M@re Nostrum

El coral rojo
(Corallium rubrum)
por Josep Mª Dacosta


Corallium significa hija del mar

a naturaleza animal del coral no fue descubierta hasta el año 1722 por el naturalista Peysonnel. Hasta entonces los naturalistas lo consideraban un arbusto marino, blando y verde, que al extraerlo del agua se endurecía inmediatamente en contacto con el aire: se creía que esta planta sufría una mutación y se convertía en un mineral rojizo. Debido a esta razón, el coral lo denominaban también árbol de piedra (Litodendrum).

El mito del origen del coral lo han tratado distintos autores, entre ellos Ovidio en las "Metamorfosis" (O. Meta. L. IV 735-752).

La mitología explica la gesta de Perseo con la Medusa, un monstruo marino alado, recubierto de escamas y con serpientes por cabellos, que era capaz de convertir en piedra todo lo que miraba.

Andrómeda, hija del rey Cefeo, estaba encadenada por un monstruo marino llamado Cetus que quería devorarla. Perseo llega montado en un caballo alado llamado Pegaso, corta la cabeza de Medusa y petrifica a Cetus, liberando así a Andrómeda. Entonces Perseo pone la cabeza de Medusa sobre un lecho de algas que se petrifican, dando origen al coral.

Leamos este fragmento, de gran belleza, que narra lo que hace Perseo inmediatamente después de matar a la Medusa, explicando el origen del coral:


Perseo libera a Andrómeda y gana su amor, pero también se atrae el odio de Cefeo y Casiopea, los padres más desagradecidos y egoístas de toda la mitología argólida.

"Los gritos y los aplausos llenaron las playas y los palacios elevados de los dioses; llenos de alegría, Cassíope y el padre Cefeo saludan al yerno y lo proclaman auxilio y el salvador de su casa; libre de cadenas avanza la doncella, precio y causa de la gesta.

Él lava con agua de las olas las vencedoras manos y para que la dura arena no hiera la cabeza erizada de serpientes, pone por suelo hojarasca, extiende un lecho de tallos nacidos bajo la mar y pone encima la testa de la Forcínida Medusa.

Los tallos blandos, que una blanda médula mantenía viva, absorben el poder del monstruo y se endurecen con su contacto y toman, en las hojas y en las ramas, una rigidez nueva.

Las ninfas de la mar prueban a reproducir el hecho admirable en diversos tallos y se complacen en volverlo a conseguir y renuevan la semilla lanzándola por las olas; todavía hoy tiene la misma naturaleza el coral, de manera que toma la dureza por el contacto con el aire, y aquello que en la mar era mimbre se convierte en piedra fuera de la mar."

Bibliografía

  • "La pesca del corall a Catalunya", Cuadernos didácticos del Museu Marítim de Barcelona

© Texto: Josep Mª Dacosta

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 05:53


Hemos recibido visitas