M@re Nostrum

Cala Llevadó, explosión de vida
Domingo 15 de Marzo 1998
por Eulàlia Rodés

uvimos que "aletear" mucho -para ser invierno- antes de llegar a nuestro destino.

De camino encontramos doncellas (Coris julis) muy pequeñas, cabrillas (Serranus cabrilla) más grandes que nunca, muy tranquilos defendiendo con gallardía su territorio, blenios (Parablennius gattorugine) estáticos y atentos, que siempre parecen vigilarnos y que no suelen salir corriendo ante nuestra presencia.

Fuimos siguiendo las rocas, dejando a nuestra izquierda el entrante en que habíamos hecho la immersión el fin de semana anterior, hasta que llegamos al paso que hay a mano derecha. La anémona de siempre, con dimensiones nunca vistas: ha crecido mucho este invierno. Dos metros antes de la anémona había una planaria (Prothescereaus roseus) de color malva, de casi 3 centímetros. Ya estábamos en las cercanías de la "estancia" semicircular.

Pasamos del lado izquierdo hacia el derecho de un entrante, atravesando unos 10 o 15 metros de arena y ya estábamos en la maravillosa pared coralígena, llena de entrantes y salientes llenos de vida, con los reyezuelos (Apogon imberbis) y las escórporas (Scorpaena sp. de hecho tan sólo vimos una, cosa inusual en este lugar), coralina (Myriapoda truncata), anémonas amarillas incrustantes (Parazoanthus axinellae), y esponjas de color amarillo, rojo y violeta.

Seguimos las formaciones rocosas en dirección a la costa y de nuevo hacia mar adentro por el otro lado del entrante, de manera que finalmente volvimos a estar muy cerca de la anémona expansiva. En la pared del fondo, la que antes he bautizado como "estancia", vimos un cangrejo ermitaño (Dardanus calidus) con cuantro anémonas (Calliactis parasitica) por sombrero, todas medio cerradas. También había un congrio (Conger conger), que Miquel pudo fotografiar antes de que se escondiese en un agujero.

Ya en el lado izquierdo de la estancia, vimos una estrella de capitán, nunca antes vista por mi bajo el agua, y muchos espirógrafos pequeños y rosados.

A la vuelta fuimos mucho más rápido que a la ida, porque acortamos camino pasando por encima de las caprichosas y sinuosas formaciones rocosas que conforman esta cala, en vez de rodearlas por el fondo.

Vimos un espirógrafo marrón anaranjado (Spirographis spallanzani), un tordo (Symphodus sp.) al lado de su base, y un pulpo (Octopus vulgaris) que se escondía de nosotros muy, muy lentamente.

Casi al final vimos un pez inaudito para nosotros. A dos metros de profundidad, donde a veces una piedra en el bolsillo se agradece si uno no lleva suficiente plomo en el cinturón, Miquel levantó una piedra del fondo con este fin, y así nos encontramos con un pequeño pez de color verdoso y manchas azules, con una cabeza que recordaba la de un pez globo en cuanto a la forma.

Todo él era bien pequeño, acaso 5 centímetros. Parecía que no tuviese aletas laterales y que se propulsase tan sólo con la cola, pero sí tenia aletas laterales. Era un "chafarrocas" Lepadogaster lepadogaster, un pequeño pez carnívoro que vive bajo las piedras de los primeros 10 metros de agua, y que se agarra a ellas mediante sus dos aletas convertidas en pequeñas ventosas.

Este pez, que me pareció más tropical que mediterráneo, puso un gratificante punto final a nuestra inmersión.

DATOS TÉCNICOS

Localización: Cala Llevadó, entre Lloret y Tossa de Mar, Comarca de la Selva, Girona, España
Condiciones climatológicas: Cielo despejado. Gregal (NE) moderado. 15ºC
Condiciones del mar: Mar de fondo. 12ºC
Profundidad conseguida: 12,6 metros
Visibilidad aprox.: 8 metros
Duración de la inmersión: 58 minutos
Consumo de aire aprox.: 1.900 litros

PERFIL

FOTOS


Un congrio Conger conger


Un cangrejo ermitaño Dardanus calidus con cuatro anémonas simbióticas Calliactis parasitica


Un juvenil de gobio gigante Gobius cobitis


Una colonia de anémonas incrustantes amarillas Parazoanthus axinellae


Una planaria Prothecereaus giebrechtii de 3 cm de longitud


Un impresionante espirógrafo Spirographis spallanzani


Una moma nariguda Tripterygion tripteronotus


Una bella colonia de tunicados


Nuestra última sorpresa del día, un Lepadogaster lepadogaster

© Texto: Eulàlia Rodés

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:37


Hemos recibido visitas