M@re Nostrum

VIDA PEQUEÑA EN CALA MONTGÓ
20 de mayo del 2000
Por Miquel Pontes

bandamed.gif (223 bytes)

LA INMERSIÓN

uestra intención original era sumergirnos en nuestra isla favorita, Illa Mateua (L'Escala) pero una brisa proveniente del norte, que nos anunciaba una inminente tramontana, nos hizo ser prudentes y optar por bucear en la vecina Cala Montgó. Salir del agua cargado con todo el equipo de buceo no es ninguna broma cuando sopla la tramontana, sobre todo si la playa está formada por un amontonamiento de piedras de diferentes tamaños. Puede decirse que fue el viento el que nos aconsejó ir a Cala Montgó.

Cala Montgó está situada un poco al sur del golfo de Roses, se caracteriza por mantener sus aguas tranquilas incluso en los peores temporales de tramontana, por lo que siempre es una buena opción cuando toda la comarca está bajo el influjo de este poderoso y caprichoso viento. Esta protección nos permite también realizar interesantes inmersiones nocturnas, aptas incluso para que los buceadores noveles entren en contacto con esta especialidad.

Como comentamos en nuestra última inmersión en la zona, una "marea azul" de medusas Velella velella acabó en la playa el domingo 14 de mayo. Una semana después podían verse, por centenares, los restos secos de estos frágiles cnidarios esparcidos por la arena.

Nuestra inmersión transcurrió en cotas muy someras, debido a la configuración del fondo, compuesto por arena y por una pradera de posidonia en bastante buen estado de conservación. Esto nos permitió sacar el máximo partido de nuestro tiempo, pues cuando salimos del agua, al cabo de una hora y media, aún teníamos aire suficiente para permanecer sumergidos una media hora más, aunque fue la temperatura del agua, unos 16ºC, la que nos hizo dar por terminada la inmersión.

Para el buceador corriente esta inmersión pudiera parecer tremendamente aburrida, pues la ausencia de grandes peces era manifiesta, pero cuando se aprende a mirar, cualquier rincón alberga una cantidad de vida que desafía a nuestra imaginación.

Comenzamos nuestra incursión submarina andando, pues el desnivel de la playa es muy escaso. Cuando por fin alcanzamos un metro de profundidad más o menos nos pusimos los reguladores y nos sumergimos. Tuvimos oportunidad de ver los primeros peces del día, las arañas, que camufladas en la arena son una desagradable sorpresa para el bañista incauto. Algún cangrejo ermitaño (así como alguna sepia o algún lenguado en verano) alegra la vista de quien se canse pronto de ver arena.

De vez en cuando aparecen montículos rocosos en el fondo, sobre ellos se concentra gran cantidad de animales minúsculos, además de algún pulpo intentando comerse un berberecho y algún nudibranquio, pero no es hasta que alcanzamos las estribaciones de la pradera de posidonia, a una profundidad de unos 4 metros, que empezamos a ver vida en cantidad.

La mayor parte de los animales que pueblan el fondo raramente se alejan de sus escondites. Por ello a menudo es necesario darle la vuelta a las piedras que les resguardan para descubrir ejemplares interesantes como las orejas de mar, las limas o los ofiuros, pero también se encuentran ascidias coloniales, briozoos y nudibranquios.

Es importante recordar que debemos dejar en su posición original todas las piedras que giremos, o los peces darán cuenta de sus habitantes en pocos minutos.

Otro nido de vida son las frondes de algas y plantas del fondo. En nuestra inmersión, inspeccionando cuidadosamente los matojos de algas encontramos varios nudibranquios, dado que muchos de ellos se alimentan de dicho alga o de algún otro ser que crece en o cerca de ella. Por ejemplo el opistobranquio Elysia timida se alimenta del alga Acetabularia acetabulum, por lo que si nos fijamos en el alga, podremos descubrir fácilmente a sus "huéspedes". Cabe resaltar que en esta época del año, los Elysia timida son más grandes que nunca y parecen estar en reproducción, como atestigua alguna de las fotos de esta inmersión.

Dada la época en que realizamos esta inmersión, tuvimos la oportunidad de ver a los tordos (Symphodus cinereus) construyendo y defendiendo sus nidos de otros peces. Es muy curioso observar como se alejan un poco a buscar un tipo de alga determinado y regresan rápidamente a colocarla en su nido para hacerlo más confortable.

La pradera de posidonia está en bastante buen estado en esta cala y se extiende impenetrable desde los 4 metros de profundidad hasta un fondo de arena a unos 14 metros, situado como a 250-300 metros de la playa y tendiendo hacia el centro de la cala.

Si se observa con atención es posible encontrar alguna nacra (Pinna nobilis), molusco bivalvo que puede llegar a alcanzar un tamaño considerable (hasta 80 cm) pero que se encuentra en recesión al igual que lo están muchas de las praderas de posidonia, victimas silenciosas de la presión humana sobre su nicho ecológico.

Pudimos observar las barras de hierro que señalizan el límite inferior de la pradera de posidonia (a unos 14 metros de profundidad) y que han sido plantadas por los miembros de la Xarxa de Vigilancia dels Alguers de Posidonia, un proyecto conjunto del Departament d'Agricultura, Ramaderia i Pesca de la Generalitat de Catalunya, la Universitat de Barcelona y la Escola del Mar de Badalona, que efectúa un seguimiento de la evolución de las praderas de fanerógamas marinas.

En las siguientes fotos podréis observar gran parte de los animales que pudimos ver en nuestra inmersión, aunque mucha gente no habría visto nada (ni meros, ni morenas, ni congrios...)

LAS FOTOS

Clica sobre les fotos para ampliarlas
Cangrejo ermitaño Elysia timida Elysia timida (vista lateral)
Elysia timida Grupo de Elysia timida Elysia timida
Flabellina pedata Flabellina pedata
Flabellina pedata Flabellina pedata Flabellina pedata
Lima Quitón Thuridilla hopei
Thuridilla hopei Thuridilla hopei Thuridilla hopei
(C) Josep Mª Dacosta y Albert Ollé


Clica sobre les fotos para ampliarlas
Blenio Castañuelas Lima
Nacra Parablennius gattorugine
Pulpo Pulpo Sargo
Cabrilla o Serrano Sphaerechinus granularis Symphodus rostratus
Scorpaena scrofa Symphodus tinca Symphodus ocellatus
Tordo Tordo en su nido
(C) Miquel Pontes


EL PERFIL

perfil200500.jpg (46670 bytes)
Gráfico de la inmersión generado por el programa WLOG

bandamed.gif (223 bytes)
© Albert Ollé
© Josep Mª Dacosta
© Fotos: Miquel Pontes

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:37


Hemos recibido visitas