M@re Nostrum

EFECTOS INSOSPECHADOS
DE LA CIVILIZACIÓN
por Miquel Pontes

Basado en una noticia publicada por la
National Geographic Society

Marzo 1997

as ballenas sufren una vez más de la mano de la civilización y la presión del hombre sobre su entorno.

Esta vez la amenaza se cierne sobre ellas en forma de pájaro. Se ha observado últimamente que las gaviotas atacan a las ballenas posándose en su lomo y picoteándolas para alimentarse de la piel y la grasa que las protege.

Últimamente esta amenaza ha alcanzado niveles alarmantes en los lugares de cría de las ballenas, afectando principalmente a las hembras, que pasan mayor tiempo en superficie pues en esta época del año ayunan y prefieren ahorrar energías descansando en la superficie.

Los ataques, que asustan a las ballenas y provocan en ellas un comportamiento aún más tímido y huidizo, empezaron en los años 80, cuando el progresivo incremento de la población humana cerca de sus áreas de cría hizo aumentar el número de gaviotas.

La relación entre las gaviotas y el hombre es muy estrecha, pues estas aves encuentran más comida en los vertederos de las ciudades que en los devastados mares que las rodean. La culpa es, claro está, de la contaminación de origen humano.

Las nuevas generaciones de gaviotas han aprendido el comportamiento de sus progenitores y pueden forzar a las ballenas a cambiar sus lugares de cría.

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:29


Hemos recibido visitas