondas, que se funden en una coralita gigante en la que viven tres o cuatro pólipos. La apariencia general es de valles y riscos encima de una cúpula, esto es, como un cerebro. Los tres o cuatro pólipos comparten la misma base.


Coral Mussidae vivo (arriba) y muerto (abajo)

Los corales cerebro más fáciles de reconocer son los Mussidae. Con sus pólipos gigantes de hasta doce centímetros de circunferencia, de textura carnosa y color verde o rojo, son inconfundibles.

Además, aquí se pueden encontrar muchos de los corales de bandeja Turbinaria. Éstos tienen mucho en común con los corales dentados de Sydney y pueden sobrevivir bastante bien en agua sucia y más fría que el resto de sus congéneres.

Un examen detallado de un coral de bandeja Turbinaria permite ver muy claramente los pólipos de coral elevados. Parece como si hubieran crecido a lo largo de un largo tallo que se eleva claramente sobre la bandeja base, como hojas de la colonia principal.. Los corales Turbinaria pueden tolerar el agua turbia gracias al hábito que tienen los pólipos de crecer en la parte superior del tallo. Es como tener un jardín en el tejado, si queremos formarnos una idea aproximada.


La guerra entre las esponjas (amarillas) y los corales (marrones). Observad la "tierra de nadie" entre los contendientes.

Entre los corales abundan las esponjas y los corales blandos. Como la densidad de vida es tan grande, normalmente hay una importante escasez de espacio vital. Siempre es interesante observar la interacción entre los corales y las esponjas adyacentes.

La mayoría de los buzos no ven nada especial en esto. Pero directamente ante sus ojos se entabla una gran batalla que dura muchos millones de años.

¡Las esponjas y los corales han estado en guerra desde antes de que apareciesen los dinosaurios! Ambos atacan lenta pero inexorablemente al contrario. Las esponjas tienen un arsenal de toxinas químicas que exudan en dirección a los corales. Son muy eficaces matándolos. Los corales pueden, por otro lado, contraatacar con otros productos químicos tóxicos para las esponjas.

Aunque no es tan impresionante como la Guerra de las Galaxias, es una continua lucha mortal por la supervivencia. Este eterno drama ha estado ocurriendo desde hace muchos millones de años en los océanos. De hecho, en el pasado, casi toda la Gran Barrera de Coral fue dominada por entero por las duras esponjas calizas. Éstas son comunes en el registro fósil. Hoy, por supuesto, los corales son ascendentes, pero hay todavía muchas esponjas capaces de sobrevivir en la selva de coral. No tenéis más que mirar un coral adyacente a una esponja y observar lejos que la unión entre ellos es una especie de tierra de nadie.


Tortuga boba (Caretta caretta)

Las tortugas bobas (Caretta caretta) son comunes aquí. No hay nada que les guste más que un bocado de jugosa medusa. Me alegré al observar tortugas bobas jóvenes, pues sabia que son un animal en peligro de extinción. La razón o razones que causan esta situación son tan sólo especulativas, pero se sabe, por ejemplo, que los zorros excavan buscando los huevos puestos en las playas continentales de Mon Repos.

¡Sexar las tortugas bobas es muy fácil! El macho tiene una cola mucho más grande entre sus patas traseras. Cuando comprobamos la cola de la hembra, puede observarse que apenas se sale más allá del borde del caparazón. La cola del macho es una estructura amplia que sale claramente más allá del borde del caparazón.

En la Isla Cook hay importantes poblaciones de moluscos. Los ubicuos nudibranquios son fáciles de detectar. Un Ceratosoma camuflado de kaki desplegó su protección, similar a un paraguas, para escudar sus agallas. Los nudibranquios Chromodóridos también son comunes.

El arrecife es particularmente rico en gasterópodos como los caurís. Me encontré un caurí tigre extraordinario, ya que era tan grande como una naranja. Otro hallazgo era el Calperna verrucosa. Esta criatura estaba descansando sobre un pedazo de coral blando Sarcophyton. Los caurís de puntos blancos, comunes alrededor de Sydney, también eran abundantes en este área.

Yo estaba bastante asombrado con la similitud de la vida marina de las aguas de Sydney. A veces parecía como si estuviéramos buceando en uno de los arrecifes situados junto a Cronulla, cuando docenas de peces familiares se nos cruzaron por delante. Las castañuelas eran bastante abundantes.

Algunas especies, como los "parmas" de aleta escamosa o los "parmas" de orejas blancas eran bastante agresivos. Uno sabía que estaba en su territorio cuando sentía los pequeños pellizcos y empujones en el traje de buceo. Me alegro de que realmente no fueran a por nuestra carne. Son peces vegetarianos aunque son de los peces más territoriales que existen. Me quedé observando a algunos "aleta escamosa", mientras preparaban un nido de algas marinas para su consorte, con la esperanza de ver su baile nupcial.


Pez piña (Monocentris japonicus)

Vimos a un solitario pez piña, ocultándose en su cueva, que compartía con otros peces. Éste pez era el Monocentris japonicus, porque es conocido en Japón. Tiene las mismas grandes escamas así como las gigantescas escamas espinosas que tiene la especie endémica Cleidopus gloriamaris. Los dos son una perspectiva aterradora pues las espinas poderosas les proporcionan una excelente defensa. Los peces piña tienen largas espinas en la superficie dorsal y en la ventral que el pez pueden fijar en posición, lo que le permite enrocarse fácilmente cuando es atacado.

En el lado inferior de la mandíbula se sitúa un órgano luminiscente. Unas bacterias bio-luminiscentes emiten una luz fría de color amarillo. El pez piña es capaz de "encender" y "apagar" su luz a voluntad cubriendo el órgano luminoso con un pliegue de piel. Por la noche se aventuran a aguas abiertas para alimentarse de gambas, a las que atraen haciendo brillar su luz.


Wobbygong descansando en la arena

Una inmersión nocturna en la Isla Cook es algo muy recomendable, de primera clase, por varias razones. Aparte de la aparición regular de dormilonas tortugas, hay abundancia de cangrejos pintados. Las grietas y agujeros del arrecife, bajo las bandejas de coral, son escondites ideales para estos increíbles crustáceos. Estos animalitos son, por supuesto, la comida favorita del pulpo que, a su vez, es la comida preferida del muchos Wobbygongs del lugar.

En cualquier inmersión, es posible ver más de una docena de "Wobbies" (Wobbygongs). Especialmente de noche, están al acecho de los pulpos, que son su comida favorita. Los taimados Wobbygongs incluso permiten caminar por encima de sus cuerpos al cangrejo pintado, con la esperanza de atraer a un pulpo lo bastante cerca para atraparlo. Esto lo hacen porque saben que el pulpo intentará dar caza al cangrejo pintado. Un poco de cefalópodo para la cena de un Wobbygong es lo que más le gusta.


Primer plano del morro de un Wobbygong

Durante este viaje, tuvimos la triste oportunidad de contemplar una atrocidad marítima que entristecería a la mayoría de los buzos, sobre todo aquéllos que han batallado durante años para hacer que la Isla Cook sean declaradas Parque Nacional Marino.

Algunos pescadores debieron poner, la noche anterior, un palangre en los puntos de buceo más populares, pescando más de veinticinco Wobbygongs. Los pescadores se dedicaron a filetear y decapitar a los peces en el mismo muelle que emplean los submarinistas para abordar las embarcaciones en el río Tweed.

Lo que realmente nos sentó mal fue el hecho de que teníamos que cargar nuestro barco donde veinticinco Wobbygongs habían sido decapitados y sus entrañas lanzadas al agua, justo ahí, en el muelle, bajo la marca de la marea alta. Creo que ganaron como cuatrocientos dólares. Fue una inmersión un poco triste por la ausencia de Wobbies.

Bucear es un deporte que mantiene a muchos de nosotros interesados durante muchos años. Esto es debido a los frecuentes encuentros con lo inesperado. Un ligero movimiento de la arena reveló uno de estos casos en la Isla. Vimos un cangrejo de unos diez centímetros, excavando en la arena con una velocidad impresionante. Después de retirar la arena, un animal, con forma de cúpula, corrió hacia el agujero y desapareció en un segundo, como en arenas movedizas. Un par de ojos diminutos era todo lo que podía verse de la asombrosa criatura: el cangrejo caja.

Todas las referencias que investigué me indicaron que era conocido en Filipinas, pero no había sido identificado todavía en Australia. Lo cogí. Era un cangrejo increíblemente pequeño bajo un caparazón con forma de medio coco. Había bastante sitio para dos cangrejos bajo ese caparazón. Tenía dos pinzas especiales, semejantes a la pala de un bulldozer, en la parte delantera. Eran anchas y extendían para su función de movimiento de tierras. Las pinzas permitieron al cangrejo enterrarse en aproximadamente un segundo. Como otros muchos cangrejos, éste usaba también las pinzas para completar su arsenal de defensa.

El cangrejo caja pudo caminar por la arena en la forma lateral acostumbrada en estos seres. El carparazón abovedado tenía el aspecto de un gigantesco casco de "Darth Vader" (el "malo" de la Guerra de las Galaxias). Este cangrejo espera que las partículas de comida se le acerquen y las va agarrando desde su posición bajo la arena.

Entre los cascotes de coral y los corales hay muchos rincones y grietas. Es donde se ocultan muchas de las criaturas más pequeñas. En una de estas hendiduras, encontré varias morenas de ojos blancos. Estaban compartiendo una cueva que a la vez cumplía las funciones de estación de limpieza. Unos diminutos lábridos y camarones limpiadores estaban examinando a las morenas en busca de parásitos de la piel. Estas estaciones de limpieza son muy interesantes de observar durante una inmersión. Al final de la misma, uno habrá localizado al menos una estación de limpieza, ocupada por un pez globo o un mero. Si regresamos al cabo de un día, veremos una variedad asombrosa de peces en el mismo punto.


Una morena verde (Gymnothorax funebris)

En otra hendidura cercana, vimos dos morenas verdes comunes, tan apretadas en su agujero que no parecía posible. Algunas morenas son bastante gregarias y les gusta vivir en compañía. De hecho, a veces se asocian estrechamente diferentes especies de morenas. ¡Es bueno recordar que la morena es un pez! El gran opérculo que protege las agallas, común en los peces, desaparece en las morenas, por lo que todo lo que vemos es un agujero. La morena verde tiene unos orificios nasales diferenciados porque tiene un buen sentido del olfato, pero respira a través de su boca tragando agua. Estos peces tienen una línea lateral por la que se dan cuenta de las vibraciones de baja frecuencia del agua pero, al contrario de la mayoría de los peces, no se extiende por toda la longitud de su cuerpo, tan solo llega hasta la apertura de las agallas. Por eso solo suelen sacar la cabeza de su agujero.

El pez león cebra, Dendrochirus zebra, es bastante común aquí. En mi opinión, ésta es la especie de pez león más fotogénica. Son más pequeños que otros peces similares, como el Pterois volitans, y son, probablemente, uno de los más pequeños aparte del pez león enano que hallamos en Sydney. El tamaño medio del pez león cebra es de, aproximadamente; quince centímetros. Estos peces tienen un largo tentáculo sobre su ojo. Este escorpénido es común en muchas partes del mundo.



© Texto: Mike Scotland
© Fotos: John Randall, Paul Humann, Herbert Axelrod.

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2016  Todos los derechos reservados


Última modificación: 01 de gener 2016 10:00


Hemos recibido visitas