M@re Nostrum

La voz del Mediterráneo:
Mª del Mar Bonet
por Miquel Pontes

acida en Palma de Mallorca en el año 1947, Maria del Mar Bonet celebra en este año su cincuenta aniversario. Después de 30 años de carrera artística sus canciones continuan vivas, pues han sabido mantenerse al margen de las tendencias y de las modas. Hoy día tienen un aire entrañable gracias al cual han pasado a formar parte del corazón de muchos de sus seguidores.

Sus melodías tienen ese sabor mediterráneo inconfundible, destilado de las tradiciones musicales de los diferentes pueblos ribereños de este pequeño pero a la vez inmenso Mar. Su personalísimo estilo nos ofrece una calidad inigualable en sus trabajos, en los que nos acerca a tradiciones unas veces desconocidas, otras veces lejanas, pese a pertenecer a pueblos relativamente cercanos, tanto geográfica como culturalmente.

Maria del Mar opina que la música mediterránea tiene en común lo mismo que la cocina, la literatura o el paisaje. Los pueblos mediterráneos compartimos la luz, el mar, el vino, el aceite... Estas relaciones son tan antiguas y comunes que no somos conscientes de ellas.

Según ella, la consciencia mediterránea existe. Es nuestra sangre. Responde a unos caminos culturales comunes que tienen más de 4.000 años, desde que los pueblos mediterráneos surcaron el mar y establecieron las primeras vías de comunicación. Es una comunicación subterránea y profunda, que normalmente no notamos, pero que existe.

Maria del Mar Bonet vive en el presente, en sus palabras, lo único que tenemos. Con sus canciones nos invita a un viaje por el corazón del tiempo en el cual, paradógicamente, no existe el pasado ni el futuro, tan solo el presente.

Esta mujer de espíritu marinero con una voz de mar profunda, surca todas las aguas del Mediterráneo. Los poemas son su nave. La brújula que indica su Norte son los sonidos y canciones de este Mar que une pueblos y continentes.

Su característica voz ha ido adquiriendo calidad con el paso de los años, gracias al trabajo que Mª del Mar realizó junto a Yiya Díez. Este trabajo le aportó además la consciencia de la necesidad de contacto con las raíces y la profundidad. También le sirvió para concienciarse de su propio cuerpo y adquirir así más seguridad frente al público, a la vez que también le proporcionó una visión más clara de sus propios deseos.

Maria del Mar cuida su voz y la mantiene en forma con asiduidad, ya que es su instrumento de trabajo más importante. Según sus propias palabras, por el hecho de pasar de los 30 a los 40 años, la voz envejece, se vuelve más grave, coge profundidad. Si no se dominan estos tonos graves tampoco se llega a los agudos.

Esta mallorquina añora su isla natal. Recuerda que cuando era pequeña Mallorca era una isla paradisíaca. Estos recuerdos, comenta, no se los podrá quitar nadie. Su compromiso para preservar en lo posible su isla natal de la "civilización" descontrolada causada por la industria turística, es evidente.

Para ella, el mar es muchas cosas. El mar representa espacios abiertos, intensos. El mar representa tantas cosas que lo encuentra dificil de definir, a la vez que imprescindible. Es como la madre de toda nuestra civilización.

La joven Maria del Mar estudió Bellas Artes. Su intención original era ser ceramista. En sus estudios descubrió la pintura, la cual no ha dejado de practicar desde entonces, aunque no se dedica a ello de forma comercial. A pesar de ello ha efectuado dos exposiciones, una en Mallorca y otra en Manresa.

Los colores son para Maria del Mar un aguijón creativo. Le encanta la sensación de componer una nueva canción, tanto o más que enfrentarse a una hoja de papel en blanco cuando se dispone a pintar. Cuando viaja, lleva su maleta de pinturas con ella.

La lectura es otra actividad que le encanta, en especial la poesía, si bien los temas son dispares: cancioneros populares, poemas de la Antigua Grecia, Rilke, John Keats o Marià Manent. También le gusta leer la pintura, desde los renacentistas hasta el arte popular africano, pasando por Joan Miró.

Es una persona que disfruta paseando, observando la naturaleza sin hacer nada más en particular, cosas que para ella no son perder el tiempo, aunque para la mayoría de la gente sí lo son.

Dentro del festival de verano Grec '97 ha presentado en Barcelona su concierto "El cor del temps" ("El corazón del tiempo"), del cual se editará un disco doble. Además tiene otros discos en preparación, uno de ellos, "Solatges", se basa en canciones populares de los Países Catalanes.


SUS DISCOS


El Cor del Temps
1997


Cavall de foc
1999

Visita la
página sobre Mª del Mar Bonet
de Joan Gonzàlez

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 05:53


Hemos recibido visitas