M@re Nostrum

Inmersiones en las Illes Medes
por Bruno Aguilar

Este es un resumen de las inmersiones realizadas en las Islas Medes durante la primera semana de Julio 98, en que visitamos "La Pota del Llop", el "Carall Bernat" y la "Pedra de Deu".

or fin!, después de un largo invierno, vuelvo a sumergirme en mis aguas favoritas. Siempre que acudo a las Medes (L'Estartit - Girona) lo hago con el centro de buceo "El Rey del Mar" que, aparte de simpatía y profesionalidad, dispone de un barco amplio con plataforma hidraúlica (ascensor) lo cual es comodísimo a la hora de volver al barco cargado con todo el equipo.

Siempre que buceamos nos hacemos acompañar por un monitor-guía, que tiene grandes ventajas de seguridad, planificación de la inmersión, etc.. y sobretodo nos permite olvidarnos de la orientación bajo el agua y nos lleva directamente a los lugares más espectaculares, que ellos conocen perfectamente.

Una vez en las aguas de las Medes que, como seguramente conocereís, es una zona protegida contra toda actividad de pesca, bajamos por las diferentes boyas, hasta concentrarnos a unos 15 metros de profundidad y a partir de allí iniciamos nuestro recorrido; es habitual verse rodeado, desde la entrada en el agua, por multitud de peces curiosos que, hace ya generaciones, perdieron el miedo a su peor enemigo: el hombre.

Algunos comparan las Medes, de manera algo despectiva, con una reserva como Rio León Safari, dado que muchos peces se acercan para ver si reciben comida de los buceadores. Yo respondería a esta observación que ojalá todo el Mediterraneo se pareciera a las Medes y no fuera éste un lugar único al que pocos se pueden comparar.

También es verdad que la situación de estas islas es privilegiada, ya que la aportación de nutrientes provenientes de la cercana desembocadura del rio Ter es muy impotante.

Como decía, una vez en el agua los peces nos rodean. Ya desde el primer momento, grandes meros de entre 5 y 50 kgs. van y vienen cerca nuestro, como en una especie de juego. Algunos nos siguen durante casi todo el recorrido.

Pudimos ver asimismo cómo 3 o 4 grandes meros molestaban a un gran pulpo, según nuestra guía, lo estaban atacando.

También hay multitud de sargos de dimensiones sorprendentes, que tampoco aquí demuestran una actitud temerosa hacia el buceador.

Hay praderas de poseidonia de colores vivos por todas partes y en pequeñas cuevas podemos observar el famoso coral rojo, anémonas, esponjas, nudibranquios, espirografos y un sinfín de vida animal y vegetal.

Agarrados a una roca (por culpa de una considerable corriente) y mirando a través de una pequeña cueva hacia el horizonte azul claro, impresionante por el contraluz, vimos pasar un grupo de barracudas y mantas, de la emoción casi pierdo el regulador.

Como siempre las Medas son una experiencia inolvidable, que no debe faltar en el currículum de todo submarinista español.

Unicamente lamentar que el agua no estuvo todo lo clara que nos hubiese gustado.

© Texto: Bruno Aguilar

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:37


Hemos recibido visitas