M@re Nostrum

EL JACKET
Un poco de historia
por Miquel Pontes

¿Cuál ha sido la evolución del chaleco hidrostático para buceadores, más conocido en nuestro país como "jacket"?

Armilla "Mae West"Es una historia un poco larga. Ya en los años 50, los buceadores de la Marina norteamericana adoptaron, para sus operaciones subacuáticas, los chalecos salvavidas procedentes de los excedentes de guerra de la Fuerza Aérea después de la Segunda Guerra Mundial.

Click para ampliar. El oficial de vuelo Geoff Fisken en Guadalcanal en 1943
Estos pilotos llevan también un chaleco salvavidas "Mae West"
Click per ampliar. Aviadors americans (Gentilesa de William Gordon)

Estos chalecos eran conocidos en aquel país como "Mae West" debido a su apariencia (una vez inflados) con la famosísima actriz y "sex symbol" de Hollywood de los años 30.

El chaleco "Mae West" fue diseñado en 1935 por el fundador de la empresa AirCruisers, James F. Boyle, como un sistema de flotación individual para que los aviadores sobrevivieran en caso de ir a parar al agua.

Estos chalecos, construidos en tela engomada, podían ser inflados manualmente soplando por un pequeño tubo o tirando de una cuerda que disparaba un voluminoso cartucho de CO2. La estructura permitía que la cabeza del piloto quedase fuera del agua, incluso cuando estaba inconsciente.

El inconveniente de tener que ser activadas manualmente, lo que llevaba indefectiblemente al ahogamiento del piloto si ya entraba en el agua en estado de inconsciencia, fue solucionado  posteriormente gracias a unas modificaciones hechas por el imaginativo Nelson Beck (que también fue el padre de las aplicaciones médicas de los ultrasonidos). Estas modificaciones permitían que el chaleco se inflase automáticamente al tocar el agua, lo que salvó muchas vidas durante la guerra. Todos los chalecos salvavidas modernos, como los que encontramos en los aviones, son descendientes de este modelo.

A principios de los años 60, la mayor parte de los buceadores deportivos (en especial en los Estados Unidos, y siguiendo la tendencia de la Marina de este país) empleaban este tipo de chalecos, procedentes de los excedentes militares, como material estándar.

EL PRIMER "JACKET"


Chaleco hidrostàtica Fenzy Sea Quest
Foto gentileza de Discount Divers
Prohibida la reproducción de esta foto sin autoritación

El primer sistema de flotación diseñado especialmente para buceadores fue un collarín inflable, sin vejiga interior, introducido en 1961 por la compañía francesa Fenzy.

Estaba construido de tela engomada, y las uniones estaban selladas con cola. Otra característica distintiva era el hecho de que llevaba un botellín de aire comprimido que se rellenaba de la botella. El aire pasaba del botellín al collarín, a través de una pequeña válvula, con lo que el collarín se inflaba y se convertía, dicho sea de paso, en una pequeña reserva de aire extra.

Para liberar el contenido de aire del interior del collarín, el buceador empleaba la boquilla de inflado/desinflado manual.

Posteriormente, Fenzy comercializó el chaleco con el nombre "Sea Quest". Este modelo rediseñado se convirtió en el primer chaleco hidrostático verdadero, empleando un latiguillo de baja presión que se conectaba a la cámara de baja del regulador y con un pulsador que regulaba el paso del aire. 

El Sea Quest tenia dos vejigas internas, una servia como reserva de aire y se inflaba manualmente, mientras que la otra proporcionaba al buceador el control de flotabilidad.

Así pues, ¿qué cambios ha habido en estos treinta y pico años desde la introducción por Fenzy del chaleco hidrostático en el mundo del submarinismo?

INNOVACIONES

Bueno, a pesar de que hay excepciones, la mayor parte de los fabricantes han optado por el diseño tipo chaleco, con las fijaciones para la botella en la parte posterior. Son "jackets" mucho más confortables para sumergirse, y permiten distribuir el aire de forma uniforme alrededor del buceador.

Los diseños más modernos y estilizados distribuyen el aire hacia la espalda y los costados, lo que permite al fabricante ofrecer correajes ajustables con hebillas de plástico de fácil liberación, como las que todos conocemos. Esta distribución de aire hacia la parte posterior hace que los modelos sean mucho más compactos y de menor tamaño.

La última innovación ha sido dividir la vejiga en diversas cámaras de aire, para así poder controlar mejor la distribución del aire dentro del chaleco. Se evita de esta manera que el aire se acumule todo en un lado, lo que a poca profundidad y con buceadores inexpertos provoca no pocas subidas incontroladas a superficie, con el peligro que éstas conllevan (barotrumatismo pulmonar y otros factores).

Cada acción tiene una reacción según las leyes de Newton; con todo el aire acumulado en la parte posterior, el "jacket" tiene tendencia a empujar la cara del buceador hacia delante, y ésta no es una buena posición si uno está flotando inconsciente. Por otro lado, esta acumulación de aire en la espalda dificulta el sumergirse con la cabeza hacia abajo. Con todo, si deseamos inmersiones relajantes, los "jackets" de hoy en día son la mejor solución.

¿Sabíais que...

...el "jacket", a pesar de ser una palabra inglesa, únicamente la empleamos nosotros?

En el resto del mundo, el "jacket" es conocido como B.C.D. pronunciado "BI-SI-DI" (Buoyancy Compensator Device, es decir, dispositivo compensador de flotabilidad), o simplemente B.C., pronunciado "BI-SI".

VEJIGAS

Los "jackets" más modernos no llevan vejiga, lo que significa que el material exterior es el contenedor del aire. Esto ha sido posible porque los fabricantes han desarrollado tejidos más resistentes que permiten, no solo retener el aire, sino también sostener la botella, las correas, los bolsillos (con su contenido), y por supuesto al buceador, todo en una única estructura.

Dentro del agua éstos son los "jackets" más estilizados, porque se ajustan más al cuerpo del buceador cuando están vacíos de aire, mejorando su hidrodinámica.

Los "jackets" que llevan vejiga interna, por el contrario, forman bolsas de aire entre la misma y el tejido externo, por lo que cuesta un poco más conseguir que se vacíen de aire para sumergirnos, aparte de tener un volumen mayor bajo el agua, lo que aumenta nuestra resistencia al avance.

SOPORTE DE LA BOTELLA

La tendencia general es hacer que el soporte de la botella sea blando, contra el diseño tradicional de soporte rígido. El soporte blando es más confortable, en especial cuando te lo pruebas en la tienda, pero una vez en el agua, los buceadores se encuentran más cómodos con los soportes rígidos porque la botella no se mueve tanto.

Aunque hay algunas marcas que solo ofrecen "jackets" con soportes blandos, las que ofrecen soportes duros suelen recubrirlo de material blando para que sea más cómodo.

La única cosa que no ha mejorado en todos estos años es la hebilla que cierra la correa de fijación de la botella al "jacket", ya sabéis a cual me refiero, pasa por una ranura, da la vuelta, pasa por la otra ranura, se tensa, da la vuelta, para por la tercera ranura y se cierra. ¿Os suena el 2,3,1?

Hebillas

TUBO INFLADOR

Todos los "jackets" llevan un tubo inflador manual, pero la mayoría llevan hoy día también la conexión para el "latiguillo", como se denomina el tubo que conecta el "jacket" con la cámara de baja presión del regulador.

Esta conexión automática, pasado ya el tiempo en que cada fabricante diseñaba su propio sistema, se estandarizó, pero ahora vuelven a aparecer nuevos diseños, que generalmente se combinan con un pequeño regulador de emergencia (octopus), incompatibles con el resto de los chalecos y conexiones.

¡Vaya gracia que te dejen un regulador, cuando se te acaba de estropear el tuyo, y que no puedas conectar el "latiguillo" al "jacket" porque los diseños de las conexiones son diferentes!

De todas formas, esta combinación "latiguillo" - "octopus", empieza a arraigar, en especial en el extranjero, puesto que permite eliminar el octopus como tal, que normalmente solo servia para arrastrarlo por el fondo. A partir de ahora deberemos repasar el equipo de nuestro compañero para comprobar cómo nos puede dar aire en caso de problemas.

Ya no se fabrican "jackets" con botellines de CO2, aunque es posible todavía encontrar modelos con la conexión prevista, por si el usuario lo desea. De todas formas, ya no es fácil encontrarlos. Estos sistemas a base de gas carbónico dan una falsa sensación de seguridad, ya que la falta de mantenimiento era la principal causa de que no funcionasen cuando hacía falta.

Además, a veces no proporcionaban demasiada potencia elevadora, ya que, a veces, la profundidad era tal que el gas contenido en el cartucho no bastaba para llenar el "jacket". Otras veces, el buceador salía disparado hacia la superficie, con todos los peligros de una subida descontrolada: imposibilidad de hacer descompresión, posible barotraumatismo pulmonar, etc.

Por cierto, en los aviones está prohibido embarcar los cartuchos de CO2, al igual que cualquier otro envase de presión. De todas formas, si ya tenéis este sistema, utilizadlo.

BOLSILLOS

En esto si que todos los fabricantes han hecho inventos y mejoras, algunas discutibles. Mientras que algunos hacen compartimentos para poder organizarlo todo, otros hacen los bolsillos tan adaptables que pierden su función: guardar cosas dentro.

En este apartado podemos mencionar que empiezan a aparecer "jackets" con bolsillos especiales para los plomos, con un sistema de seguridad para librarse de ellos en caso de emergencia.

El inconveniente es que tienen capacidad limitada y, para la gente que necesita mucho plomo para sumergirse no son adecuados. Por otra parte, el peso del conjunto botella - "jacket" - plomos, a la hora de moverlo para subir al barco o en situaciones parecidas, hace incómoda dicha operación.

MANTENIMIENTO

En realidad es muy sencillo. Después de la inmersión hay que aclarar bien el "jacket" con agua dulce, por dentro y por fuera, y dejarlo secar a la sombra, ya que el sol no le sienta bien a ningún material sintético.

De todas formas, en un viaje de buceo con inmersiones frecuentes, no sufráis, una semana sin hacerle mantenimiento a vuestro jacket no os estropeará el equipo, en especial si no se acumula sal en los puntos críticos (válvulas y pulsadores).

De vez en cuando (una vez al año) deberías hacer que un experto revisase las válvulas y controles de vuestro "jacket" para mantenerlas en buen estado. También es necesario vaciar la pequeña cantidad de agua que se introduce en la vejiga a través de las válvulas mayores.

¿Cuántas veces habéis visto una salida "en globo" porque a alguien se le ha atascado el mando inflador del "jacket"? Con un buen mantenimiento es más difícil que esto pase.

Y sobre todo, emplead el "jacket" para que os ayude a nadar; ¿para qué aletear hacia el fondo para mantener un determinado nivel bajo el agua?   Equilibrando correctamente el "jacket" podemos mantener este nivel sin ningún esfuerzo (y con un consumo de aire despreciable). Aprended a controlarlo bien y disfrutaréis mucho más de vuestras inmersiones.

© Miquel Pontes
© Fotos militares: Geoffrey Fisken, William Gordon
©
Foto chaleco Fenzy: Discount Divers

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:03


Hemos recibido visitas