M@re Nostrum

Los Océanos: La (in)agotable fuente de sustancias alimenticias...
Por FANNY GARCÍA (Hipocampo)

céano Pacifico, Océano Atlántico, Océano Indico, Océano Glacial Antártico y Océano Glacial Ártico... Comprenden el 90 % de la masa total de los seres vivos, animales y vegetales del mundo, y son fundamentales para millones de personas.

Una de las particularidades más relevantes del agua de los océanos es su salinidad. Desde los tiempos más remotos, la sal común ha sido uno de los recursos más valiosos del hombre. La sal fue siempre un elemento imprescindible para nuestro organismo y un signo de gran valor.

Cuando hablamos de salinidad, no nos referimos en exclusividad a la sal común (Cloruro de Sodio), sino también a una gran variedad de sales. Con leves diferencias, el mar contiene siempre los mismos componentes esenciales y en las mismas proporciones, aunque se alteren ligeramente en función del lugar y el clima.

La composición química aproximada de un litro de agua de mar es:

Agua destilada 1000 gr.
Cloruro de sodio 24 gr.
Cloruro de magnesio 5 gr.
Sulfato neutro de sodio 4 gr.
Cloruro de calcio 1.1 gr.
Cloruro de potasio 0.7 gr.
Bicarbonato de sodio 0.2 gr.
Bromuro de sodio 0.096 gr.
Ácido bórico 0.026 gr.
Cloruro de estroncio 0.024 gr.
Fluoruro de sodio 0.003 gr.

Por tanto, en cada 100 kg. de sal de mar encontramos:

Cloruro de Sodio 68.3 Kg.
Cloruro de Magnesio 14.23 Kg.
Sulfato de Sodio 11.38 Kg.
Cloruro de Calcio 3,12 Kg.
Otras sales 2,97 Kg.

Algunas de estas sales son necesarias para la vida: El Cloruro de Calcio es un elemento sustancial para los animales, que lo utilizan para formar sus conchas o esqueletos, pero el Cloruro de Potasio, el Bicarbonato de Calcio y los diferentes Nitratos, Nitritos, Fosfatos y Silicatos también son empleados por todos los seres vivientes, animales o vegetales.

Como se puede apreciar, cada una de estas sales y la suma de todas ellas forman el componente esencial para la vida en el mar, y por ende, para nuestra vida, pero no sólo por su química, sino también por su física; si el mar llegara a desaparecer, las noches serian heladas y los días extremadamente calurosos, por lo tanto, la vida seria absolutamente imposible...

La vida en el mar se desarrolla en toda la superficie y en las profundidades. La vida depende exclusivamente del fitoplancton (diminutas plantas con clorofila que flotan en las aguas superficiales) y que a su vez sirven de alimento al zooplancton (animales diminutos). Estos son la base del alimento de casi todas las especies marinas.

En la actualidad es muy cómodo señalar que el mundo solo puede salvarse explotando recursos del mar, pero sostener esta afirmación es totalmente desacertado, puesto que estos recursos no son, en absoluto, inagotables o infinitos. Por tanto debe ponerse un límite a tanta compra gratuita en el Supermercado Oceánico.

Cuatro de las regiones del mundo más abundantes en vida marina ya han sido agotadas, y el resto se acerca rápida y peligrosamente al agotamiento debido a la contaminación (vertidos de petróleo -cada 8 meses, alrededor de 40 millones de litros de crudo terminan en el mar-, pesticidas, vertidos industriales y el cieno de las tierras deforestadas) y a la explotación irracional de sus recursos y la destrucción del hábitat.

Algas

En el Océano se encuentran unas 17.000 a 18.000 especies de plantas marinas. De las llamadas algas, únicamente las pardas (Ascophyllum nodosum, Laminaria y Undaria), y las rojas (Porphyra, Euchema y Chondrus crispis) son consideradas de importancia económica.

Se emplean para productos farmacológicos por sus supuestas propiedades anticancerígenas, antimicrobianas, anticoagulantes y antiinflamatorias, para combatir el envejecimiento de la piel y el sarcoma en los tejidos blandos.

¿Tienen las algas una composición similar al plasma sanguíneo, capaz de activar el metabolismo, aliviar el cansancio y el agotamiento físico?

¿Son realmente insustituibles las algas como el alimento del futuro, debido a sus componentes (proteínas, vitaminas, provitaminas, azúcares, yodo, calcio, manganeso, potasio, hierro y otros oligoelementos?

¿Tienen realmente la capacidad de actuar como descontaminantes de la radioactividad?

¿Podrá reequilibrarse nuestro cuerpo y recuperaremos la belleza perdida, si hacemos tratamientos de algoterapia?

Pero la explotación de las algas no se limita sólo a medicamentos, sino también como alimento para ciertas especies de ganado; se emplea un preparado de harina de algas marinas para la alimentación de cerdos, pollos y peces de criadero (entre los que se destacan los salmones).

Las gigantescas algas del Pacifico se recogen como fuente de yodo y de “algina”, una sustancia usada en la preparación de helados y postres.

Otros tipos de algas, como el “musgo irlandés”, se emplean para curtir cueros y en la fabricación de cremas de belleza y champús.

De algunas variedades de algas se obtiene una sustancia gelatinosa que absorbe una gran cantidad de agua. Los médicos la emplean en sus investigaciones como campo de cultivo propicio para las bacterias. La industria lo usa también para el acabado de los textiles y en farmacología, para fabricar laxantes y otros preparados.

¿Vale la pena sobreexplotar estos recursos? ¿Por qué no usarlos con moderación? ¿Y si nos detuviéramos a reflexionar sobre qué clase de planeta queremos dejarles a nuestros hijos?

Invertebrados

Se emplean extractos de infinidad de organismos marinos, como los corales, esponjas y tunicados con fines medicinales.

Se obtiene quitina y quitosán a partir de los caparazones de crustáceos.

Los mejillones y los caracoles de agua dulce se emplean en el tratamiento de la piel y la obesidad; para ello, se debe pescar una cantidad mayor de la habitual, lo que termina con la sobreexplotación de los mismos.

La Tridacna es utilizada para la alimentación humana y para adornar los grandes acuarios, uno de los grandes motivos de sobreexplotación de esta especie.

Entre otros invertebrados marinos, los gasterópodos de la superfamilia Conoidea son utilizados para la preparación de pépticos y proteínas neuroactivas con el supuesto fin de ayudar al sistema nervioso y neuromuscular.

Los hermosos corales son vitales para la existencia humana; son la zona de cría de los peces. Los arrecifes están siendo reducidos por efecto de la expansión humana. Esta destrucción comenzó en el siglo XIX debido a la pesca indiscriminada, hoy en día se suman la contaminación y el calentamiento global, lo que ya ha exterminado aproximadamente una cuarta parte de los arrecifes existentes. Estudios científicos auguran que los Arrecifes Coralinos solo sobrevivirán unas pocas décadas si no se los protege urgentemente.

En la zona antártica, debido a la disminución de las reservas de ballenas, han aumentado espectacularmente las poblaciones de Krill, un pequeño crustáceo similar al camarón que se alimenta de fitoplancton.

Dado que el krill contiene muchas vitaminas, proteínas (70%), minerales y oligoelementos, ácidos grasos (oleico y omega-3) se está explotando en grandes operaciones comerciales promocionadas por los dos países más interesados: Japón y Rusia. La sobreexplotación del Krill, parte esencial de la cadena alimenticia de casi todas las especies Antárticas, podría tener efectos desastrosos a medio plazo.

Varias clases de cefalópodos son capturados en primer lugar por su valor comercial. La industria está estudiando también sus potenciales poderes antidepresivos, anticancerígenos, desinfectantes, protectores cardiovasculares y afrodisíacos. Sumado a todo ello, se les atribuyen también poderes contra el envejecimiento.

Grandes mamíferos

La matanza indiscriminada de las Ballenas, que comenzó alrededor del año 1600, representa un excelente negocio para la industria ballenera: aceite, carne, grasa, piel, ambar gris (se encuentra en el interior de los cachalotes y se utiliza como fijador de perfumes y saborizante de comidas y bebidas).

Los principales países cazadores de ballenas son Japón, Rusia, China, Noruega, Dinamarca, Islandia, Corea, Finlandia, Australia, Nicaragua y Panamá.

Las orcas y delfines también son objeto de explotación industrial. De una cera que se encuentra en el semen del delfín se extrae el alcohol de cetilo. Su carne es apreciada en muchas culturas, entre ellas la China, pues los hombres consideran que comiéndola aumenta su virilidad.

Estos cetáceos están viendo reducidos sus efectivos y destrozado su hábitat natural, son capturados y separados de sus familias, perseguidos por barcos que pretenden pescar una hembra en edad de apareamiento o bebés para los oceanarios de todo el mundo. Los que son desechados vuelven al mar sufriendo shock, depresiones, resfriados y muerte.

Las redes de deriva, caladas ilegalmente en muchos casos con el objetivo de capturar peces espada y túnidos, se ceban en los delfines, que mueren por ahogamiento cuando se enredan en ellas.

Tiburones

Algunos estudios revelan que los tiburones son inmunes al cáncer, a los problemas circulatorios y a la contaminación, pero aún no se sabe el por qué.

Del tiburón se aprovechan muchas cosas: el aceite de su hígado es muy rico en vitamina A, y ha sido muy requerido por la industria farmacéutica, aunque ya no es muy rentable. La piel se emplea en la industria textil y en curtidos para: carteras, cinturones, bolsos, y zapatos, entre otras cosas. También se obtienen lubricantes y productos cosméticos.

Mas de 100 millones de tiburones son capturados cada año, en su mayor parte para satisfacer la demanda existente en Asia (para hacer una sopa en la que se utilizan solo sus aletas), por el temor que nos inspiran y, lastimosamente, como simples trofeos de pesca. Todo ello está causando estragos en estas especies, de ciclo reproductivo muy lento, de forma que están al borde del colapso a nivel mundial.

El tiburón ocupa el primer lugar en la cadena alimenticia. Razonemos entonces: su exterminio ha desequilibrado ya el ecosistema, en consecuencia, siguiendo la cadena natural, todas las demás especies, incluida la humana, se verán afectadas en mayor o menor plazo.

Reptiles

Las tortugas marinas se explotan por su cuero (muy costoso) y por sus huevos. También se utiliza su grasa, que se emplea en cremas faciales, revitalizantes, jabones, lociones y lubricantes. En algunos países se consume su carne, aunque en muchos está prohibido hacerlo.

Peces

El pequeño y fascinante caballito de mar, es muy demandado en Asia, donde se utiliza siguiendo los preceptos de la Medicina Tradicional China; una vez seco y reducido a polvo, se emplean en preparados contra la impotencia sexual, para los huesos, el asma y las enfermedades renales. Los caballitos de mar se emplean también como objeto decorativo, pero lo más grave, es su venta a los acuaristas occidentales, adonde no llega vivo ni el 10% de los ejemplares capturados.

El esturión está en peligro de extinción debido a las presas y a la destrucción de los cursos de agua y sus hábitats pero, en especial, por culpa de la pesca ilegal que pretende obtener únicamente sus apreciadas y costosas huevas, (un negocio sin control que lo ha llevado a la sobreexplotación).

En resumen

La excesiva actividad de las potencias pesqueras (se extraen cada año, aproximadamente 100 millones de toneladas de peces, mariscos, etc. y sin respetar los ciclos biológicos), está llevando a este gran recurso marino a su total agotamiento.

En el mar Rojo, en la zona de Yemen y Djibuti, prácticamente han desaparecido todos los tiburones, la cima de la pirámide ecológica, y esto es solo un ejemplo de lo que está pasando a escala mundial.

Los cetáceos están amenazados en todo el mundo. Casi sin conocerlos, desaparecerán rápidamente de la faz de la Tierra gracias a la ambición de unos pocos. En estos días en que paradójicamente aumenta la conciencia ecológica del público, parece cada vez cuenta menos la protección del medio ambiente y no se respetan las pocas iniciativas para protegerlo (no se cumplen los compromisos de Kyoto, se reanuda la caza comercial de ballenas, se matan 350.000 focas en Canadá “porque hay demasiadas”...) ¿por qué no cambiamos esta tendencia?

Hemos agotado la mitad de las reservas naturales de petróleo (un recurso NO renovable) del mundo, y se da por sentado que en pocos años más se agotaran totalmente. ¿Y luego... qué?

Minerales tales como el manganeso, el níquel, el cobre y el cobalto, presentan interesantes perspectivas económicas para su explotación comercial a partir del mar. La fosforita (mineral compacto, terroso, variedad impurificada de la apatita) sirve de base para fertilizantes. El barro rojo es una excelente fuente de cobre y aluminio. El limo silícico, es usado como material filtrante, como abrasivo y como elemento aislante en calentadores, hornos y refrigeradores. Yacimientos de estaño, titanio, oro y circonio, junto a filones de hierro y carbón, están siendo explotados actualmente.

La plata, junto a otros metales de alto valor económico, así como otros minerales, están siendo “saqueados” del Mar Rojo.

La globigerina (conchas de unos animales llamados foraminíferos, con alto contenido de carbonato de calcio) se emplea para la elaboración de hormigón; los extensos depósitos que reposan en el fondo marino al alcance de todas las naciones y son el perfecto sustituto de la piedra caliza.

En la Antártida, el último paraíso natural (gracias a ser tan inhóspito) encontramos más de 100 especies de algas diatomeas, 700 especies de algas bentónicas y alrededor de 100 especies de algas de agua dulce. También encontramos más de 200 especies de peces, por no hablar de grandes mamíferos como focas, ballenas y su alimento, el ya nombrado krill. Sus recursos minerales y energéticos son numerosos; entre ellos se cuentan el uranio, el petróleo, el carbón, el gas, el hierro y otros 200 tipos más. Todos estos recursos naturales son codiciados por todos los países y por las multinacionales.

¿Cuál será el próximo blanco?

Todos y cada uno de los prodigiosos recursos del mar son blancos inertes de grupos económicos que, en nombre del progreso (y de las ganancias exorbitantes y rápidas que éste produce), expolian sin miramiento en todo el mundo. Esto puede llevarnos irremediablemente a la destrucción del planeta en un futuro no muy lejano.

Por no hablar del deterioro de la atmosfera: capa de ozono, contaminación...

Experimenté una alegría inmensa cuando el Concorde dejó de volar... pero volaran otros aviones más grandes, más sofisticados, con motores más poderosos... ¿Se sabe o se tiene conciencia del oxígeno que consume en vuelo esta maravilla moderna?

¿Qué sabemos de la capacidad (cada vez más reducida) de la Madre Naturaleza para regenerar y recuperarse de semejantes perjuicios?...

Texto original: Fanny Garcia (Hipocampo)
Adaptaciones: Miquel Pontes (M@re Nostrum)

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:29


Hemos recibido visitas