M@re Nostrum

Tiempo de piratas
Por Mónica Fernández
Publicado en La Vanguardia del 6.3.00

bandamed.gif (223 bytes)

Verdades legendarias y leyendas
verosímiles conforman el universo
de los piratas en la Costa Brava

bandamed.gif (223 bytes)

ubo un tiempo en que los piratas dominaban el mar. Sus leyes se imponían y no había barco en el que sus pasajeros no sintieran el miedo a un ataque pirata. Desde los tiempos en que se novelaron las historias de los piratas, los hechos verídicos se han fundido con las invenciones, las leyendas, las historias que se contaban a los niños... Verdad y leyenda se funden quizá más que en ningún otro ámbito de la historia.

Tampoco la Costa Brava se libró de los ataques piratas. Algunos de estos ataques se recuerdan aún y los relatos de las fechorías cometidas se conservan en documentos que se guardan en los archivos. Uno de ellos habla del ataque de Barbarroja a Palamós y algunas poblaciones vecinas. En otro episodio les hablamos de ello.

Quizá vinculado a la presencia del legendario Barbarroja en la Costa Brava nació la leyenda del "crit", una historia que nos cuenta por qué la conocida cala lleva precisamente ese sonoro nombre. Cuenta esta leyenda que una noche apareció por los alrededores una nave pirata venida de tierras moriscas y que no traía muy buenas intenciones. Pero la noche protegió a los que moraban cerca de donde atracó el barco pirata. Durante unas horas, la espesa niebla impidió a los malhechores aventurarse tierra adentro y tuvieron que conformarse con permanecer en la playa dando buena cuenta de unas cuantas botellas de licor que seguramente habían expoliado en alguno de sus abordajes.

Pero pronto el canto de un gallo anunció la llegada del alba, momento que esperaban los piratas para atacar. Precisamente, el canto del gallo les condujo hasta la casa más cercana a la costa, lo que les pareció un perfecto botín para empezar las fechorías en la Costa Brava.

Para obligar a los propietarios de la casa a abrir las puertas, los piratas prendieron fuego al pajar. El propietario de la casa tenía dos hijas preciosas a las que había escondido al percatarse de que el incendio de su pajar había sido provocado por un grupo de malhechores. Pero quiso la fatalidad que los piratas descubrieran el escondrijo, aprovechando que el padre había salido de la casa para intentar salvar su pajar.

Por suerte, los piratas sólo encontraron a una de las chicas, agazapada en su escondrijo, en la buhardilla de la masía. Evidentemente, los piratas secuestraron a la chica, quien no dejaba de proferir agudos chillidos pidiendo ayuda a su padre, que no podía dársela, puesto que los piratas eran mucho más numerosos. La muchacha, decidida a no dejarse secuestrar fácilmente, clavó un tremendo mordisco en la mano del capitán pirata, quien profirió otro sonoro grito de dolor.

Tras la afrenta, al pirata dejó de interesarle la muchacha y la degolló allí mismo, sin atender a las peticiones de compasión de su padre, que contemplaba la escena totalmente horrorizado. Así fue como acabó el trágico ataque pirata, con la muerte de una muchacha inocente, a la que dejaron tirada en el suelo como si fuera un desecho.

Algunos dicen que la cala El Crit recibe este nombre por el grito de auxilio que emitió la chica, y otros que hace referencia al grito de dolor del pirata cuando ésta le mordió. Sea como fuere, la bella cala debe su nombre a un aciago suceso.

 

Una cala siempre presente en la prensa

La cala El Crit, uno de los espacios protegidos por el Pla d'Espais d'Interès Natural (PEIN) es muchísimo más conocida por las polémicas que han rodeado ese espectacular paisaje natural que por las leyendas que se sitúan en la zona, una de las más bellas de la Costa Brava.

El Crit saltó a la palestra de los medios en 1997, cuando diversas asociaciones ecologistas, coordinadas por la agrupación Salvem el Crit, denunciaron la tala indiscriminada de árboles, movimientos de tierra y el cierre del camino de ronda en el paraje de Cap de Planes, situado en dicha cala, por parte del propietario de una finca situada en la zona.

A la protesta se unieron partidos políticos como el PSC e IC-EV. El pasado año, fueron paralizadas las obras para la construcción de un embarcadero al parecer ilegal en la cala.

Desde 1997, se han sucedido las querellas, las manifestaciones de protesta, las denuncias...

Los gritos han vuelto al bello paraje de la cala El Crit

bandamed.gif (223 bytes)

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:37


Hemos recibido visitas