M@re Nostrum

Inmersión con ordenador.
Algunos consejos útiles
por Miquel Pontes

a inmersión con ordenador de buceo se ha convertido en una norma en los últimos tiempos, y viene a ser casi una necesidad.

El disponer de este aparato nos permite movernos en el agua con la seguridad de que no nos va a ocurrir ningún percance por exceder la profundidad o el tiempo de permanencia en el fondo. Nos permite realizar muchas inmersiones en un sólo día, impensable si empleamos las tablas de descompresión.

El ordenador también nos permite realizar inmersiones en "diente de sierra", en las cuales podemos subir o bajar siguiendo el perfil del fondo marino sin preocuparnos excesivamente de efectuar la parte más profunda de la inmersión en los primeros momentos de la misma.

Probablemente aquellos de vosotros que practiquéis asiduamente nuestro deporte ya dispondréis de un ordenador de buceo, así que no vamos a seguir cantando las excelencias del mismo.

Sí vamos, en cambio a daros algunos consejos con los que aumentará vuestra seguridad, ya que ademas de utilizar el ordenador, hay que usarlo bien.

Consejo número 1, leer el manual de usuario. La pantalla del ordenador de buceo varia de un modelo a otro y algunos dibujos pueden ser confusos o tener un significado diferente al que nos creemos. Además, algunos ordenadores han de ser activados antes de entrar en el agua, mientras que otros se activan automáticamente. Lee atentamente el manual de tu ordenador para saber qué hace y como funciona.

Cada submarinista debe tener su ordenador. A menos que tu compañero te siga de muy cerca, no tendréis el mismo perfil de inmersión. Hasta 2-3 metros de diferencia ó 5-10 minutos de diferencia pueden cambiar tu perfil. No controles tu inmersión con el ordenador de otro, no es seguro.

Comprueba tu ordenador antes de saltar al agua. Además de asegurarnos que aún nos queda tiempo de permanencia en el fondo (en el caso de inmersiones sucesivas), nos permitirá comprobar ciertas cosas: Si tu ordenador necesita ser activado antes de saltar ¿lo has hecho ya? Si tu ordenador indica la presión de la botella ¿la has abierto? ¿te queda aire? ¿o la pila está baja?

Comprueba tu ordenador de vez en cuando durante la inmersión. Ningún instrumento, por sofisticado que sea, vale para nada si no lo miramos. Comprueba sistemáticamente tu profundidad y tiempo de inmersión. Si no planeas entrar en descompresión, comprueba el tiempo de permanencia "NO DECO". Todos los ordenadores tienen un indicador de ascensión rápida. Asegúrate de que no lo activas.

Recuerda

Cuando dos ordenadores de
buceo no concuerdan, deberás
guiarte por el más conservador.

***

Cuando dos ordenadores de buceo no concuerdan, deberás guiarte por el más conservador. Si tu compañero tiene un ordenador de otra marca y el suyo indica que hay que subir, debéis subir, aunque tu ordenador indique que podéis estar en el fondo un rato más.

Haz primero tu inmersión más profunda. Esta es una de las reglas clásicas de buceo, junto con "no dejes de respirar, en especial si subes". Si se efectúan múltiples inmersiones en el mismo día, la primera deberá ser la más profunda y las siguientes deberán serlo menos, así evitarás el riesgo de accidente de descompresión.

Haz la parte más profunda de la inmersión al principio de la misma. El perfil de inmersión más seguro es en el que desciendes a la máxima profundidad y vas subiendo progresivamente, lo que permite eliminar el nitrógeno almacenado en los tejidos al respirar aire a presión.

Evita apurar al máximo tu tiempo de permanencia en el fondo. Las inmersiones más seguras son las que conceden márgenes de tolerancia a las indicaciones del ordenador. Si éste indica 40 minutos de permanencia en el fondo, inicia tu ascenso a los 35 minutos.

Asciende lentamente. Las ascensiones rápidas son peligrosas. Si es posible, guíate del cabo del ancla o del globo de descompresión, cogiéndolo con un mano, mientras con la otra compruebas el ritmo de ascensión en el ordenador. En cualquier caso no quebrantes la máxima: "nunca subas más rápido que tus burbujas". Sigue la velocidad de subida que marque tu ordenador, está calculada para una correcta desnitrogenación. No sobrepases tu "limite de velocidad".

Evita las inmersiones con descompresión, en especial en inmersiones sucesivas, en las que aumenta el riesgo de accidente de descompresión.

Haz siempre una parada de descompresión de seguridad entre 3 y 5 metros de profundidad durante unos 3-5 minutos en cada inmersión, además del tiempo que indique tu ordenador. Incluso en las inmersiones sin descompresión absorbemos y liberamos nitrógeno.

Deja un intervalo de una hora entre inmersiones. Este es el tiempo mínimo que necesitan los tejidos lentos del cuerpo en desnitrogenarse. Por la misma razón, deja un intervalo de 12 horas entre días de inmersión y, si puedes, deja de 24 a 36 horas sin inmersión en medio de los viajes, para recuperar el equilibrio de gases en tu cuerpo. Conviene respetar esta regla antes de los vuelos de avión, dado que la presión en cabina no es la del nivel del mar, y se corre un gran riesgo de accidente de descompresión. La mayor parte de los ordenadores indican cuando es seguro volar.

Trata tu ordenador como el instrumento que es, no lo dejes al sol ni en el coche (!) donde puede sobrecalentarse. Acláralo con agua dulce después de cada inmersión para eliminar la sal. No emplees aerosoles químicos que pueden atacar o dañar la caja de plástico de tu ordenador.

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:03


Hemos recibido visitas