M@re Nostrum

ARA Libertad
Carta de un gaviero a su madre
por C
ristina Cioffi

avegando en estos mares, desde mi fragata, te escribo para contarte que seré integrante de la Guardia de Honor del barco desde el palo mayor. Mi traje de época está listo. El pantalón azul, la remera a rayas azules y blancas, la faja, la chaqueta y el sombrero, junto con mi cinturón de seguridad, me esperan para ascender a las alturas.

Primero subiremos hasta la cofa, que es el primer tramo -y el primer descanso- a una altura de unos 20 metros. Luego seguiremos hasta la cruceta, a unos 35 metros y así hasta el final, a unos 50 metros de la cubierta. Desde allí veremos los barcos que nos reciben y podremos demostrar nuestro orgullo de ser gavieros de la Libertad.

Nos han hecho muchas pruebas de aptitud para ver si podíamos trabajar en la arboladura con seguridad. Una audiometría, un electroencefalograma, una prueba laberíntica y un electrocardiograma. Todo esto nos da confianza, pero nunca abusamos de ella y estamos siempre atentos, algunas veces con frío, otras con lluvias, temporales, tormentas, y siempre con un poco de miedo... ¿por qué no? Desde lo alto cazamos las velas; las primeras son las cuchillas, luego los foques y los stay...

Estamos comprometidos con nuestro trabajo, sentimos vocación y orgullo, porque somos gavieros del buque insignia de la Armada, lo que nos inunda de satisfacción. Buscaremos nuevos rumbos desde el palo bauprés, donde hay una mujer que nos acompaña, una mujer que, como tú, está delante nuestro. Una mujer que, como tú, dió la vida.

Hoy mamá, soy feliz porque comprendes mi orgullo, porque aunque tienes miedo comprendes mi espíritu, y te doy gracias porque tú sabes que mi fragata siempre será sinónimo de LIBERTAD.



© Texto: Cristina Cioffi
© Fotos: Cristina Cioffi y Patricio Saavedra

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2016  Todos los derechos reservados


Última modificación: 01 de gener 2016 09:35


Hemos recibido visitas