M@re Nostrum

El Accidente de Descompresión
Extraído del Manual de Accidentes de Buceo de
DAN (Divers Alert Network)
Por Miquel Pontes

ay dos situaciones que ponen en peligro la vida en un accidente de submarinismo: el aeroembolismo y el síndrome de descompresión, aunque ambas suelen agruparse como accidente de descompresión.

EL AEROEMBOLISMO

El aeroembolismo (o de forma más precisa, el embolismo arterial por gas) ocurre cuando las burbujas de aire, que penetran en el torrente sanguíneo a través del tejido pulmonar dañado, bloquean la irrigación de una parte del cerebro, del corazón o de la médula espinal, provocando generalmente inconsciencia, parálisis o apoplejía.

Cualquier persona que haya respirado aire debajo del agua, independientemente de la profundidad, puede sufrir un aeroembolismo. Esto puede ocurrir a profundidades de tan sólo un metro, en un ascenso reteniendo la respiración.

Incluso un buceador bien entrenado, respirando adecuadamente durante el ascenso, puede sufrir un aeroembolismo debido a otros problemas médicos que afecten a los pulmones, pues puede quedar aire atrapado en los tejidos pulmonares. La presión expansiva de este aire durante el ascenso puede ser suficiente para romper los alvéolos pulmonares. Este aire pasaría a sangre como un aeroembolismo. Pueden darse otros problemas menos graves como el pneumotórax o el enfisema subcutáneo o de mediastino.

EL SÍNDROME DE DESCOMPRESION

El síndrome de descompresión se manifiesta como un dolor de las articulaciones, entumecimiento, parálisis y otros síntomas provocados por la liberación del gas disuelto en los tejidos, el cual forma burbujas después que el buceador haya ascendido a la superficie.

El síndrome de descompresión puede ocurrir a cualquier individuo con un largo tiempo de inmersión a profundidades mayores de unos nueve metros.

Los buceadores deportivos se arriesgan a este síndrome de descompresión cada vez que se acercan a la curva de seguridad.

Como estos accidentes pueden ocurrir incluso cuando seguimos las tablas del ordenador de buceo, un buceador precavido no se acercará a los límites de tiempo para su profundidad actual (curva de seguridad) y asignará unos tiempos adecuados de descompresión caso de sobrepasarla.

TRATAMIENTO INMEDIATO

Todos los síntomas del aeroembolismo y del síndrome de descompresión se consideran juntos a la hora del tratamiento inmediato de un accidente de descompresión.

No es necesariamente importante distinguir un caso de otro pues el tratamiento inicial es el mismo.

SÍNTOMAS LEVES

El buceador afectado puede experimentar síntomas leves al principio e ignorar estas señales de alerta hasta que se desarrollan los síntomas graves.

La fatiga, el cansancio inusual, la comezón... todos ellos se consideran síntomas leves y pueden responder a un tratamiento de primeros auxilios con oxígeno.

El dolor de articulaciones, también considerado a veces como un síntoma leve, necesita terapia de recompresión. Ningún síntoma debe ser ignorado pues, en algunos casos, la progresión de un síntoma leve a uno grave puede ser muy rápida.

Si un buceador experimenta síntomas leves al salir a superficie, deberemos situarlo horizontalmente en posición lateral, con la cabeza apoyada y la pierna superior doblada por la rodilla, y suministrarle oxígeno.

lateral.jpg (2081 bytes)
Posición del buceador afectado

En caso que estuviera perfectamente consciente y tranquilo podremos tumbarlo de espaldas para que esté más cómodo.

Es importante no obstruir la circulación de la sangre, por ello deberemos evitar que cruce las piernas, o que ponga la cabeza sobre un brazo, por ejemplo. Si todavía está eliminando gases, obstruir la circulación de un miembro interfiere este proceso.

El tratamiento con oxígeno puede eliminar los síntomas leves, o al menos evitar que empeoren. Si los síntomas parecen remitir, no suspenderemos el tratamiento con oxígeno inmediatamente, pues los síntomas pueden volver a aparecer.

Deberemos continuar el suministro de oxígeno durante 30 minutos en casos leves, buscando asistencia médica en casos más graves.

SÍNTOMAS SERIOS

Cualquier síntoma como dolor, debilidad, entumecimiento, vértigo, nauseas o baja consciencia pueden indicar un síndrome serio de descompresión.

Los síntomas serios indican una emergencia médica que requiere una evaluación médica urgente y un tratamiento adecuado en el hospital más cercano, seguido de un traslado de emergencia a una cámara hiperbárica para la recompresión.

Si un buceador muestra cualquier síntoma serio, especialmente en las 24 horas siguientes a la inmersión, deberemos colocarlo en la posición lateral que hemos explicado, para evitar que el vómito (que junto con las nauseas son muy frecuentes) bloquee las vías respiratorias. Le suministraremos oxígeno hasta que lleguemos al hospital más cercano.

Por supuesto, si necesitamos efectuar la reanimación cardiopulmonar, el afectado deberá quedar de espaldas al suelo. Vomitar en esta posición es extremadamente peligroso. Si ocurriera lo giraremos de lado rápidamente hasta liberar las vías respiratorias y continuaremos la reanimación.

Un afectado con disminución de consciencia deberá ser colocado en dicha posición para evitar la inhalación del vómito, caso de producirse. Comprobaremos periódicamente su pulso y respiración hasta que demos por terminado el proceso de la evacuación.

Datos recientes han indicado que las víctimas de un accidente de descompresión presentan una evolución mucho más favorable, cuando se les suministra oxígeno como primeros auxilios, que cuando no se les suministra.

Este suministro de oxígeno presenta las siguientes ventajas:

  1. Ayuda a eliminar el nitrógeno de los tejidos.
  2. Incrementa el suministro de oxígeno a los tejidos, incluso a los afectados por la embolia gaseosa.
  3. Maximiza la oxigenación en los casos en que resulta dañado el pulmón y en los de disminución de las capacidades del cuerpo en el intercambio de gases (agua en los pulmones, por ejemplo)

Debemos resaltar el papel crucial que tiene la oxigenación en casos de accidentes de descompresión, especialmente cuando ocurren lejos de una cámara de descompresión.

LA RECOMPRESIÓN BAJO EL AGUA

¿ Por qué es tan importante suministrar oxígeno ?

El oxígeno suplementario es de gran ayuda en una reanimación cardiopulmonar y es excelente para cualquier afección que impida el normal abastecimiento de oxígeno a los tejidos.

Un síndrome de descompresión o aeroembolismo son peligrosos en tanto que interfieren con el transporte de oxígeno a ciertas partes del cuerpo.

Suministrar oxígeno en concentraciones altas aumenta el transporte de este gas a todos los tejidos en general, por supuesto mejorando el estado, cualquiera que sea, de los tejidos afectados.

Este mismo oxígeno es el que aumenta la tasa de difusión del nitrógeno, contenido en las burbujas, por los tejidos circundantes siguiendo la máxima del equilibrio (la composición de gases en el interior del cuerpo tenderá a ser la misma que en el exterior del mismo), la cual está presente en toda la Naturaleza.

Una recompresión debajo del agua resulta en una absorción añadida de nitrógeno por parte de los buceadores.

El resultado de esta práctica suele ser peor en casos de una eventual salida a superficie (por frío o falta de aire) ya que los síntomas pueden empeorar.

Además, la comunicación con el buceador afectado va de difícil a imposible.

Si el buceador no está perfectamente consciente, corre el riesgo de ahogarse. El mejor consejo en esta materia es NO EFECTUAR LA RECOMPRESIÓN BAJO EL AGUA.

PRIMEROS AUXILIOS

En un supuesto accidente de descompresión la primera pregunta a hacernos es: ¿Ha respirado el afectado aire comprimido debajo del agua?

Esto es independiente del origen de este aire (botella, latiguillo, cualquier recipiente) y de la profundidad.

Si la respuesta es
NO, efectuar la reanimación cardiopulmonar y suministrar oxigeno si es necesario. Llevar al afectado al hospital más próximo con la idea de que probablemente no es un accidente de descompresión.

Si el afectado
SI ha respirado aire comprimido bajo el agua y solo tiene síntomas leves (fatiga o comezón) colocarlo si es posible en posición lateral (como hemos visto antes) y suministrarle oxígeno y agua para beber mientras lo mantenemos en observación.

Si estos síntomas leves remiten completamente en 30 minutos, hacer que un médico especialista en buceadores efectúe una revisión al afectado lo antes posible. Si, en cambio, los síntomas no pasan, buscar ayuda médica y tratarlo como un caso grave.

Si el afectado respiró aire comprimido bajo el agua y tiene síntomas graves deberemos tener en todo momento presentes estas normas:

  1. Aire. Ver que el afectado tenga las vías respiratorias libres para que pueda respirar (limpiar la boca de cualquier objeto o substancia que impida la respiración normal: vómito, tierra).
  2. Respiración. Comprobar que el afectado respire.
  3. Circulación. Comprobar que el afectado tenga pulso en la carótida.

Estos tres puntos aseguran que el afectado tenga suficiente oxígeno.

Además seguiremos estos pasos:

  1. Si es necesario efectuaremos la reanimación cardiopulmonar con el buceador afectado de espaldas al suelo. En caso de vómito lo pondremos de costado como ya hemos explicado.
  2. Mantener libres las vías respiratorias del buceador y evitar la aspiración de vómito, eliminando cualquier substancia de la boca y garganta. Un buceador inconsciente solo debería ser entubado por personal debidamente entrenado. Si esto no es posible, colocar al buceador en posición lateral, como se ha descrito antes.
  3. Administrar oxígeno ajustando al máximo la mascarilla. La concentración de oxígeno deberá ser la más alta posible. No quitar la mascarilla a menos que tengamos que mantener las vías respiratorias libres (si vomita) o si el buceador está inconsciente o semi-consciente.oxigeno.jpg (5774 bytes)

  4. Mantener al buceador en la posición lateral descrita anteriormente, si los síntomas han aparecido en los 10 minutos posteriores al final de la inmersión y se han seguido los pasos 1 a 3.
  5. Si aparecen convulsiones, poner al buceador de lado (aguantándole la cabeza y el cuello) y liberar las vías respiratorias de vómito. Aguantar al buceador para evitar que se haga daño y no intentar entubarlo. Continuar el suministro de oxígeno.
  6. Proteger al buceador de calor, frío, humedad o humos nocivos en cantidad excesiva.
  7. Sólo para buceadores CONSCIENTES. Darles líquidos no alcohólicos tales como agua o jugos de frutas.
  8. Transportar al buceador al hospital más cercano para que evalúen su estado y lo preparen para ser transportado a la cámara hiperbárica más cercana si es necesario.

  9. Solo para médicos o personas con formación médica. En casos graves o de pérdida de consciencia es necesario el reemplazo de fluidos corporales por vía intravenosa. Puede usarse solución salina normal. No se recomienda el uso de soluciones que contengan dextrosa (glucosa) en pacientes con síntomas neurológicos. (El tratamiento con fluidos intravenosos no debe ser realizado más que por personal debidamente preparado, necesita un cuidado profesional).
  10. Llamar a un centro especializado, a poder ser que disponga de cámara hiperbárica. En nuestra zona tenemos los siguientes:

    Hospital de la Creu Roja
    C/ Dos de Maig, 301
    Barcelona
    Tel: 93.433.15.51
    93.450.37.36

    Hospital de Palamós
    C/ Hospital, 36
    Palamós
    Girona
    Tel: 972.60.06.20

    camara.jpg (5445 bytes)

    Al llamar especificaremos claramente que se trata de una emergencia de descompresión.

  11. Si se efectúa una evacuación por aire, es preferible no crearle más problemas al buceador al exponerlo a una presión barométrica menor, lo que es normal a cierta altitud. Las tripulaciones de vuelo deberán ajustar la presión en cabina a la del nivel del mar, o en aviones o helicópteros sin presurizar, volar tan bajo como sea posible.
  12. Contactar con el hospital o centro médico antes de efectuar la evacuación. Si es posible, contactaremos con un hospital que disponga de cámara hiperbárica.
  13. Llevar todo el equipo de buceo junto con el submarinista, en especial el ordenador de buceo, para ayudar a determinar la causa o gravedad de la afección. Cualquier explicación añadida, como el perfil de inmersión, enfermedades del buceador, historia médica y primeros auxilios efectuados son de mucha utilidad.

Existen cursos para aprender a resolver problemas relacionados con la inmersión. Creo que el interés de dichos cursos es incuestionable, ¿ y vosotros ?

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2013  Todos los derechos reservados


Última modificación: 31 desembre 2012 10:59


Hemos recibido visitas

M@re Nostrum