M@re Nostrum

El buceo y las minusvalías físicas
por Martín Fombuena

ntes de empezar, quiero advertir al lector que este texto es tan sólo un conjunto de reflexiones sobre el tema, sobre el que debo decir que no lo conozco en profundidad. Agradecería que si alguien las lee y puede aportar algo debido a su experiencia, o a sus propias reflexiones, me escriba y me lo comunique.

Existen multitud de minusvalías distintas. Algunas creo que no han de representar ninguna traba para el buceo, en otras a pesar de hacer más difícil su práctica autónoma, los beneficios derivados de ésta pueden aconsejar que se practique. Por último algunas minusvalías graves como la tetraplejia imposibilitan disfrutar de este deporte de forma autónoma, pero llevados por otra persona a la que irían atados y que se haría cargo de la situación, pueden gozar de la observación del medio y las sensaciones que la inmersión procura.

La sordera

De por si una disminución de la capacidad auditiva, o incluso la incapacidad para oír no es un obstáculo insalvable para la práctica de este deporte. Ahora bien, hemos de tener en cuenta que el oído cuando estamos buceando es en ocasiones el único aviso del que disponemos frente a ciertos peligros (motoras, motos de agua, etc.) y que también frecuentemente usamos sonidos (golpes) para llamar la atención del compañero algo distante.

Debido a esto la persona con esta dificultad o aquellos que estén buceando con una persona que la padezca, deberán tenerlo en cuenta y substituir este sentido por la vista, por lo cual deberán prestar más atención a no separarse de sus compañeros de inmersión, con mayor frecuencia de la habitual comprobar el lugar donde se encuentra su compañero y si este desea comunicarse con él, y al salir a superficie respetar "estrictamente" la norma de subir girando 360º y mirando hacia arriba para cerciorarse de que no existe ningún peligro. Por lo demás, la práctica del buceo será la habitual, e incluso en los casos de personas habituadas a usar el lenguaje de los sordomudos, con ciertas ventajas al no ver disminuida su capacidad de comunicación como nos ocurre a los demás.

Falta o incapacidad para mover
uno de los miembros superiores

A nivel de movilidad subacuática la falta o incapacidad de movimientos de uno de los brazos o la mano no ha de suponer ningún problema una vez adquirida la flotabilidad neutra.

Por ello es importantísimo que la persona con esta minusvalía reciba un buen entrenamiento en esta habilidad.

Hay que tener en cuenta que esta persona necesitará de la ayuda del compañero a la hora de ponerse ciertas partes del equipo (p. e. el cinturón de plomos) y que además puede ser conveniente hacer en el equipo alguna adaptación especial como cambiar de lado la traquea del "jacket", o llevar en el mismo lado las dos segundas etapas en caso de usar "octopus".

Falta o incapacidad para mover
los dos miembros superiores

Como en el caso anterior la movilidad subacuática no se ha de ver afectada después de un buen entrenamiento encaminado a conseguir la flotabilidad neutra, pero supondrá una gran dificultad para llevar a cabo este entrenamiento, pues al principio de la práctica del buceo se usan los brazos como balancines para mantener el equilibrio en un medio en tres dimensiones al que no estamos acostumbrados, ya que en tierra podríamos decir que nos movemos en dos dimensiones. El entrenamiento será más dificultoso y más largo, pero esto no incapacita para la práctica del buceo aunque si supone muchas limitaciones.

El problema más importante es la imposibilidad de manejar el equipo. La segunda etapa del regulador debería ir incorporada en un casco para evitar problemas. Lo más difícil de solucionar es el manejo del "jacket". La única solución que se me ocurre es, limitar las inmersiones a cotas relativamente poco profundas y eliminar este elemento del equipo, consiguiendo la flotabilidad neutra a través del uso del pulmón.

Podemos concluir pues, que esta minusvalía no incapacita, pero si presenta grandes dificultades para el aprendizaje y la práctica del buceo, además de requerir siempre la ayuda de otra persona. En cualquier caso siempre se puede recurrir a la opción de ir atado a otra persona que sea quien controle la inmersión.

Falta de una pierna

La falta de una pierna no representaría mayores problemas a la hora de bucear, quizá la única sería a la hora de equiparse, pero con la ayuda de otra persona está dificultad quedaría solventada. Una de los grandes beneficios que podría tener la práctica del buceo para una persona con esta minusvalía la podríamos encontrar en la gran libertad de movimientos que puede tener bajo el agua, de la que no goza en tierra.

Falta de ambas piernas

Si la carencia no es total quizá podría permitir la práctica de este deporte adaptando unas aletas a los muñones. La falta completa de las dos extremidades creo que incapacitaría por completo la práctica del buceo de una forma autónoma, aunque no para practicarlo atado a otro, salvo quizá en personas que ya lo hubieran practicado antes de sufrir la amputación y tuvieran una gran fuerza de voluntad.

Tetraplejia

La tetraplejia impediría por completo la práctica autónoma de este deporte. Para poderlo practicar exigiría siempre ir atado a otra persona responsable de la inmersión de ambos. Pero como ya decíamos en el inicio, no imposibilita para disfrutar de la observación y sensaciones que el buceo proporciona.

Ceguera

La ceguera por si misma no incapacita para bucear, siempre acompañado por otra persona, pero presenta grandes riesgos y pocos beneficios. Riesgos de golpes, subidas en balón al no apercibirse a tiempo del hinchado excesivo del "jacket", imposibilidad de controlar la profundidad, etc.

El objetivo de las inmersiones suele ser ir a "ver" algo, con lo que este no podría realizarse.

En este caso, además, la persona invidente se vería privada de todos los referentes que utiliza para moverse en el espacio. Bajo el agua se pierde la capacidad para situar algo en el espacio por el sonido. No tienen el contacto con el suelo. El uso del bastón como miembro sensorial al estilo de las antenas sería inútil... Debido a todo esto la placentera sensación de ingravidez que tenemos las personas con visión, se transformaría par un ciego en la terrorífica sensación de estar colgado y perdido en el vacío.

Por ello y por lo general el buceo sería una práctica no adecuada para invidentes, salvo en aquellos casos, en que el objetivo fuera disfrutar de sensaciones distintas (lo cual implica que no es necesario, ni conveniente, bajar a gran profundidad), en personas muy equilibradas y que sean capaces de depositar toda su confianza en el "lazarillo" en el que se transformaría su compañero y al que irían atados.

Conclusiones

La práctica del buceo puede ser de gran utilidad en personas con disminuciones físicas. Incluso en aquello casos en los que, como hemos visto, no pueden practicarlo de una manera independiente, yendo atados a un compañero que los lleve y actúe por ellos, personas con graves minusvalías (por ejemplo tetraplejia) pueden disfrutar de este deporte.

En estos casos, la simple posibilidad de acceder a un mundo que les parecía inalcanzable, es suficiente estímulo y recompensa a la vez, a todos los inconvenientes por los que han de pasar para practicar este deporte. En cualquier caso, la práctica de este deporte puede suponer para algunos de ellos ese estímulo vital que no encuentran en su vida habitual.

En unos casos con ayuda, en otros sin, y en otros con total dependencia el buceo puede reportar grandes beneficios a las personas con minusvalías físicas, siempre y cuando acepten aquellas limitaciones que son insalvables y se enfrenten a las que pueden superar.

© Texto: Martín Fombuena

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:03


Hemos recibido visitas