M@re Nostrum

La información mal informada
por Josep Pegueroles

mpezaré estas líneas pidiendo disculpas si con ellas pudiera ofender a alguien, y en especial a aquellos profesionales que se dedican a escribir en los medios de comunicación.

Hace un tiempo, por mediación de un compañero de trabajo, cayó en mis manos un artículo titulado "Submarinismo y Náutica". Me llamó la atención el que un gran periódico deportivo tocara estos temas, no por la náutica sino por el submarinismo, pues no suele ser un deporte del cual se escriba mucho.

Mayor fue mi sorpresa cuando, a medida que lo iba leyendo, me di cuenta de que alguien escribía sobre el tema con el conocimiento debido, sin ser una revista especializada.

Empezaba con un título que sonaba muy bien, "El placer de oír el silencio del mar", ¿bonito, no?, y continuaba dando unos muy buenos consejos: "el submarinismo requiere mucha disciplina y compañerismo", tras lo cual pasaba a explicarlo.

A medida que continuaba leyendo más me llamaba la atención, pues me extrañaba lo bien informado que estaba, siendo éste un diario de deportes...

Luego continuaba explicando que "hacerse un examen médico era vital", lo cual es muy cierto si no se quieren correr riesgos. A continuación trataba sobre técnicas de submarinismo, y no solo las diferenciaba: apnea, escafandrismo, sino que además las explicaba brevemente y sobre ello volvía a aconsejar muy adecuadamente lo importante de acudir a una escuela para adquirir los conocimientos necesarios.

Pues bien, hasta aquí todo era perfecto, un diario de deportes de mucha importancia trataba al submarinismo "como Dios manda" y eso no era habitual.

Al pasar la página continuaba "Cómo elegir un equipo idóneo de buceo", detallando que el equipo básico de cualquier submarinista debe estar compuesto por la máscara, el tubo respirador, la botella, el regulador, las aletas y el traje.

En ese último párrafo me llamó la atención que faltasen algunas cosas importantes.

Continuaba especificando cada uno de los componentes del equipo. Respecto de la máscara y el tubo, bien. Sobre las botellas muy bien pero, si no estoy equivocado, el contraste de las botellas es cada tres años, y no cada dos como se dice en el artículo. Sobre el regulador, el traje y las aletas da una explicación correcta.

El porqué os explico esto, muy sencillo, es una pena que un artículo que empieza siendo muy bueno, en un diario de gran difusión, se acabe estropeando por una falta de información.

¿Cual es el fallo de este artículo? Pues bien, no se les ocurre otra cosa que poner, en una esquina de la página, un recuadro con el título: "Otros accesorios del buceador" donde, al margen del equipo básico ya detallado, el buceador necesita otros elementos que, "si bien no son imprescindibles, contribuyen a una práctica más segura", y continúa: "si nuestro bolsillo nos lo permite, no está de más contar con guantes, profundímetro, manómetro, linterna, escarpines, cinturón de lastre, etc.

Muy señores míos, tanto el cinturón de lastre como el manómetro y el profundímetro, así como un reloj y unas tablas, son elementos IMPRESCINDIBLES para la práctica de este deporte. Yo, como buceador, no me atrevería a sumergirme sin ellos.

Por ello aprovecho estas líneas para hacer un llamamiento a todas las personas que escriben en medios de difusión de gran alcance, y rogarles que cuando escriban sobre algún tema de estas características, dediquen algo de su tiempo a informarse sobre el tema.

© Josep Pegueroles 1996

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:03


Hemos recibido visitas