M@re Nostrum

Predecir el Océano
por Antonio Ruiz
Publicado en El País, 25.2.98

l océano ejerce el control del clima. Los cambios de circulación de sus corrientes oceánicas producen "Niños" anómalos, glaciaciones, sequías; en esencia, cambios climáticos. Sobre el océano se realiza el transporte de mercancías en la aldea global que es ahora la Tierra. En el océano está una de las fuentes esenciales de alimentos para sus pobladores. El movimiento de las aguas produce accidentes de forma constante y las pesquerías se están agotando. Las olas y las tormentas causan daños considerables en las costas.

La idea de nuestra civilización occidental de controlar la naturaleza pasa en este caso por conocer y predecir el funcionamiento del océano. Tenemos ideas bastante correctas de cómo funciona el océano, pero no lo sabemos con rigor. No podemos predecir la evolución de las corrientes marinas ni de las temperaturas y salinidades del mar de una forma exacta y rigurosa.

Estamos acabando el siglo XX. Llevamos 300 años de física y se nos plantea si el universo es realmente un ente de 10 o más dimensiones. Nos preocupamos por investigar el comienzo del universo. Pero somos incapaces de resolver las primeras ecuaciones planteadas en la física: las ecuaciones de Newton. Cuando éstas se aplican a un sistema de muchas partículas idénticas en interacción, es decir, a un fluido, cuando este fluido es agua sobre una esfera en rotación, desconocemos su solución exacta.

¿De qué sirve plantear ecuaciones cada vez más complicadas si somos incapaces de resolver las más sencillas? El océano es un desafío para la sociedad y para la física. La física trabaja con ecuaciones y observaciones. La resolución de las ecuaciones depende de la existencia de mejores ordenadores y de un esfuerzo en los métodos de tratamiento de ecuaciones complejas. Pero sin observaciones, la solución de las ecuaciones es un ejercicio académico.

El océano es difícil de observar. Se precisa observar de forma continua su estructura tridimensional. Tenemos observaciones de su superficie hechas sin rigor por los barcos desde el siglo XIX, con rigor desde 1950. De la superficie también tenemos datos de satélites. Para obtener la estructura tridimensional es preciso hacer campañas de medida mediante barcos oceanográficos y, sobre todo, fondear y mantener boyas de medida.

EE UU mantiene una serie de boyas fijas a lo largo del Pacífico ecuatorial, boyas a la deriva en la cuenca del Pacífico, otras cerca de sus costas y va a instalar algunas boyas en el Atlántico ecuatorial. Europa tiene boyas de medida de oleaje en Noruega, Holanda, Reino Unido, Italia y Grecia. Pero el conjunto más completo de sistemas de medida del océano cerca de las costas lo tiene en estos momentos España, gracias a una iniciativa de Puertos del Estado y del Centro de Estudios y Experimentación del Ministerio de Fomento.

A finales de 1998 habrá en torno a las costas españolas nueve boyas oceanográficas complejas, unas 24 boyas de medida de oleaje escalar, cuatro boyas de oleaje direccional, cinco radares de medida de oleaje, 14 mareógrafos y 30 estaciones meteorológicas costeras. Estos sistemas proporcionan los datos en tiempo real a los modelos que hacen la predicción de la evolución del océano; datos y salidas de modelos se archivan día a día con un estricto control de calidad. Estos archivos son los que permiten mejorar el conocimiento del océano.

El conjunto de datos en tiempo real, predicción y archivo se conoce como oceanografía operacional. En toda Europa se están diseñando los instrumentos administrativos, en forma de institutos o agencias, para realizarla. España está en la mejor posición en este momento para liderar la actividad de la oceanografía operacional en Europa, pero se necesita el compromiso firme y decidido del Gobierno, a través del organismo más competente, para mantener el sistema instalado, los modelos y el equipo humano que la realiza en este momento de una manera excelente pero incompleta.

Antonio Ruiz de Elvira es catedrático de Física Aplicada de la Universidad de Alcalá de Henares y director del departamento de Clima Marítimo de Puertos del Estado.

© Texto: Antonio Ruiz

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:29


Hemos recibido visitas