M@re Nostrum

No es el mar el que se
traga los plásticos
por Francesc Candel
Publicado en el Diario AVUI, 10/03/98
Traducido por Miquel Pontes

irar directamente al mar las basuras es el recurso que utilizan los barcos en particular y las poblaciones de la costa en general. Resulta extraño que, de todos estos residuos, sean los plásticos los que tienen una repercusión más inmediata sobre la vida marina. Debido al hecho que la mortalidad que producen entre la fauna marina no es epidémica, sus víctimas pasan desapercibidas. Sus consecuencias, pues, tienen poca difusión en los medios de comunicación.

Resumiendo la cuestión, resulta que el plástico comporta una peligrosidad que no lo parece, porque no causa repugnancia. Se podría decir que por su limpieza y asepsia, no se le considera contaminante. Además, es como si no fuera agresivo contra nosotros, las personas. Precisamente, su condición de no degradable, que lo mantiene en cierta manera indestructible, es lo que lo hace peligroso para ciertos animales marinos de voracidad insaciable.

Cerca de 42 especies marinas, como los cormoranes y las gaviotas, entre otras, ingieren trozos de plástico que confunden con su alimento. Incluso alimentan a sus crías con estos trozos.

Las tortugas los confunden con las medusas, uno de sus manjares preferidos. Aunque el plástico en sí no sea peligroso, el animal puede morir transcurrido un tiempo más o menos largo a causa de la obstrucción de su aparato digestivo como consecuencia de este material.

Las muertes producidas por plástico con las que se topan estos animales son diversas: las aves que acostumbran a sumergirse en el agua, como por ejemplo los pelícanos, mueren de hambre porque los picos se les quedan obturados. Las tortugas mueren cuando quedan atrapadas en las láminas, telas o trozos de plástico.

A las focas les está reservada una muerte lenta provocada por los restos de embalajes de este material, enredados alrededor de sus cuerpos y que se mantiene sobre ellas durante todo su periodo de crecimiento.

Hay más datos macabros sobre el tema. En el Atlántico norte y en el Mediterráneo, el 30 por ciento de los peces tienen pelotas de plástico en los intestinos. El plástico está en los intestinos de numerosos animales, desde organismos planctónicos de un centímetro, hasta los mayores mamíferos marinos.

A un cachalote de doce metros, que fue arrastrado por las olas hasta las costas del Adriático, se le encontraron cincuenta bolsas de plástico embutidas en la garganta.

La autopsia de una tortuga de seis kilos que apareció muerta en una playa de Honolulu desveló que sus intestinos contenían una cuerda, una bolsa, una pelota, trozos de una botella, una bolita, una flor, un trozo de un peine, el tapón de un tubo de pasta dentífrica, un trocito de un juguete y parte de una jeringa. En total, dos kilos de plástico...

© Texto: Francesc Candel

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:29


Hemos recibido visitas