M@re Nostrum

La transición al mundo
subacuático

Traducción y adaptación: Jordi Cantón

La traducción del texto cuenta con el
permiso de Rodale Press Inc.
Artículo original en inglés

i se tiene experiencia en la fotografía en superficie, ésta es directamente transferible a la fotografía submarina. Sin embargo, hay cinco nuevos aspectos que los fotógrafos terrestres deben  considerar al emplear una cámara de fotos debajo del agua: 

Hay que quitar agua de enmedio

Cuanta menos agua haya entre el objetivo y el objeto, mejor saldrá la fotografía. Los colores serán más vivos y la definición será más clara.

En tierra es normal sacar fotos a 6 o más metros de distancia. Debajo del agua los profesionales casi nunca disparan a más de 2,5 m, y esto en las transparentes aguas tropicales.

Esa es la máxima distancia para los principiantes, los aficionados serios no suelen pasar de 1,2 m mientras que los que intentan ganarse la vida intentan trabajar con 30 cm de distancia.

Con un gran angular se está más cerca

En tierra es normal utilizar un gran angular para sacar una escena muy amplia, ya sea toda la familia o una impactante imagen del Gran Cañón del Colorado.

Debajo del agua, normalmente se utilizan para lo contrario. Se utilizan los grandes angulares para poder fotografiar más cerca, permitiendo que haya menos agua entre el objetivo y el sujeto a fotografiar.

Cuidado con el contraste

Hay que comprobar que haya un buen contraste de color entre el objeto de la fotografía y el fondo que le rodea.

Muchos peces de espectacular colorido que encontramos en los arrecifes de coral están adaptados de forma que pasan totalmente desapercibidos sobre el colorido natural del arrecife.

Tan pronto como se aprenda a evaluar el fondo, las imágenes ganarán en calidad.

Debajo, cerca y hacia arriba

Esto es especialmente importante cuando se utiliza un gran angular en aguas claras.

Realizando la fotografía de abajo hacia arriba permite una buena separación entre el sujeto y el fondo, ya que el sujeto queda aislado sobre un fondo azul.

El ángulo añade también dramatismo a la escena. Reducir la distancia entre el objetivo y el sujeto aumenta la definición y mejora el color.

Situar el flash arriba y en un lado

Debido a las partículas en suspensión la posición del flash es crítica debajo del agua.

Como buceadores somos capaces de dar la vuelta a medio mundo para poder experimentar el buceo con visibilidades de 50 m. Sin embargo, si hubiera esta misma visibilidad en el aeropuerto, nuestro avión nunca despegaría.

El caso es que hay muchas partículas en suspensión en el agua, incluso en las más cristalinas. Nada podemos hacer para que esas partículas desaparezcan, pero como mínimo podemos intentar reducir o eliminar la reflexión de la luz sobre éstas. 

Como regla general situaremos el flash por encima y por el lado del sujeto a fotografiar, intentando que no ilumine directamente la columna de agua -y las correspondientes partículas- que hay entre el objetivo y el objeto de la fotografía. 

Idealmente emplearemos dos flashes, uno a cada lado, para iluminar correctamente la escena.

    bandamed.gif (223 bytes)

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:03


Hemos recibido visitas