M@re Nostrum

DESCOMPRESIÓN BIOQUÍMICA
por Susan R. Kayar
(Instituto de Investigaciones Médicas, U.S.Navy)
Traducción por Luis E. González

Del artículo de Susan R. Kayar "Biochemical Descompression, a fundamentally new approach", publicado en "Undersea Journal" (4º trimestre 1997). Extracto elaborado por Luis E. González (BUZOS.COM) y adaptado por Miquel Pontes.

bandamed.gif (223 bytes)

n grupo de investigadores del Instituto de Investigaciones Médicas de la Marina de los Estados Unidos, en Bethesda (Maryland), están trabajando en un método radicalmente nuevo para realizar la descompresión.

Durante la respiración de aire en condiciones de presión, a cierta profundidad bajo el agua o en el interior de una cámara hiperbárica, los gases que componen el aire se diluyen en la sangre y son absorbidos por los tejidos del cuerpo a una velocidad que está en relación directa con la presión ambiente.

Estos gases son liberados mediante la respiración (pérdida pasiva de gases por difusión) cuando se reduce la presión del medio, es decir, cuando el buceador asciende de las profundidades o se reduce la presión del aire que se respira en una cámara hiperbárica.

La cantidad de gases absorbidos que deben ser liberados depende del tiempo y de la presión (profundidad) a la que se haya visto sometido el individuo.

La velocidad a la que estos gases pueden ser liberados sin causar problemas fisiológicos (burbujas en los vasos sanguíneos o embolia gaseosa) debe ser estrictamente controlada. Dependiendo de la presión a la que haya estado sometido el individuo, éste proceso de descompresión puede durar mucho tiempo, en algunos casos incluso días.

El nuevo enfoque en el proceso de descompresión es el de eliminar activamente algunos de estos gases a través de un proceso bioquímico, metabolizando dichos gases mediante unas bacterias especializadas.

Estas bacterias se suministran en cápsulas, que son tragadas por el buceador. Las bacterias se depositan en el intestino delgado antes del comienzo de la inmersión.

Durante la inmersión, parte de los gases transportados por los glóbulos rojos pasan a través de las paredes del intestino gracias al gradiente de presión parcial creado por el metabolismo de la bacteria. El producto residual (gas+metano) queda en el intestino para su posterior liberación.

Una selección minuciosa de la especie de las bacterias garantiza que no existan efectos patológicos y que dichas bacterias desaparezcan al cabo de unos días por su competencia con la flora bacteriana intestinal.

Los experimentos de descompresión bioquímica se realizan actualmente con ratones de laboratorio y con buzos de la Marina estadounidense y se emplean bacterias capaces de metabolizar hidrógeno.

Los resultados predicen que la descompresión bioquímica por metabolización del hidrógeno puede reducir el tiempo de la descompresión, para el buceo profundo de saturación, en varios días.

Aún más interesante es la posibilidad de utilizar bacterias que metabolicen el nitrógeno para que puedan ser utilizadas como método de descompresión bioquímica en las inmersiones con aire comprimido (buceo deportivo convencional).

Parece que, en un futuro próximo, la ingesta de una cápsula podrá reducir el riesgo de accidente de descompresión en los buzos deportivos.

bandamed.gif (223 bytes)

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:03


Hemos recibido visitas