M@re Nostrum

Cómo adaptar un flash Sea&Sea YS50
con conector de Motormarine II
para el conector de Nikonos
Por Miquel Pontes

IMPORTANTE

EL AUTOR DE ESTE ARTÍCULO NO ASUME NINGUNA RESPONSABILIDAD POR LOS ERRORES COMETIDOS POR LOS LECTORES NI POR LOS POSIBLES ERRORES QUE CONTUVIERA ESTE ARTÍCULO.

EL LECTOR ASUME QUE, DE MODIFICAR LOS CIRCUITOS DEL FLASH, INVALIDA LA GARANTÍA DEL MISMO Y QUE PUEDE DAÑAR SU EQUIPO FOTOGRÁFICO.

EL RIESGO DE DAÑOS A PERSONAS O EQUIPOS POR LA IMPLEMENTACIÓN DE ESTAS MODIFICACIONES ES RESPONSABILIDAD ÚNICA y EXCLUSIVAMENTE DEL LECTOR.

quellos fotógrafos submarinos que nos hemos formado a base de paciencia y mediante la técnica de ensayo y error, a menudo acumulamos un montón de trastos en casa, relacionados con nuestra afición. Algunos de nosotros tenemos incluso algún flash submarino guardado, de aquella antigua cámara que nos vendimos, o que se inundó en un fatídico día...

Siempre he sido escrupuloso con las juntas tóricas de todos los cachivaches que llevo conmigo en mis inmersiones; lubricándolas puntualmente, especialmente antes de las inmersiones, sacándolas de sus ranuras cuando no se van a usar durante mucho tiempo... pero incluso con estas precauciones a veces ocurren desgracias.

MI EXPERIENCIA CON LA SEA&SEA MOTORMARINE II

Hace muchos años me estrené en la fotografía submarina con la cámara Sea&Sea Motormarine II con su flash independiente YS-50.

Esta magnífica cámara me prestó valiosos servicios durante varios años, hasta que un buen día se inundó. No quiere decir que yo viera agua por ningún lado, pero el flash empezó a dispararse solo, otras veces no se disparaba al tirar la foto...

Sospechando lo peor, la envié a reparar, y el dictamen de los técnicos fue que había entrado agua y había afectado a los circuitos.

Las tóricas estaban bien, por lo que sospecho que la culpable de la entrada del líquido elemento fue la deformación de la caja de plástico por el efecto palanca del flash externo y de la pletina a la que estaba fijada la cámara, que en algún momento debió soportar más tensiones de las que estaban calculadas. La reparación: casi tan cara como una máquina nueva... al menos eso decía el presupuesto.

Cuando las cámaras llevan más electrónica que mecánica estas cosas pasan, y es el momento adecuado -si las finanzas lo permiten- para subir un peldaño en la escala de fotosub en vez de tropezar de nuevo en la misma piedra.

Tal vez podemos optar por un modelo más evolucionado, con mejores ópticas, como la venerable Nikonos V (un clásico que, lamentablemente, ya no se fabrica) o las cajas estancas para cámaras reflex terrestres.

Pero volvamos a mi caso. Resulta que no se inundó todo el material: el flash submarino estaba en perfecto estado. Desde la inundación y muerte de la cámara, el pobre flash había quedado olvidado en un cajón.

Y, casualidades de la vida, para la nueva cámara necesitaba un flash... hay muchos modelos y precios, dependiendo del fabricante, pero hay un estándar abrazado por un buen número de cajas estancas del mercado: el estándard Nikonos.

Mi nueva cámara seguía este estándar y recordé que el manual del flash que ya tenía, hablaba de dos versiones del flash, una para Nikonos (YS-50/N), y otra para Motormarine (YS-50/S). Sospechando que la electrónica podía ser la misma, investigué un poco más...

Desde joven siempre me ha apasionado la electrónica; desde siempre me encanta abrir todos los aparatos que no funcionan bien para averiguar cómo están hechos y cómo funcionan... algunos puedo incluso arreglarlos, pese a no ser profesional del tema.

MANOS A LA OBRA

Entonces se me ocurrió abrir el flash Sea&Sea YS-50 que tenía olvidado en el "cajón de sastre". La operación de abrirlo es extremadamente sencilla.

Como paso previo debemos extraer las pilas que alimentan el circuito. Es una precaución básica pues el circuito genera altos voltajes, de hasta 300 voltios, que quedan almacenados en el condensador incluso cuando el flash está apagado.

Hay que evitar tocar los contactos del circuito para ahorrarnos desagradables sorpresas. Debo recordar al lector que estas operaciones invalidan -evidentemente- la garantía del fabricante.

En la unión de la carcasa negra con la transparente hay tres tornillos equidistantes, tapados por sendas etiquetas. Se levantan las etiquetas con cuidado, se extraen los tornillos (cuidado, no hay que perderlos) y se separan las dos mitades de la carcasa tirando hacia fuera, generosamente pero con cuidado.

Una vez separadas las dos partes, veremos que hay una junta tórica que se encarga de la estanqueidad; la separaremos y lubricaremos con grasa de silicona antes de volver a montarla en la pieza transparente que apartaremos.

El circuito queda fijado a la mitad negra de la carcasa. Esta parte alberga las pilas, fija el circuito y también tiene la junta pasacables por la que entra el cable de disparo que viene desde nuestra cámara de fotos.

 

Sacaremos el conector del circuito y desmontaremos tambien la rosca del pasacables para extraer el cable que conectaba el flash a la Motormarine.

Esta rosca pasacables alberga otra junta tórica en su interior que aprieta el cable y evita la entrada de agua al flash. También la lubricaremos con grasa de silicona una vez extraída.

 

EL CABLE DE NIKONOS

Este fue uno de los puntos más dificiles de conseguir. En ningún sitio conseguía que me vendieran un conector tipo "Nikonos", pero un golpe de suerte me dió la solución.

Resulta que el flash Sea&Sea YS120 dispone de un cable de flash que se conecta al cuerpo del flash con un conector específico, y por el otro extremo es un conector Nikonos.

Bastó con pedir un cable de recambio para el flash YS120 y, aunque un poco caro (cerca de 60€) fue la solución perfecta.

Como vemos en la foto adjunta, el conector específico del flash es propietario de Sea & Sea, pero el otro extremo es el de Nikonos estándar de 5 contactos.

Cortamos el extremo Sea&Sea a ras del conector y lo descartamos, quedándonos con el cable Nikonos. Pelamos el extremo del cable, unos 4 cm. bastan. Luego pasamos el cable por el pasacables (no debemos olvidar la junta tórica del cable).

Vemos en el circuito impreso del flash que hay dos conectores, uno marcado como MMII para la MotorMarine II, y otro marcado como NI para el conector Nikonos.

Los más "manitas" intentarán conectar el cable al circuito impreso mediante un conector adecuado. Para los que no disponemos de este lujo, ni de las herramientas para crimpar los terminales a los cables, deberemos conformarnos con soldar las conexiones.

Si empleamos el cable del flash YS120 los colores son los que aparecen en la fotografía (verde, negro, amarillo, rojo y blanco, por este orden, desde el centro del circuito hacia el exterior). Si empleamos cables de otros flashes submarinos, deberemos seguir este otro esquema:

El conector Nikonos de este gráfico aparece visto frontalmente, y nos serviremos de un multímetro para averiguar el color de cada cable. Hay que tener presente que si nos equivocamos podemos estropear los circuitos internos del flash y/o de la cámara.

Podemos incluir una lámina de plástico entre las conexiones para evitar que, por movimientos del cable al proceder al montaje de la unidad, las conexiones entren en cortocircuito.

Procederemos a ajustar el pasacables con una llave fija, tirando del cable, que debe quedar atrapado pese a tirar generosamente de él.

Cerraremos la tapa (sin olvidar la tórica) y la fijaremos con los tres tornillos originales. También volveremos a pegar los adhesivos que tapan los tornillos y que reducen la suciedad en ellos.


Con el conector Nikonos cerrado con la tapa original (ver foto inferior), la primera prueba es sumergir en agua el flash y su cable durante unos segundos. Si se observan burbujas, deberemos sacarlo inmediatamente, volver a desmontar la unidad y comprobar que el montaje ha sido correcto.

Si no hay burbujas, dejaremos el flash en agua durante unas horas y, posteriormente comprobaremos que no ha entrado agua. Para facilitar esta comprobación, yo opté por extraer el plástico que tiene la marca y modelo del flash y que oculta la electrónica en el flash original.

Si la prueba ha tenido éxito, la siguiente prueba es en el mar...

¡ Felices inmersiones !

IMPORTANTE

EL AUTOR DE ESTE ARTÍCULO NO ASUME NINGUNA RESPONSABILIDAD POR LOS ERRORES COMETIDOS POR LOS LECTORES NI POR LOS POSIBLES ERRORES QUE CONTUVIERA ESTE ARTÍCULO.

EL LECTOR ASUME QUE, DE MODIFICAR LOS CIRCUITOS DEL FLASH, INVALIDA LA GARANTÍA DEL MISMO Y QUE PUEDE DAÑAR SU EQUIPO FOTOGRÁFICO.

EL RIESGO DE DAÑOS A PERSONAS O EQUIPOS POR LA IMPLEMENTACIÓN DE ESTAS MODIFICACIONES ES RESPONSABILIDAD ÚNICA y EXCLUSIVAMENTE DEL LECTOR.

© Miquel Pontes  2005

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:03


Hemos recibido visitas