M@re Nostrum

EL BUCEO Y LA BEBIDA
por Miquel Pontes

robablemente es en nuestras vacaciones cuando buceamos más a menudo. También es probablemente cuando bebemos más bebidas alcohólicas, una "cervecita" para aliviar el calor, tal vez un vermut antes de comer, un poco de vino en la comida y/o en la cena, unas copas de noche...

¿ Puede plantear esto problemas a la hora de bucear ? Para nuestra sorpresa, SI. Beber es un factor de riesgo a la hora de bucear, y, como los otros riesgos del buceo, podemos evitarlo con unos pocos conocimientos y algo de sentido común.

Según estudios científicos recientes sobre accidentes de descompresión, el 49% de los accidentados habían consumido alcohol en las 24 horas previas a la inmersión.

La propia existencia de este dato revela la preocupación de los médicos por los efectos del alcohol al bucear, cosa que, por otra parte, no parece preocupar a los buceadores, generalmente por desconocimiento.

EFECTOS GRAVES DEL ALCOHOL


Hay una "regla", aplicada a la narcosis, que se conoce como la "Ley del Martini":

Por cada 15 metros de profundidad, el nitrógeno tiene el efecto intoxicante de un Martini."

Como ya hemos comentado alguna vez, el alcohol incrementa el riesgo de accidente de descompresión al deshidratar el cuerpo.

Esta deshidratación reduce la efectividad con que el cuerpo humano elimina el nitrógeno acumulado en los tejidos, al reducir el flujo sanguíneo a través de ellos. Consecuentemente, el buceador tiene mayor cantidad de nitrógeno residual en el cuerpo para un intervalo de superficie dado, lo que en inmersiones sucesivas incrementa el riesgo de accidente de descompresión, aún buceando dentro de la curva de seguridad.

El cansancio también es un factor de riesgo en el accidente de descompresión, y aquí el alcohol también interviene. Se ha demostrado que, después de una o dos copas, se reduce el tiempo que tarda uno en quedar dormido.

Esto no parece malo, así se descansa más, ¿no? Pues no. Resulta que se producen alteraciones en el sueño de forma que uno descansa menos, incluso durmiendo un rato más.

El riesgo de narcosis de nitrógeno también se incrementa si se efectúa una inmersión profunda tras haber bebido. Hay una regla, aplicada a la narcosis, que se conoce como la "Ley del Martini" que dice así: "Por cada 15 metros de profundidad, el nitrógeno tiene el efecto intoxicante de un Martini".

Ya que la intoxicación por alcohol y por nitrógeno suman sus efectos, beber dos copas antes de una inmersión a 30 metros, produce el mismo efecto que una inmersión a 60 metros sin haber bebido. Esto hace que los problemas de narcosis, que solo afectan a los buceadores que bajan más allá de 40 metros, preocupen también a los demás.

EFECTOS LEVES DEL ALCOHOL

Junto a los riesgos de accidente de descompresión y a la narcosis, el alcohol tiene otros efectos sobre el cuerpo de un buceador.

Uno de estos efectos es el de vasodilatación. Cuando hacemos inmersión, las venas capilares, repartidas por toda la piel, se contraen para evitar la pérdida del calor corporal, especialmente de brazos y piernas.

El alcohol tiene el efecto opuesto, hace que las venas se dilaten, por lo que el flujo de sangre que las atraviesa es mayor, como lo es la pérdida de calor correspondiente.

¿Cuántos de nosotros hemos finalizado una inmersión porque nosotros, o nuestro compañero, tenía frío? Esta pérdida de calor, normal en invierno, es mucho mayor cuando se ha bebido.

Otro efecto del alcohol sobre el buceo es otro bien conocido de todos nosotros, el consumo de aire. Los científicos han demostrado que la cantidad de oxígeno que consumen nuestros músculos es mayor cuando se ha bebido. Esto se traduce en una respiración más rápida y, por tanto, menor duración del aire de la botella.

OTROS EFECTOS

Por último, otro efecto de la bebida, que no es exclusivo de los buceadores, pero que es el más importante. Todos sabemos que el alcohol reduce nuestros reflejos, hace que sobrevaloremos nuestras habilidades y subvaloremos el peligro.

Cuantos casos no habremos oído en los que un buceador "alegre" abandona a su compañero, baja a profundidades para las que no está preparado o, por no tener en cuenta la reserva de aire, se salta la descompresión, etc. Estos comportamientos pueden ser debidos al alcohol.

El submarinismo es un deporte que se basa en la capacidad mental del buceador para reducir el riesgo. Consumir alcohol reduce esta capacidad.

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:03


Hemos recibido visitas