M@re Nostrum

MOMENTOS MÁGICOS
La fotografía desde tu kayak

por Carmen Adell

on la práctica del kayak de mar te encontrarás con "momentos mágicos" que querrás reflejar en tus fotografías y que en muchas ocasiones por la dificultad que conlleva el sacarlas no podrás realizarlas. Yo siempre he dicho que mis mejores fotos o la foto de mi vida solo están en mi recuerdo, no tenía manos suficientes para apretar el dispositivo, aun así aquí tenéis algunas de las fotos que a mi me gustan y que creo os pueden dar una mínima muestra de la atmósfera que se puede vivir practicando este deporte. Desde aquí os emplazo a comprobarlo por vosotros mismos.

 

Independientemente de la marca de la cámara que poseas (Canon, Minolta, de usar y tirar...) para realizar tus fotos dentro del mar debes contar con una máquina resistente al agua. Con el agua salada el mantenimiento de las mismas debe ser muy cuidadoso, desalándolas en cada oportunidad que puedas. La posibilidad de sacar buenas fotos o fotos inmemorables aumenta teniendo tu máquina a punto para disparar el dispositivo cuando menos te lo esperas.

Cuando navegas en tu kayak de mar utilizas tus dos manos para agarrar la pala, para mantener el equilibrio, para realizar alguna maniobra que te ayude a acercarte o a salir de la situación en que te encuentras, tu kayak se esta desplazando y posiblemente el objetivo que quieres fotografiar también. Es casi imposible poder plasmar la magnitud del oleaje o el estado de la mar, mientras tu estas un instante en la cresta de la ola, el objetivo a fotografiar en su seno, o los dos en la cresta. En estos momentos es cuando ves la realidad de la foto que te gustaría haber sacado; emerge un delfín, se acerca una foca, una bandada de pájaros que se desplaza a tu paso, un compañero que le ha cogido una ola que se avalancha hacia ti y te la vas a tragar, bancos de peces que jugando saltan a tu paso...

 

Mantén tu cámara colgada en el cuello o en tu bolsillo del chaleco salvavidas lo más a mano posible. Aunque sean cámaras resistentes al agua siempre te encontrarás con el objetivo mojado ya sea por las salpicaduras del oleaje, el bao producido por la humedad, o con alguna gota de salitre que deberás secar sino quieres que las fotos te salgan diluidas en una especie de niebla, o simplemente con manchas. Para evitar esto yo procuro llevar un pañuelo de algodón en el cuello con el cuál intento limpiar el objetivo de la cámara siempre que puedo y antes de prever un momento mágico, aun así no siempre como os he dicho lo consigo.

Las fotografías realizadas en tierra o desde tierra firme son relativamente más fáciles, te puedes orientar respecto al sol, tus manos están libres, no hay desequilibrios, puedes secar el objetivo, solo tienen la dificultad muchas veces de abarcar todo el entorno (el zoom si lo posee deja mucho que desear) y de mostrar las sensaciones que estas viviendo. Cada día me gusta más revelar mis fotos en busca de la foto de mi vida.

Algunos momentos mágicos



© Texto: Carmen Adell

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2013  Todos los derechos reservados


Última modificación: 31 desembre 2012 10:59


Hemos recibido visitas

M@re Nostrum