M@re Nostrum

Menorca: Magia de cristal soplado
Por Fco. José Echeverría

Cala Macarelletauando se llega a Menorca se espera encontrar lo que venden las agencias de turismo sobre la isla: playas, paz y tranquilidad. Atributos más que suficientes para colmar las expectativas del recién llegado. Pero si se profundiza algo más en el carácter de la isla y de sus habitantes, se llega a la conclusión de que esas expectativas se quedan muy cortas comparándolas con lo que uno encuentra. Es el último rincón virgen del Mediterráneo, que no ha sucumbido a la tentación de perder su identidad a cambio del dinero que proporciona la explotación turística indiscriminada.

Así, todavía es posible encontrar playas donde los pinos llegan al borde del mar, sin que un solo edificio a la vista nos recuerde en que siglo vivimos. Playas sin vestigio de civilización, a las que hay que llegar atravesando a pie un frondoso bosque que insinúa estar cargado de vida. En estos bosques aún se pueden contemplar espectáculos naturales hoy reservados a los documentales de National Geographic.

Cala El PilarPero Menorca tiene un elemento que le da toda su vida. Lo que aparentemente le separa del resto del mundo es lo que le aporta su mayor valor: el agua. Ese agua de un color que desde fuera hace dudar si es azul reflejo del cielo o verde desprendido de la vegetación. Ese agua que se hace invisible y que te permite ver los pececillos que pasean entre los pies cuando caminas por su orilla. Ese agua que engaña, que desaparece y que hace parecer que vuelan la embarcaciones que fondean en sus calas. Ese agua es un tesoro para los que tenemos el privilegio de entrar en ella por algunos minutos. Desde dentro tiene una luminosidad espectacular. El paisaje que se extiende bajo la superficie combina ordenadamente cuatro de los elementos mas bellos bajo el agua: praderas de posidonia verde, fondos de arena de un blanco resplandeciente, rocas tapizadas de vida multicolor y cuevas que nos invitan a llegar al corazón de la isla.

Cuevas de Menorca - Paso de MagallanesEsas cuevas son el resultado de millones de años de un trabajo lento, aunque no silencioso de la Tramontana que domina estos parajes. El viento del Norte sopla el cristal de las aguas, creando figuras que realzan su belleza como si fuese un artesano soplando vidrio de Murano.


© Fco. José Echeverría

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:03


Hemos recibido visitas