M@re Nostrum

Buceo en Tabarca
Opiniones

El relato de una mala experiencia
por Cristina Escorial
recibido el 22/6/2000 via email

o sé si conocéis la llamada reserva de Tabarca. Para empezar, ni reserva ni nada. Cada uno llama reserva a lo que le parece pero, en las inmersiones no se ve nada, a excepción de la inmersión nocturna que hicimos fuera de la reserva.

En la supuesta reserva se han sumergido bloques de hormigón atados con cuerdas para no se bien qué. Lo más curioso de todo es que para acceder a tan maravilloso lugar, el organismo autónomo Consellería de Agricultura, Pesca y Alimentación (Servicios Territoriales) a cuyo frente parece esta un tal Tomás Llorca Esquerdo, nos ha estado mareando con un montón de peticiones y tonterías respecto a la documentación a aportar para la obtención de los permisos de buceo.

Querían fotocopias compulsadas por organismo público competente de los títulos de buceo, seguros y DNI por ambas caras, bien claritos para que nuestras fotos no parecieran de “moros” como al parecer bromeaba tal señor. Hubo que enviarlos por Postal Express ya que los sellos los quería originales. 

En una segunda petición a través del club se nos pidieron fotocopias, igualmente compulsadas en original, de certificados médicos (no se muy bien para qué, quizá querían tener seguridad de que no contaminaríamos sus aguas con hongos u otros parásitos). También hubo que enviarlo por correo especial para que llegase a tiempo. Como podéis imaginar esto supuso un mareo, considerables gastos de teléfono, correos y demás bobadas.

Para colmo de alegrías, el centro de buceo SCUBA ELX de Santa Pola no les va a la zaga. La desorganización y falta de medios en el centro de buceo (como la inexistencia de lugar donde endulzar y colgar los equipos, por ejemplo) vino a alegrarnos el fin de semana.

Estos señores disponen de e-mail pero que ni ven ni responden; tienes que estar tú detrás de ellos teléfono en mano para enterarte de dónde están, a qué hora es la primera salida el sábado y de las incidencias con la maravillosa Consellería.

Dos días antes de la salida desde Madrid, me informan del centro de buceo (y porque yo les llamé) que el grupo no podría bajar junto y que habría que dividirlo (cosa que no nos agradó un pelo). Llegados allí, compruebo por una lista que dos había dividido porque le dio la gana ya que había otras tantas personas con la mitad de mi grupo a las que no conocíamos. Por lo tanto podríamos haber ido todos los amigos juntos y sacar a los otros en otra embarcación ya que disponían de ellas.

Te hablo de un grupo de 16 buzos que bajamos desde Madrid. Creo que estos señores tienen que tener un volumen de negocio muy grande para tratar de ese modo a gente que les podría llevar a otra mucha. Por supuesto, no creo que ninguno de nosotros vayamos a recomendar a nadie ni la zona (por su no reserva), ni por su organización administrativa (tomadura de pelo a lo grande con los permisos), ni por la chapuza de centro de buceo (como tienda muy mona, eso sí).

Por lo tanto, puedo concluir con UN ENORME CERO PELOTERO PARA EL CENTRO SCUBA ELX DE SANTA POLA, LA LLAMADA RESERVA DE BUCEO DE TABARCA Y LA CONSELLERIA DE AGRICULTURA, PESCA Y ALIMENTACION (SERVICIOS TERRITORIALES)
 

Un punto de vista
diferente
por B. F.
recibido el 10/6/2003 via email

stoy completamente en desacuerdo en prácticamente todo lo que la Sra. Escorial critica en su duro artículo. Y quisiera dejar claro que nada tengo que ver con el centro de buceo criticado, exceptuando que fueron los que organizaron nuestro fin de semana de inmersión en Tabarca este fin de semana pasado.

El artículo cita, para abrir boca, el mareo que produce el papeleo que la Conselleria exige a cualquier persona que quiera hacer una inmersión en la reserva.

La exigencia de papeles en vigor sí que es completamente razonable, y sí que es verdad que a nosotros nos pareció extraño el tema de tener que compulsar los documentos en un lugar oficial, ya que es la primera vez que nos los han exigido. Pero tampoco resultó una tarea extremadamente complicada. Sí que nos costó bastante que el Ayuntamiento del distrito de Les Corts de Barcelona accediese, ya que no es algo habitual así que esta parte podría ser mejorable.

Pero a favor del centro de buceo, tengo que añadir que Scuba Elx nos ayudó todo lo que estuvo en su mano en un problema que tuvo una de las chicas de nuestra excursión de buceo, ya que tenía un permiso provisional que a la Conselleria no gustaba. No sólo se encargó de arreglarlo el centro de buceo, sino que nos mantuvo informados constantemente vía telefónica y vía email.

Por esta última razón tampoco entiendo la queja de Cristina Escobar a la hora de criticar duramente la falta de información y seguimiento de todo el papeleo por parte del centro de buceo. Nosotros pedimos que nos organizasen la inmersión, ya que desde Barcelona nos era muy complicado. Y cuando llegamos estaba todo listo y preparado para comenzar nuestras inmersiones.

Sobre la falta de lugares para endulzar los equipos también estoy completamente en desacuerdo. Tengo que defender al centro, ya que estaba todo muy bien organizado, limpio, y los equipos estaban en muy buen estado (muchos otros centros podrían aprender a renovar su material, visto lo que cobran y lo que ofrecen).

Me parece todo tan diferente a lo que hemos vivido nosotros este pasado fin de semana, que hasta me estoy empezando a plantear, a medida que escribo estas líneas, si estamos hablando de la misma reserva de Tabarca y del mismo centro de buceo Scuba Elx de Santa Pola, en la provincia de Alicante.

Me gustaría romper el silencio y la injusticia del artículo de Cristina Escobar, porque a nosotros nos trataron estupendamente todos los componentes del equipo de Scuba Elx (por su profesionalidad y simpatía) y, además, disfrutamos enormemente de las inmersiones. Cierto es que las inmersiones fuera de la reserva no tienen nada que ver con las de la reserva, pero eso es lógico... y sucede en el resto de reservas que, por suerte, siguen protegiéndose.

Espero que estas líneas se publiquen bien cerca del artículo de la desafortunada persona que tuvo mala suerte en su fin de semana en Tabarca. Sólo para que los internautas sean libres de leer las dos versiones de Scuba Elx y de Tabarca, y sacar sus propias conclusiones. No me gustaría que este artículo frenase a nadie a la hora de ir a Tabarca, y menos que el centro de buceo quede mal parado, después de lo bien que se portaron con nosotros.

 
fotos reproducidas de la web de l'Ajuntament d'Alacant

Otra experiencia
por Antonio Fernández Vicenti
recibido el 3/9/2005 via email

i nombre es Antonio Fernández Vicenti y soy de Valencia. He buceado en Tabarca hace una semana. Previamente había leído 2 opiniones muy distintas sobre el mismo tema: Cristina Escorial, muy mala, por no decir pésima..., y B.F., muy buena, o aceptablemente buena.

Yo NO conocía Tabarca, y pensé que valía la pena probar, y salir de dudas. Lo que sigue es un resumen de mi experiencia... La verdad, es que NO LO RECOMIENDO A NADIE.

Todo lo realicé a través de SCUBA ELX, de Elche, que son los que tienen “el local” en Santa Pola desde donde se hacen las salidas.

Más de una semana antes contacté con Jerónimo, dueño y padre de los demás, en Scuba Elx. Yo quería bucear en la reserva de Tabarca. Tenía que enviarle “urgente” las fotocopias compulsadas del DNI, título de buceador, seguro, etc. Razonable. El único problema, y grande, fue “compulsar” todas las fotocopias. Me dijo que servía cualquier organismo “oficial” como Bomberos, Ayuntamiento, etc... Eso ya fue un problema, porque en ningún sitio oficial querían compulsarlas (los muy...). Pero lo conseguí. Reconozco que en esto, Jerónimo no tenía ninguna culpa. Era sólo “burocracia oficial”.

Ahora bien, con más de una semana de antelación se lo envié por MRW (me costó 10 euros!!!) y le pedí bucear en Sábado o Domingo, me daba igual... Qué has dicho!!!

Durante la semana siguiente, hablé con Jerónimo TODOS LOS DIAS! (Por descontado que le llamaba yo...) y todas las veces me aseguró que buceaba el sábado y no había problemas. La misma tarde del viernes volví a llamarle para que me confirmase que buceaba el sábado, porque iba a ir a Santa Pola ese mismo día Viernes por la tarde, a dormir en hotel, para no tener que pegarme un madrugón el sábado desde Valencia y llegar allí cansado. Me dijo que sin problemas, que buceaba el sábado... Al llegar a Santa Pola se me ocurrió “voy a pasarme por el local para estar seguro de todo...” y me entero de que NO, que voy a bucear el domingo...

Os podéis imaginar mi cabreo, cuando hasta esa mismísima tarde yo había hablado con él y me decía que sin problemas... Lo peor de todo es que dijo que él no lo había sabido hasta el propio viernes por la tarde a la 1:30 que había recogido los papeles oficiales... y yo había hablado con él a las 5:00 de la tarde y no me había dicho nada!!! Lo puse “verde” . Me parece una falta de respeto, de atención a los clientes, de profesionalidad, de todo... Estuve a punto de volverme a Valencia. Pero ya tenía el hotel pagado, y era tarde, por lo que decidí dormir en Santa Pola.

Luego, pensándolo con tranquilidad, pensé: “Si me voy ahora, el gasto de viaje y coche ya lo tengo hecho, y nunca más voy a volver a Tabarca ... Así que me aguantaré, malgastaré todo un día de sábado perdido, pagaré otra noche de hotel, y bucearé el domingo...”

Así lo hice. Pero he sacado las siguientes conclusiones:

  • Jerónimo, como persona, es amable y agradable, pero su despreocupación y falta de atención al cliente me parecieron INACEPTABLES!!!
     
  • El local no tiene las mínimas condiciones que uno espera: Vestuario pequeñísimo, que con 3 personas ya está a tope, sin ventilación, sin bañeras para endulzar los trajes al acabar... En fin, un desastre. Con decir que al volver de Tabarca yo me quité todo, traje, escarpines, etc. en la calle apoyado en mi coche, porque no cabía dentro... Y me fui con todo sin poder aclararlo, claro.
     
  • Respecto al buceo en sí mismo, la verdad me decepcionó: dos inmersiones: la primera en la “reserva exterior”, que se supone la mejor, poquísima vida!!! Bajamos a 29 metros, y sólo vimos 5 meros y una morena. Y NADA MAS. La segunda, más corta y sólo a 9 metros, más cerca de la isla, con la vida normal como en Javea, Altea, etc.

O sea, muy, muy poca vida. Desde luego muchísima menos que en las Columbretes! De todas formas me alegro de haberme quedado y buceado el domingo. Si no, me habría quedado toda la vida con el gusanillo de haber estado en Santa Pola y no haber buceado allí... aunque al final haya sido muy decepcionante!

Bueno, la verdad es que NO SE LO RECOMIENDO A NADIE, y desde luego nunca a través de SCUBA ELX, a menos que cambien mucho... Así que no puedo por menos que estar de acuerdo con lo que en su día era la opinión (ver al principio) de Cristina Escorial. Mi opinión es totalmente NEGATIVA. Lo siento.
 

Un comentario más
por María Eugenia Suárez
recibido el 2/11/2007 via email

stuve allí el pasado noviembre de 2006, ahora va a hacer un año.

Todo lo referente a los permisos es cierto. Andrés, el dueño del centro de buceo, tuvo que ir a Alicante un montón de veces porque había que solicitar los perminos con mes y medio de antelación por lo menos. El club está en Campello y yo le ví ir al menos 3 veces en una semana. Nos confirmó que podíamos ir a bucear tan solo 5 días antes.

Cuando llegamos a la reserva salió a nuestro encuentro una lancha de pescadores que no se movió hasta que llegó la Guardia Civil, con una motora enorme que vertía gran cantidad de aceite a la reserva. Todos los que ibamos en la Zodiac teníamos los ojos a cuadros.

Una vez que nos permitieron bucear, después de comprobar que todos los papeles estaban en regla (mientras, la mancha de aceite, o quizás fuel, se hacía mayor), nos tiramos al agua con alegría para hacer nuestra primera inmersión, pensando ver montones de peces, nudibranquios o cualquier ser vivo, pero...

Yo solo ví una sepia pequeñísima, y eso porque mi compañero de buceo era biólogo y la descubrió bajo la arena, me avisó y la asustó para que saliera (en esas ya solo me quedaban 40 bares en mi botella).

Un especialista en espelobuceo que iba con nosotros nos comentó que se metió en una "cueva" (yo la definiría como un tubo en la roca, ya que él logró entrar y salió de culo pero el resto nos quedamos fuera por lo angosto) y dice que dentro vió un mero de proporciones aceptables.

La segunda inmersión la hicimos a 5-9 metros de profundidad y allí vimos la misma fauna que puedes ver con un tubo y una máscara en cualquier playa del litoral español, es decir bancos de peces platedos y amarillos que pueblan la geografía marina de todos nuestras costas.

Luego la comida en Tabarca, muy cara para la calidad que ofrecen.

Lo bueno: que fuimos un grupo majo y nos lo pasamos en grande antes y después de las inmersiones. Andrés incluso nos dió tiempo para que tomaramos el Sol en la playa (pobre, yo creo que él se sentía peor que todos nosotros).

En fin, si queréis ir a Tabarca, hacedlo como turistas normales: bañador, gafas, tubo y aletas, y haced "snorkeling", os saldrá mucho más barato y veréis lo mismo.

 



© Texto "El relato de una mala experiencia": Cristina Escorial  (22.06.2000)
© Texto "Un punto de vista diferente": B.F. (10.06.2003)
© Texto "Otra experiencia...": Antonio Fernández Vicenti (3.09.2005)
© Texto "Un comentario más": María Eugenia Suárez (2.11.2007)

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:03


Hemos recibido visitas