M@re Nostrum

Las Hernias y el buceo
por Ernest Campbell
Traducción por Miquel Pontes

bandamed.gif (223 bytes)

as hernias son aberturas en la pared abdominal a través de las cuales el contenido abdominal sale al exterior. Las hernias inguinales son las más frecuentes y probablemente las más peligrosas al bucear.

Por supuesto, pueden haber otros tipos de hernia: umbilical (ombligo), incisional (después de una operación), diafragmatica (entre el abdomen y la cavidad torácica), interna (una vuelta del intestino introducida en la herida provocada por una intervención quirúrgica), femoral (otro tipo de hernia en la ingle), y otros tipos mucho menos frecuentes.

Todas las hernias son peligrosas, ya que existe el riesgo de que una vuelta del intestino quede atrapada (nudo), estrangulada (sin suministro de sangre), obstruida (bloqueo del flujo intestinal) además de existir la posibilidad de muerte del afectado.

Que una hernia debe ser corregida está fuera de cuestión, así como el hecho de que una hernia no operada es una contraindicación para el buceo hasta que se solucione el problema. El peligro para el buceo proviene de los efectos de la presión del gas contenido en el intestino.

Si no es corregida, una hernia previamente asintomática puede ser empujada a través del anillo de la hernia y quedar atrapada. Si esto ocurre cuando el buceador mueve grandes pesos (al preparar y ponerse la botella de aire comprimido) el aire contenido en el lazo aumenta su volumen debido a los efectos de la ley de Boyle durante el ascenso, lo que lleva a la estrangulacion u obstrucción y a la necesidad de efectuar cirugía urgentemente. Llegar a un hospital debidamente preparado no siempre es fácil en algunos de los lugares a los que vamos a bucear.

Teóricamente el mismo proceso puede ocurrir con cualquier vuelta intestinal llena de gas en cualquiera de las hernias descritas anteriormente.

Para volver a bucear después de haber sido sometido a una intervención reparadora de una hernia, deberemos esperar a que la herida cicatrice completamente y seguir siempre el consejo del médico. La herida debe haber cicatrizado completamente y no deben haber ningún tipo de complicaciones, como neumonitis o trombosis venosa aguda.

La forma de colocarnos el cinturón de plomos es un tema muy importante después de una intervención de hernia.

Algunas nuevas formas de intervención, como la reparación laparoscópica, están recomendadas en algunos casos. Generalmente, las heridas abiertas son mucho menores y los resultados igualmente satisfactorios. El CO2 insuflado durante el proceso no debe ser motivo de problemas si el periodo postoperatorio es de dos o más semanas, puesto que el gas se absorbe rápidamente.

Ocasionalmente puede ocurrir un bloqueo alveolar provocado por la presión del gas contenido en la cavidad peritoneal sobre el diafragma.

bandamed.gif (223 bytes)

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:03


Hemos recibido visitas