M@re Nostrum

La Gruta Azul
Por Fco. José Echeverría

sta inmersión está algo retirada de Cala en Forcat, hay que pasar por Pont d'en Gil, la Roca del Indio y recorrer buena parte del acantilado. Durante este viaje se observa gran cantidad de cormoranes que se zambullen en estas aguas y se pueden ver rebaños de ovejas que viven en estado semisalvaje, durmiendo en unas cuevas que hay en lo alto del acantilado. Tal y como se situan en el borde, parecen cabras montesas de la Sierra de Gredos. En el cielo se pueden ver con frecuencia azores y milanos, que forman parte de la vida de este paraíso.

Gruta AzulAl llegar a la zona de buceo se fondea frente a un alto acantilado, que tiene marcas horizontales que nos hablan de la historia geológica de la isla. El fondo aquí es de 30 m., pero cuando nos sumergimos no llegamos al ancla, sino que nos dirigimos a la pared directamente.

Al llegar allí encontramos unos bloques grandes de roca, que permiten que pasemos por debajo de ellos y nos vayamos acercando a la pared, que está horadada por la acción del agua. Al pasar por debajo de un bloque nos encontramos sin darnos cuenta dentro una bóveda espectacular que llega hasta la superficie y que hace un arco casi perfecto cuyo punto más alto casi sale del agua.

Croquis lateral de la Gruta AzulLas paredes están tapizadas de organismos multicolores y de gusanos empenachados. El agua al otro lado del arco es de un azul increíble. Ascendemos hasta la superficie y la bóveda continúa hasta descubrir en el techo un tragaluz que ilumina la burbuja.

Despues de disfrutar del espectáculo volvemos a bajar y a la izquierda, sobre las rocas por las que hemos entrado en la cueva se abre otra sala con el fondo de arena que está habitada por una docena de espirógrafos enormes. A la izquierda de esta todavía hay una más pequeña donde viven unos cerianthus de varios colores.

Croquis frontal de la Gruta AzulLa salida por debajo de las rocas nos permite explorar su interior, que suele contener corvinas, brótolas, y algún mero solitario.

Al volver al ancla se alcanza la cota máxima (-30 m.) sobre una posidonia con el suelo de cascajo donde hay numerosas conchas.

Esta es una de mis inmersiones favoritas, y resume las características del buceo en Menorca: cuevas preciosas, aguas claras y transparentes que compensan de sobra la cada vez mayor escasez de peces.


© Fco. José Echeverría

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:03


Hemos recibido visitas