M@re Nostrum

Azores: el paraíso verde
por Roser Alvero i Roger de Marfà

urante el verano de 2005, buscando un lugar interesante y económico para ir de vacaciones, acabamos yendo a las Islas Azores, un paraíso natural en medio del océano. El archipiélago está formado por 9 islas situadas en la dorsal atlántica y, juntamente con Madeira y Canarias, forma parte del conjunto volcánico de la Macaronesia.

Decidimos ir sólo a la isla más grande y con más recursos, Sao Miguel, la cual tiene una superficie de 745 m2 en la que viven 130.000 habitantes. La estancia en esta isla fue fascinante; parecía que estábamos en un gran jardín botánico. Ahora bien, la existencia de tantas plantas y flores no es un milagro: llueve muy a menudo!.


Roser y Roger en uno de los cráteres de la isla de Sao Miguel.
clica en la foto para ampliarla

Los primeros días visitamos toda la isla, de forma que pudimos dedicar los últimos días a observar la vida marina que tanto nos apasiona. Así pues, empezamos con una buena inmersión en el Puerto de Caloura, donde disfrutamos de la presencia de muchos peces, nudibranquios, poliquetos y otros invertebrados. Eso sí, también sufrimos las fuertes corrientes mareales del Atlántico!


Inmersión en Caloura. Rainha (Thalassoma pavo)
conocido como Pez Verde en nuestras costas.
clica en la foto para ampliarla

El día siguiente fue el más increíble e inolvidable: nos bañamos en mar abierto con la compañía de un banco de unos 80 delfines salvajes, en una profundidad que rondaba los 2000 metros y a varias millas de la costa! Estábamos allí nadando en medio de un gran banco de pececillos atacados sin cesar por delfines y pájaros, tal como habíamos visto por la televisión en diversos documentales. Las sensaciones fueron increíbles, como un miedo mezclado harmoniosamente con una gran alegría e ilusión. ¡Vaya descarga de adrenalina! ¡Nunca lo olvidaremos!


Baño con delfines comunes (Delphinus delphis)
clica en la foto para ampliarla

Para finalizar nuestro viaje a las Azores nos embarcamos a la búsqueda de ballenas, en especial cachalotes. Que gran sorpresa la que tuvimos cuando lo primero que vimos fue un gran tiburón martillo en el mismo lugar donde nos bañamos con los delfines el día anterior. ¡Que pena que no llevábamos las gafas submarinas! Finalmente los cachalotes aparecieron y pudímos disfrutar de la observación de cuatro ejemplares. ¡Viaje completo!


Cachalote (Physeter macrocephalus)
clica en la foto para ampliarla

Si queréis visitar Sao Miguel os recomendamos alquilar un coche y contactar con alguno de los centros que se dedican a hacer estas actividades. Casi todos los que se dedican a ello son estudiantes de biología y lo viven como el primer día. ¡Y es un viaje barato!

© Texto y fotos: Roser Alvero y Roger De Marfà

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2016  Todos los derechos reservados


Última modificación: 01 de gener 2016 10:00


Hemos recibido visitas