M@re Nostrum

Buceo en Cala Rovellada
(Colera, Girona, España)
por Josep Mª Dacosta

olera es una tranquila población del Norte de la Costa Brava. Este pueblo gusta del turismo familiar y propone a los visitantes diferentes paseos a pie y en bicicleta de montaña. Para los amantes del buceo hay varias opciones, la zona de Cap de Ras, la Veta Blanca y la popular Cala Rovellada.

Colera dispone de dos miradores singulares de visita absolutamente recomendable. Delante de la estación del ferrocarril, destaca el Art-Park, un insólito conjunto de volúmenes escultóricos recubiertos por baldosas de colores. Algunos de ellos evocan formas marineras como peces y barcos. Es obra del artista local, de formación autodidacta, Joan Padern (1924).

El objetivo de esta acción combina el ornamentar la bahía con el hecho de ser la tarjeta de identificación de Colera para los viajeros del tren. Desde este punto, tenemos la panorámica más cantábrica de la Costa Brava. Las montañas oscuras encorsetan un pequeño puerto, que se encuentra en la desembocadura de un torrente, delante de la mar.

En el cabo Lladró, a medio camino del núcleo urbano y de la playa de Garbet, hay un lugar áspero, donde dos cañones utilizados en la guerra de la Independencia se encaren a la mar. El monumento es aquí el paisaje: desde la Veta Blanca hasta el cabo de Creus. La Veta Blanca queda a la izquierda, en dirección norte y consiste en un filón de roca blanca que cae a plomada hacia el mar.

En uno de los cañones, durante una temporada hubo una curiosa pintada: "Mori la mort" (Muera la muerte).

Alguna razón deberían tener los autores, ya que el pueblo fue incesantemente bombardeado durante la guerra Civil con el objetivo de destruir el puente del ferrocarril que pasa por encima de la población.

Inmersión en Cala Rovellada

Desde el pueblo y hacia el norte, parte la carretera que lleva a cala Rovellada, estando muy próxima esta recogida playa de la Veta Blanca.

La Rovellada debe su nombre a una fuente de aguas ferruginosas. Actualmente una urbanización ha crecido alrededor de este acogedor enclave, aunque el ambiente es sosegado incluso en plena temporada estival.

Un pequeño muelle permite al submarinista equiparse y salir desde la playa. A pesar de la comodidad que supone al buceador y al pescador submarino acercar el coche y descargar el material, aconsejamos retirar el vehículo del muelle para no deslucir el encanto de la playa ni entorpecer el espacio de los bañistas.

Rovellada es buen lugar para iniciar a los apneístas y a los niños. Hay una amplia zona de piedras, rocas y posidonias a escasa profundidad donde se pueden encontrar agradables sorpresas, como el nudibranquio Diaphorodoris papillata, la planaria naranja Pseudoceros o el pez chafarrocas (Lepadogaster lepadogaster).


"Fons Marí" óleo sobre madera del
pintor de Colera Joan Padern (1964)
Arxiu del Museu de l'Empordà

Otro de los aspectos interesantes de Rovellada son las comunidades de arena en intersección con el roquedal. Este paisaje submarino que combina el arenal con la roca se encuentra a 15 metros de profundidad al que se llega al cabo de 10 minutos de natación desde la playa y nadando paralelamente a la vertiente norte de la costa.

En nuestras inmersiones hemos admirado en este "desierto" arenoso la anémona Condylactis aurantiaca que a menudo hospeda los pequeños camarones simbióticos del género Periclimenes. Debido a su reducida talla y gran transparencia, resulta un reto descubrir estos crustáceos.

En la arena hay numerosos restos de moluscos escafópodos conocidos popularmente como "colmillos de elefante". Otros moluscos presentes en esta área de material detrítico fino son el caracol Hinia reticulata, que avanza sobre la arena como una máquina quitanieves a la vez que levanta su largo sifón, y el bivalvo brillante Calliste chione.

Resultan muy frecuentes algunos pequeños peces planos y diminutos pececillos transparentes, que huyen rápidamente del buceador.

El contacto entre la arena y la roca a esta misma profundidad ofrece gran biodiversidad, con muchos taxones distintos.

No faltan las gorgonias blancas (Eunicella singularis), la naranja (Lophogrogia sarmentosa) y la curiosa anémona (Cereus pedunculatum) que viven entre las brechas del roquedal.

Todo submarinista sabe que si la suerte le es propicia, en estas rendijas no suelen faltar los congrios y algún bogavante.

BUENAS INMERSIONES!

© Texto y Fotos: Josep Mª Dacosta
Plano extraído de la Guía Oficial de las Playas de España vol. 3 (Catalunya)
"Fons Marí" Oleo sobre madera, de Joan Padern 1964, Arxiu del Museu de l'Empordà

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:37


Hemos recibido visitas